analisis ninja gaiden
Ninja Gaiden. Para muchos, el retorno de esta leyenda interactiva supuso uno de los acontecimientos más celebrados del sector interactivo contemporáneo. Hace ya bastantes años, cuando los juegos de acción bidimensionales copaban las listas de éxitos, una franquicia supo aprovechar todo el encanto de la filosofía Ninja, para ofrecer al jugador experiencias interactivas sin parangón. De esta forma, los poseedores de una NES pudieron disfrutar del primer Ninja Gaiden durante 1988 —después de un discreto paso por los salones recreativos— recorriendo parajes de ensueño, Katana en mano.

La saga protagonizada por Ryu Hayabusha fue una de las más mimadas por Tecmo a finales de los 80 y principios de los 90, originando una franquicia que pasaría por consolas de sobremesa y portátiles (tanto de Nintendo como Sega), contando con versiones también para Ordenador. En Super Nintendo se pudo disfrutar de la trilogía original completa —bajo el nombre de Ninja Gaiden Trilogy—, con gráficos mejorados y un sistema de passwords para acceder directamente a cada uno de los actos que fuéramos superando.
lanzamiento ninja gaiden sigma 2
Casi diez años más tarde, Xbox sería la encargada de acoger uno de los regresos más esperados del sector interactivo. Ryu Hayabusa volvía tras casi una década en la sombra, para protagonizar la espectacular adaptación de la saga al mundo de los videojuegos tridimensionales. El éxito fue tal, que no tardó en obtener las más sobresalientes calificaciones en los medios especializados de todo el planeta. Tomonobu Itagaki, al mando del Team Ninja, se encargó de confeccionar durante el replanteamiento de la saga un esquema de acción frenética Hack’n’slash de vibrante consecución. Su profundo sistema jugable y lo desquiciantes —para el jugador menos avezado— y tremendamente divertidos —para el más fanático de la saga— modos de juego ultradifíciles, encumbraron hasta la categoría de obra de culto a producciones como Ninja Gaiden o Ninja Gaiden 2.

Tras varios meses de tremenda expectación, llega a nuestras manos un título no exento de polémica. Mientras que la producción original (Ninja Gaiden 2 de Xbox 360) hacía gala de una contundente y violenta puesta en escena, donde la sangre invadía el escenario y los miembros cercenados volaban por doquier, la explicitud de esta versión para PS3 quedaba en entredicho (puesto que Itagaki quedaba fuera del proyecto).
analisis-ninja-gaiden-sigma-2
Pese a que ha sido eliminado todo rastro de sangre, la violencia explícita ha sido sustituida por un mayor dinamismo visual, en pro de una experiencia apta para un público más general. Del mismo modo, contaremos con niveles de dificultad no tan exigentes con el jugador novato, por lo que el espectro de consumidores potenciales se amplía más si cabe. ¿Estaremos ante una edulcorada entrega, o tras la propuesta de Ninja Gaiden Sigma 2 se esconde el Hack’n’slash definitivo? No tardarás mucho en comprobarlo.

NINJA GAIDEN 2, POR FIN EN PS3

ninja gaiden sigma 2 ryu
Los fanáticos de la acción y la frenética puesta en escena que se desata en juegos Hack’n’slash tan elaborados como Heavenly Sword o Devil May Cry 4, siempre han estado a la espera de que Ninja Gaiden —saga que ha contado en sus dos últimas ediciones con exclusividad temporal en la consola de Microsoft—, llegara a la consola de Sony con, al menos, un buen puñado de Extras. Así sucedió con el lanzamiento de Ninja Gaiden Sigma, uno de los referentes del género por su profundidad jugable, fundamentado en un planteamiento donde cualquier enfrentamiento puede convertirse en un verdadero desafío para nuestra habilidad con el mando y, sobre todo, para la paciencia del jugador menos habilidoso. Muchos gozaban con la tremenda dificultad del título y su desmedida violencia explícita. Otros, dejaban la saga tras reiterado fracasos en su cruzada por superar algunos niveles de extrema dificultad.

Con Ninja Gaiden Sigma 2, Tecmo aprovecha la ocasión para ampliar el público potencial de la saga mediante varias decisiones. Por un lado, el contenido de violencia explícita ha sido tremendamente abreviado: la sangre que invadía las estancias se ha sustituido por unos efectos de luz que aportan vistosidad a las escenas de acción. Por otro, la dificultad ha sido suavizada para no exigir tanto al jugador menos habituado a la saga: cualquier fanático de God of War o Devil May Cry podrá disfrutar con otro Hack´n´slash de tremenda calidad. En última instancia, se ha añadido la fundamentalmente anodina opción de jugar con las particularidades del sixaxis, para mover los senos de las protagonistas femeninas en cualquier momento de la partida: Team Ninja ha decidido ofrecer una mayor carga de sensualidad para paliar el descenso de la violencia explícita, lo que a muchos les resultará una tremenda bobada.
ninja gaiden 2 gameplayninja gaiden 2 ps3
En este frenético videojuego interpretaremos el rol de Ryu Hayabusa, experto Ninja perteneciente al milenario clan del Dragón. Una sensual agente de la CIA, llamada Rachel, es la portadora de la desafortunada noticia. El clan de la Araña Negra está sembrando el caos en el centro de Neo Tokio , por lo que la humanidad corre peligro: la resurrección del mal absoluto es el principal objetivo de este clan, cuyos principios quedaron neutralizados por el abrazo de la maldad hace ya mucho tiempo. La cosa se complica aún más cuando, antes de que Ryu pueda hacer nada por evitarlo, Rachel es secuestrada por esta temible organización.

Los poseedores de esta versión del juego podrán disfrutar con variados extras, en forma de nuevas misiones y un apartado gráfico mejorado. De esta forma, deberemos superar dichas fases con las féminas que han sido incluidas en el título: Ayane (de Dead or Alive) y Mimiji (de Ninja Gaiden: Dragon Sword), acompañarán a Rachel como personajes jugables. No obstante, lo más importante de un Ninja Gaiden se fundamenta en su propuesta interactiva, por lo que el manejo de los protagonistas se torna esencial.

ANÁLISIS DE NINJA GAIDEN SIGMA 2 – ÍNDICE

PÁGINA 1- Introducción

PÁGINA 2- Jugabilidad y Desarrollo

PÁGINA 3- Apartado Técnico y Conclusiones

Sergio Melero 01 | 10 | 2009