Con nuestro skate contra el mundo

El original modo Grind Diario es una manera de mantener el interés del jugador día a día. Aunque ya hemos visto este tipo de iniciativas antes en juegos como Spelunky, en el que una actualización obsequió con retos diarios que acababan para el jugador una vez que moría. Como en Spelunky, cada 24 horas se nos presenta un nuevo escenario de longitud similar a los retos de Spots y con la misma mecánica.

OlliOlli

En Grind Diario competimos contra el resto de jugadores de OlliOlli conectados por ver quién consigue el mayor número de puntos en el escenario propuesto. Este, está abierto para que practiquemos todas las veces que queramos, pero una vez que decidamos jugarlo, solo tendremos una oportunidad para conseguir la puntuación más alta posible, ¿seremos el ganador del día? ¿Conseguiremos batir al resto de skaters? Cuando obtengamos nuestra puntuación final, conoceremos el puesto en el que nos encontremos en la tabla diaria de jugadores de OlliOlli y el modo quedará bloqueado hasta el día siguiente.

Prepárate a morir una y otra vez

La clave de OlliOlli es que es un juego difícil, a pesar de ser de muy fácil manejo, pues se controla con el joystick izquierdo y la X (y de manera opcional con los gatillos si queremos realizar trucos especiales). La necesidad de realizar cada acción en el momento justo y la pérdida de puntos en cada aterrizaje si no conseguimos una sincronización perfecta es tan grande, que sin darnos cuenta nos hemos pasado un buen rato en la misma pantalla, pulsando la tecla de repetir (sin tiempo de carga), para conseguir todos los objetivos del nivel y hacer una actuación perfecta. Y eso hay que multiplicarlo por 25.

OlliOlli

El ritmo y la velocidad del juego son excelentes y pronto deberemos hacernos con la habilidad de enlazar veintenas de saltos como si gran cosa. Parece fácil hasta que te pones a los mandos y te das cuenta que estás ante un arcade clásico de los de sudar.

Los gráficos del juego son simples y encontramos un clásico desplazamiento lateral en 2D del que tenemos muy poco control. Sin embargo la moderna infografía y los detalles de los escenarios (la gran variedad de cosas utilizadas como obstáculos) hacen a su apartado gráfico más completo. En cuanto al sonido, la música se funde muy bien con los sonidos de cada salto, cada derrape sobre las diferentes plataformas y cada aterrizaje. Aunque las melodías son variadas, quizá para un juego de estas características alguien esperaría algo de rap.

OlliOlli

Conclusiones

Recapitulando, OlliOlli es un juego simple pero difícil, y con una carga adictiva muy grande. Lo mejor es su esperanza de vida, ya que nos permite echar una partida rápida en cualquier momento.

No decimos que no vayamos a cansarnos de él a la larga, pues sus pantallas son de menos de un minuto y con las dos primeras dificultades desbloqueadas (asequibles) tendríamos solo 50 pantallas, sin embargo, vemos una larga vida como pique principal tras su compra y como juego secundario para partidas rápidas durante un tiempo después. Y a esto hay que sumar el reto diario.

 

Lo mejor

  • Su absoluta rejugabilidad, su ritmo y su velocidad.
  • Es un excelente juego de segundo plano, para echar partidas rápidas en cualquier momento.
  • Ocupa muy poco, por lo que es ideal para llevarlo siempre en la tarjeta de memoria.
  • Retos nuevos cada día que nos enfrentan a la comunidad del juego.

 

Lo peor

  • 50 pantallas (si las desbloqueamos) que pueden hacerse un tanto repetitivas.
  • Música solo correcta.
  • No se puede personalizar el personaje principal.

 

ANÁLISIS DE OLLIOLLI – ÍNDICE

Rocío González en 24 | 01 | 2014