La fiebre futbolera protagoniza el lanzamiento de Nintendo 3DS gracias a una nueva conversión de PES 2011. Tras su paso por consolas de todo tipo y su lanzamiento en PC, el videojuego estrella de Konami es el único título basado en el deporte rey que se atreve a saltarse las reglas establecidas en este tipo de videjuegos, para otorgarnos la oportunidad de vivir encuentros desde una particular perspectiva jugable.

Por todos es conocida la fama que ha alcanzado la franquicia Pro Evolution Soccer, fraguada poco a poco a lo largo de los años evolucionando desde un concepto jugable nacido durante la época de los 16-Bit. Paradójicamente, dicha saga nació en una de las consolas más exitosas de la gran N: la Super Nintendo. Por aquel entonces el sorprendente International Superstar Soccer escaló hasta lo más alto del podio de los mejores videojuegos de fútbol, ostentado también por el impertérrito Fifa International Soccer de Electronic Arts y el sorprendente Soccer Shootout de Capcom.

La siguiente generación de consolas, además, contribuiría al nacimiento de dos líneas de juego diferenciadas: en Playstation evolucionaría la saga hacia un concepto más realista, mientras que en Nintendo 64 lo haría hacia el terreno arcade, pese a que seguirían compartiendo nombre (ISS). Fue con la llegada de Playstation 2 cuando la serie Pro Evolution Soccer marcaría el concepto a seguir por parte de Konami, en aras de competir con EA y su inmortal FIFA por el trono al videojuego más realista mientras la serie International Superstar Soccer perdía fuerza. Tras unos años inmejorables, y con el cambio de generación que supuso el lanzamiento de las máquinas que tanto nos hacen disfrutar en la actualidad, PES sigue basando su éxito en una concepción del deporte rey verosímil.

3D SOCCER

La llegada de PES a Nintendo 3DS ha supuesto toda una alegría para los fans del deporte rey. Desde que el juego fuera revelado, sus creativos han mantenido una postura clara: “queremos aprovechar las particularidades de la nueva consola de Nintendo para ofrecer una perspectiva nunca vista en este tipo de simuladores”.

Este punto de vista queda patente desde la primera partida: el nuevo PES 2011 3D, en contra de lo que es habitual en la saga, toma como predeterminada la cámara dinámica del jugador. A través de esta novedosa vista a pie de campo disfrutaremos de un efecto 3D más llamativo, veremos como la amplitud del terreno de juego es más sorprendente que nunca (pese al tamaño de la pantalla), y notaremos una fluidez que quedará patente incluso en las jugadas más veloces. Pese a ello, resulta bastante difícil encadenar jugadas dinámicas y, en los peores casos, los giros de cámara continuados llegan a marear y desubicar al jugador hasta el punto de que resultará muy difícil ser tan competitivo como quisiéramos. Finalmente, optaremos por las vistas clásicas que emulan una retransmisión televisiva desde varias alturas y diferentes distancias focales.

Por otra parte, las modalidades de juego, aunque escasas, aseguran muchas horas de diversión disfrutando de partidos amistosos, evolucionando en la liga Máster, pasando a la historia ganando la Champions League, compitiendo con un amigo en la opción multijugador en red local, editando tanto a nuestros equipos favoritos como a los jugadores (para suplir la carencia de no contar con todas las licencias que desearíamos en este campo) o consiguiendo nuevos clubes y estrellas con la Modalidad Street Pass. De todos modos, la gran carencia de PES 2011 se reivindica como uno de los puntos negros de la producción: en esta primera incursión de la saga en la portántil de Nintendo no podremos jugar online ni disfrutar en red local de partidos multijugador a cuatro bandas.

En el nuevo juego de Konami contamos con casi 200 equipos reales entre clubes y selecciones, y disfrutaremos de una recreación bastante realista de las estrellas más conocidas. Durante la mencionada liga Máster, tendremos que llevar a nuestro equipo hasta el estrellato gestionando minuciosamente los aspectos del mismo, como son los fichajes o las gestiones internas del club. Además, nos podremos beneficiar del modo Street Pass para conseguir jugadores y clubs nuevos, a través de partidos automáticos que se generan si nos encontramos con alguna otra persona que, sin estar jugando al título, tenga este modo activado.

Por otra parte, la jugabilidad mantiene su esencia primera: nos encontramos con un simulador muy realista, lleno de posibilidades en cuanto al control de los jugadores, y muy profundo tácticamente hablando. Podremos elegir entre cruceta y stick para manejar a nuestro equipo, no contaremos con un control analógico puro, aunque la variedad de regates sigue patente y la posibilidad de culminar jugadas de gran verosimilitud hará que marquemos auténticos golazos cuando le pillemos el tranquillo. Sus cinco niveles de dificultad facilitan nuestra adaptación a las particularidades de este nuevo videojuego, mientras que la pantalla inferior nos ofrece datos de relevancia en tiempo real, nos permite ver la localización de nuestros jugadores en el campo a través del mapa y nos da la posibilidad de aprovechar los accesos directos táctiles para cambiar de estrategia de manera intuitiva.

APARTADO TÉCNICO

El motor que maneja PES 3DS es el equivalente al utilizado para la versión de PS2, por lo que nos encontramos con un título gráficamente bastante notable. La recreación de los jugadores más famosos, tales como Iniesta, Messi, Xavi Alonso o Casillas, nos permite reconocerlos incluso desde perspectivas lejanas, mientras que la representación de los distintos terrenos de juego nos ha dejado un buen sabor de boca. En el terreno de la animación tampoco hay pegas: captura de movimientos bastante bien sincronizada, animaciones suaves y realistas, y una física en el balón efectiva.

La detección de colisiones tampoco ofrece demasiados problemas: los encuentros entre jugadores de físicos distintos desembocarán en situaciones verosímiles, y el balón se comportará, en la mayoría de ocasiones, de manera coherente. La recreación de las redes es otro de los puntos sorprendentes del título, pues su movimiento es muy suave y realista cuando el balón actúa desde diferentes ángulos de colisión.

El efecto tridimensional está muy conseguido, y se hace bastante notorio sobre todo en la cámara del jugador, en las repeticiones y en los primeros planos. Los elementos más cercanos dan la sensación de salirse de la pantalla, y ahí también radica uno de los problemas del título: muchas veces nos resultará difícil enfocar determinados elementos que están demasiado cerca, por lo que obtendremos una imagen doble de los mismos.

A nivel sonoro los efectos de ambientación cumplen, las melodías acompañan sin desentonar (mención especial para la composición de la pantalla de presentación y la melodía oficial de la Champions), y los comentarios a cargo de Carlos Martínez y Maldini son bastante coherentes a pesar de que en determinadas ocasiones quedan fuera de lugar.

PES 2011 3D-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Sergio Melero 07 | 04 | 2011