Es probable que existan países en donde ser el rey signifique tener el máximo de privilegios, poder y riqueza. Sin embargo ser el monarca de un reino que ha sido vilipendiado, expoliado y del que nos han echado a patadas por una horda de malvados demonios, pone sobre los hombros la terrible carga de restaurar la gloria pasada empezando desde cero.

¿Qué pasaría si dicha tarea fuese algo divertido y desenfadado, dándose las situaciones más variopintas y con múltiples posibilidades? Así es New Little King Story, una de esas ‘Rara avis in terris’ de la industria del videojuego que encandila, sin necesidad de complejos artificios de promoción ni un coste de desarrollo de siete ceros, y ofreciendo una experiencia jugable infalible y con identidad propia.

CARGAD, MIS LEALES SÚBDITOS

Vaya por delante lo sorprendente que a veces resulta la industria del videojuego. Muy pocos poseedores de la ya añeja Wii recuerdan con cariño cómo hace algo más de tres años pudieron disfrutar de Little King Story, cuyas paupérrimas ventas llevaron a la quiebra del estudio Cing. Resulta, pues, sorprendente que llegue esta nueva versión de aquel estudio reconvertido en Marvelous Enternainment, corriendo Konami con los riesgos vistos los antecedentes, y nada más y nada menos que en Playstation Vita, consola que ni por asomo goza del éxito en ventas que sí acompañó a la sobremesa de Nintendo.

De esta guisa, la franquicia se reinventa a sí misma sin novedades relevantes en el aspecto jugable, redefiniendo la trama original y con un profundo lavado de cara tanto en lo artístico como en lo técnico. Lo que sí se enriquece son las posibilidades mediante un escenario mucho mayor, junto a más y mejores clases personalizables en las que transformar a la plebe. De esta forma, tenemos un mapa repleto de zonas en las que experimentar, conseguir suculentos botines, y volver a nuestros dominios para expandir el reino.

new little kings story ingame

El pilar de la jugabilidad se basa en el concepto que ya creara Nintendo con la afamada saga Pikmin en Game Cube, aunque aderezado con pinceladas de Animal Crossing -también de la Gran N- y capas de SRPG para personalización de las diferentes clases y sus trabajos. De esta forma, los lugareños de natural vagos y siempre ociosos, podrán ser reclutados pulsando círculo para, a continuación, ser lanzados a la dirección en la que miramos con resultados en función de con qué se topen.

Es decir, con un número limitado de reclutas que se irá ampliando conforme vayamos evolucionando en el juego, podemos lanzarlos hacia el cuartel para transformarlos en soldados, y una vez casco y espada en mano, con el mismo comando lanzarlos a los enemigos para derrotarlos. De forma paralela podemos usar el mismo comando para, por poner otro ejemplo, enviar a paisanos al taller de carpintería y que nos acompañen para construir una escalera por la que acceder a una zona superior. La esencia de la estrategia radica en la combinación de clases que formen nuestro séquito.

DE MINISTROS Y PRINCESAS

Los hombres de confianza del Rey representan la estructura y correcto desarrollo del juego, por ejemplo el bonachón Liam también conocido como Ministro de “Lo Que Sea”, se encargará de explicarnos todo lo necesario para el desempeño de nuestras reales funciones en forma de tutoriales. Otros, como la bella Verde tendrán en su haber guardar los progresos, Azul de trasladarnos las inquietudes de la ciudadanía y así.

Otra de las claves serán las princesas, damiselas vestidas de rojo que rescataremos tras completar grandes gestas sembradas de gloria. Con la posibilidad de que una de ella nos acompañe en las excursiones al exterior, bonificarán a nuestro séquito con su atributos -en el buen sentido de la palabra, ejem-, ya que por ejemplo pueden aumentar un nivel a la tropa, incrementar la velocidad de construcción, dotar de más resistencia, etc.

new little kings story ps vita

Siempre con el sentido del humor por bandera, los diálogos harán gala de altas dosis de ironía. Para esta ocasión se ha mantenido una traducción bien localizada pero fiel a su origen, nada que ver con aquella versión de Wii que se permitía licencias de Chiquito de la Calzada y similares de todo tipo. Pese a ello, los traductores no han querido tampoco dejar de lado esa faceta aunque de un modo nada invasivo, basta con ver los nombres de nuestros ociosos súbditos y descubrir que uno se llama Fistro, otro Aznarín, las risas están aseguradas.

Otro de los tantos puntos a favor es su cuidada banda sonora, no pasará a la historia por su originalidad ya que abundan las versiones de composiciones clásicas, aunque sí que tiene una melodía para cada momento: Épica para una gran batalla, tensa en puntos dramáticos o alegre cuando deambulamos por el pueblo. Casa con el resto de apartados por estar en la misma sintonía de desenfado y jovialidad que chorrea el conjunto del juego por sus poros.

NEW LITTLE KING STORY-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

José Luis Fernández 04 | 10 | 2012