Por tercera vez Ryu Hayabusa empuña su Espada del Dragón, para trocear a todo esbirro del Clan de la Araña Negra como quien corta cebollas en juliana, y evitar que el Archidemonio sea resucitado. Vuelven las obliteraciones, los combos letales y los ataques desatados a base de acumular energía como también regresa la endiablada dificultad de la que la saga hace gala, sólo que en tamaño reducido para que puedas jugar allá donde lleves tu PlayStation Vita.

UN PORT CON ALGO MÁS

El último gran título del tan macarra como genio Tomunobu Itagaki en Tecmo, arrancó en 2008 con Xbox 360, dio el salto a PS3 casi dos años más tarde y tras la buena acogida que tuvo el port de la primera parte en la portátil de Sony, recibe su secuela homónima con la coletilla Plus, para poder llevar uno de los mejores hack ‘n slash de la generación en el bolsillo. Si bien es cierto que el juego tiene ya sus años y puede que no llame la atención a aquellos que ya lo disfrutaron en su momento con las entregas de sobremesa, es conveniente decir que la jugabilidad permanece inalterada, por lo que si alguien todavía no le ha echado el guante ha de saber que, en cuanto a contenido, resulta la versión más completa de todas.

ninja gaiden 2 vita gameplay

Las buenas noticias es que la sangre a borbotones regresa después de la decepción que supuso aquellos efluvios morados que aparecían en la versión de PS3, y ahora las amputaciones a los miembros del Clan de la Araña Negra recuperan los litros de hemoglobina de la versión original. Por otra parte, disponemos del añadido Sigma con la inclusión de las kunoichi Ayane, Momiji y Rachel en misiones intercaladas con la aventura del Maestro del Dragón, con sus ataques y armas propias para derrotar a quien se interponga en su camino a pecho palomo.

Como recalcábamos la dificultad del juego sigue siendo exquisita aún en los diminutos controles de PS Vita, con las sendas del acólito, guerrero y mentor como niveles de dificultad, pudiendo optar al sencillote modo perro ninja si morimos demasiado, y un nuevo modo llamado Estilo de juego Héroe, en el que Ryu realizará esquives automáticos a buena parte de los ataques enemigos, convirtiendo el juego en un paseo. Sobra decir que para degustar este título como se debe hay que aceptar el desafío y jugar, como mínimo, desde la senda del guerrero.

DOMINANDO EL NIMPO

Si bien es cierto que gracias a la espectacular pantalla de Vita se alcanza casi la misma resolución que el Ninja Gaiden 2 original (1120×585 frente a los 900×544 píxeles en la consola de Sony) somos conscientes una vez más que pese a que la portátil es una auténtica bestia en hardware no es una PS3 en miniatura, y si bien los complejos entornos y modelados han sido tratados a la perfección, el coste de tanto detalle repercute en la tasa de refresco, que pasa de los suaves 60fps a 30fps aderezados con el efecto ‘motion blur’.

ninja gaiden 2 vita

No ayuda al conjunto visual la pérdida de antialiasing o las pequeñas rascadas que sufre el juego cuando ejecutamos un nimpo o cargamos energía para realizar un súper ataque, afortunadamente tales movimientos se ejecutan de forma mecánica una vez arrancados y no afectan al plano jugable. Por lo demás, los complejos escenarios por los que rebanaremos extremidades lucen igual de bellos que en pantalla grande, desde el futurista Tokio y sus rascacielos pagoda hasta lo más profundo del Monte Fuji, pasando por Nueva York o una suerte de Venecia entre tantas otras localizaciones.

En cuanto a ese añadido Plus que comentábamos en un principio, además del modo de dificultad héroe para mancos, podremos apuntar con las armas a distancia directamente pulsando sobre la pantalla dónde queremos disparar. No son añadidos significativos pues los episodios con las mujeres ninja así como las misiones en equipo junto a un personaje controlado por la consola (¿por qué archidemonios no han incluido cooperativo, aunque sea entre dos consolas vía Wi-Fi?) ya venían de la versión Sigma para PS3.

NINJA GAIDEN SIGMA PLUS 2-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PAGINA 2 – Conclusiones.

José Luis Fernández 02 | 03 | 2013