Magia, aventuras, plataformas, acertijos, conversaciones y un hilo dramático sencillo, son los pilares fundamentales que hacen de cada capítulo de la saga The Legend of Zelda algo sumamente especial. Bajo este telón de fondo, Okami introdujo un valor más a la ecuación, basado primordialmente en la definición de un protagonista fuera de lo normal (el héroe dejaba el antropomorfismo habitual del medio, para presentarse bajo el rol de una diosa con forma de lobo blanco), y la arriesgada opción de proponer un estilo artístico nunca visto en el sector hasta la fecha.

No tardaría mucho en convertirse en obra de culto, pues a pesar de que bebía de la saga antes mencionada, lo hacía de forma respetuosa, acertada y, sobre todo, lejos de los artificios que hacen de otros videojuegos unas anecdóticas copias de producciones de éxito sin sustancia creativa. Esta producción de los genios de Clover Studios (responsables de obras tan premiadas como Viewtiful Joe), supuso un hito dentro del colosal catálogo de la todavía persistente PS2. Mikami e Inaba crearon un concepto creativo que, a día de hoy, forma la base de uno de los estudios con mayor proyección del medio (Platinum Games).

SIGUIENDO LA ESTELA DEL UKIJO-E

Como toda buena continuación que se precie, Okamiden rescata la esencia primera de su antecesor, para llevarla al contexto portátil que ofrece Nintendo DS de una manera dinámica e imaginativa. Si bien es cierto que el grupo de programación no cuenta con las firmas que hicieron de Okamiuna productora de culto, los creativos han sabido interpretar la esencia de la franquicia para que por fin seamos nosotros los que, a golpe de stylus, dibujemos en nuestra pantalla los hechizos mágicos más variados en aras de convertirnos en unos maestros del arte del Kanji.

Para los que no conocen la saga, Okami es un videojuego cuya estructura se basa en un argumento lleno de connotaciones orientales, cuyo planteamiento bebe de leyendas, creencias y fábulas rescatadas del inmortal Ukijo-e. Debido a lo arriesgado de su planteamiento, a nivel visual el estudio de programación apostó por una estética celshaded inédita hasta la fecha. De esta forma, el arte del Ukijo-e (o estampa japonesa tradicional) que tuvo su cénit creativo durante la etapa Edo (principios del s. XVII-finales del XIX) gracias a la proliferación de técnicas y obras novedosas a la par que tradicionales en su concepción, forma el eje estético tanto de Okami como de su secuela portátil.

Los entornos quedan lejos de poder definirse como emplazamientos realistas y sólidos, pues su representación parece sacada directamente de una estampa japonesa. Gracias al videojuego de Clover podemos visitar parajes de ensueño que parecen flotar entre pinceladas de tinta china polícroma, dando lugar a un acabado muy relajante y preciosista. Para todos aquellos que se quedaron sin disfrutar de la obra de culto creada por Inaba y Mikami, les recomendamos que se tomen muy en serio esta nueva apuesta de Nintendo DS, pues su filosofía nos hace recordar una época donde obras como Okami o Shadow of the Colossus se convertían en las principales armas para reivindicar la importancia artística y cultural de un medio que, desafortunadamente, a día de hoy sigue en un segundo plano.

CHIBITERASU ES NUESTRA ESPERANZA

Mientras que en el primer capítulo de la saga tomábamos el rol de la diosa del sol Amaterasu —cuyo espíritu se volvía terrenal en forma de una hermosa loba blanca—, en aras de reestablecer el orden dentro de un mundo destinado a las tinieblas por culpa del despiadado Orochia golpe de pincel celestial, en Okamiden retomamos tan magna empresa desde el prisma de Chibiratsu, su todavía desorientado cachorro, para evitar que el mal vuelva a cernirse sobre la tierra de Nippon por enésima vez. Esta vez contaremos con la ayuda de varios compañeros, cuyas habilidades nos ayudarán a sortear infinidad de desafíos dentro de una propuesta plagada de novedades jugables. En esta ocasión, el factor cooperación se une a la mecánica del juego como uno de los más importantes de la aventura.

El desarrollo de Okamiden es muy variado. De esta forma, podemos englobar al título dentro del género de las aventuras de acción con tientes de Rol, cuyo más destacado referente se sitúa en la saga The Legend of Zelda. Como en esta franquicia, a lo largo de la aventura que propone Okamiden hablaremos con los más variopintos personajes, accederemos a zonas vetadas gracias a la obtención de nuevos poderes y habilidades, nos enfrentaremos a variados puzles donde nuestra pericia con el pincel será fundamental, ayudaremos a personas desangeladas para obtener nuevas ventajas en agradecimiento por nuestros servicios, nos enfrentaremos con enemigos finales que nos esperan en lo más profundo de las más variadas mazmorras, usaremos nuevas opciones cooperativas para manejar a varios personajes simultáneamente… Como podéis comprobar, el arco interactivo definido por Okami da para muchas horas de juego frente a nuestras Nintendo DS.

OKAMIDEN-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción y ambientación.

PÁGINA 2 – Jugabilidad y Apartado Técnico.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Sergio Melero 29 | 03 | 2011