Okami vuelve al panorama videojueguil remasterizado en HD. Muchos no sabrán su repercusión en el mundo del videojuego, ya que no fue un éxito de ventas rotundo en ninguna de sus tres manifestaciones anteriores (Okami para PS3, el remake realizado para Wii y Okamiden para Nintendo DS) y tampoco tuvo la suficiente presencia como para llegar al extremo de obras como Ico o Shadow of the Colossus dentro de los denominados “juegos de culto”.

No obstante, y como queda demostrado de forma espectacular en esta remasterización del título de la extinta pero brillante Clover Studio —¿a que muchos no recordabais el fantástico Viewtiful Joe?—, Okami tiene calidad suficiente como para considerarse un triunfo dentro de la historia del videojuego contemporáneo. Su concepto —sobre todo en lo visual— era arriesgado, y su particular desarrollo —aún bebiendo de sagas tan reconocidas como The Legend of Zelda— no fue suficiente como para que Capcom lo tradujera a nuestro idioma.

Okami HD Amaterasu

La recepción del juego por parte de los usuarios españoles fue tal, que se creó una plataforma (Okami Spain) para elaborar un libreto con la traducción completa del juego, pese a que el proyecto no llegó a su objetivo (que Capcom imprimiera la guía traducida para ayudar a la expansión de la saga), si que se consiguieron importantes avances en el terreno digital. Por medio del pdf dispuesto en la web, los usuarios podrán disfrutar de manera más directa con cualquiera de las versiones de Okami, incluida esta, algo que merece mucho la pena tal y como vamos a recalcar en el presente análisis.

MAGIA, LUZ Y COLOR


En Okami interpretaremos el rol de Amaterasu, una preciosa loba blanca de inmenso poder que, en realidad, se presenta como la reencarnación de la diosa del Sol (en una interpretación maravillosa del shintoismo clásico japonés). De este modo, Amaterasu es la única esperanza para devolver la luz, la armonía y el color a la tierra de Nippon, un mundo de fantasía ambientado en Japón cuya estética recoge no pocos elementos de la cultura del país del sol naciente. La lucha contra el germen del mal viene por derrotar al malvado Orochi a golpe de pincel celestial, característica potenciada por la implementación de un nuevo sistema de control basado en Move.

Durante el argumento del juego encontraremos bastantes referencias a la cultura japonesa clásica, no solo en el plano estético, sino también en el literario a través de un cuidado guión, donde los dioses protectores y los demonios vengativos reivindicarán su importancia dentro de la historia de Okami.

El planteamiento del título es redondo, tomando elementos aventurero de la saga The Legend of Zelda para adaptarlos sutilmente a su propio esquema interactivo. Nuestro viaje a través del universo de Nippon, manejando a Amaterasu desde una vista en tercera persona, se convierte en una auténtica maravilla donde completaremos todo tipo de encargos y misiones secundarias mientras conocemos a nuevos personajes y descubrimos evocadores parajes.

okami hd combates

El título, con algunos elementos RPG de peso, nos permitirá mejorar nuestro personaje confiriéndole nuevos poderes, mientras acumulamos experiencia de juego y sacamos partido de los numerosos ítems que no ayudarán en nuestra difícil empresa. Todo ello se combina de forma inteligente con elementos de combate en tiempo real contra todo tipo de demonios. La combinación de factores como la acción, la exploración y el rol está muy bien calibrada, algo que hace de Okami HD una experiencia muy atractiva.

MANEJANDO A AMATERASU

La jugabilidad de Okami, como el resto del título, es una delicia. El dinamismo del movimiento durante el juego hace que manejar a Amaterasu con el stick analógico, mientras va adquiriendo más y más velocidad corriendo a través de las amplias llanuras de Nippon, resulta tan espectacular como gratificante.

En los momentos de combate podremos efectuar ataques directos por medio de sencillos combos, mientras lo combinamos con movimientos precisos mediante el pincel celestial (dibujando los cortes sobre la pantalla con el stick analógico o con el Move), en enfrentamientos múltiples donde haremos frente a distintos tipos de demonios. Aunque es satisfactorio, hemos de reconocer que no es el elemento más redondo del juego.

Como hemos dicho con anterioridad, el pincel celestial tiene gran protagonismo en el jeugo. Nos permitirá, además de combatir enemigos, cortar todo tipo de elementos (como rocas o árboles) para conseguir objetos, dibujar mediante los poderes que vayamos acumulando distintas formas en el escenarios que nos permitirán resolver puzles y, en general, disfrutar de un elemento interactivo bastante gratificante y muy a tono con el aspecto Uki-joe que presenta Okami.

okami hd para psn

En el plano técnico la remasterización le sienta de fábula: los escenarios adquieren mayor definición, las texturas y trazos dinámicos que se agrupan en pantalla enriquecen la calidad visual del título y, a nivel general, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que Okami HD es uno de los videojuegos artísticamente más bellos del momento. Todo ello gracias a una dirección artística ejemplar, cuya decisión inicial pasaba por constituir un espacio escénico interactivo mucho más tradicional y sólido. Por suerte, se dio luz verde a la idea de transforma el título en una estampa japonesa dinámica e interactiva y ahora, dicha decisión, se potencia gracias a la meritoria adaptación HD perpetrada por Hexa Drive y Capcom. No obstante, hay algunos puntos grises que no acabamos de comprender, pues el motor del juego se ralentiza en determinadas zonas a pesar de que el título no exprime la potencia de PS3.

El sonido se mantiene a un nivel de excelencia similar, con melodías clásicas que utilizan los instrumentos habituales de este tipo de bandas sonoras (a saber, flautas dulces, Shamisen en cuerda y Taiko para la percusión) para configurar partituras de estilo Hongaku realmente evocadoras. Los efectos sonoros completan el ambiente acústico del juego, cuyas voces son representadas por simpáticos efectos sonoros en lugar de realistas doblajes.

OKAMI HD-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Sergio Melero 31 | 10 | 2012