LA SALVACIÓN DE GURHAL Y DE LA SERIE

phantasy star portable 2 review
Los fieles de Phantasy Star obviarán toda esta retahíla de contrariedades porque Portable 2 no sólo ofrece la salvación para devenir de los humanoides de Gurhal sino porque también marca un futuro estable y prometedor para la serie, que progresivamente se ha alejado del irregular Universe. Las miles de vidas paralelas que desaparecieron con el cese de los servidores de PSO han encontrado al fin una nítida luz de esperanza… y ni la canción de apertura más patética del año podrá apagarla.

Ahora bien, precisamente elementos como la canción de inicio o el desbarajuste narrativo de la misión tutorial sí que pueden extinguir la curiosidad del resto de jugadores, o como mínimo poner en prueba su paciencia. Para próximas entregas, Alfa System, SEGA, o quienquiera que se encargue del desarrollo deberá suavizar los primeros pasos de los novatos para que entiendan, por ejemplo, que lo importante de las misiones no son los escenarios vacuos, sino los desafíos que moran en ellos. Amén de mejorar la narración para que la campaña principal no se convierta en un especie de apéndice extraído del modo online.

Por culpa de estos detalles, Phantasy Star Portable 2 pasará seguramente desapercibido y no recibirá toda la atención que se merece. Aquellos lectores con ganas de contenidos a tutiplén, trabajo en equipo y recolección obsesiva de objetos no pueden perderse esta oportunidad. Al fin y al cabo, quién sabe cuántos años luz pasarán hasta que vuelva a aparecer un insulto hacia la sociedad occidental tan sumamente apetecible como éste.

LO MEJOR

– ¡Soporte online, al fin!
– Sistema de combate y de evolución del personaje mejorados.
– Es el modelo a seguir para futuras entregas de la serie.

LO PEOR

– El Modo Multijugador alienará inicialmente a los novatos.
– La presentación visual y sonora.
– Problemas con el control, por ejemplo con la cámara.

PHANTASY STAR PORTABLE 2-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción.

PÁGINA 2 – Novedades.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Daniel Cáceres 05 | 10 | 2010