analisis nfs shift
Principios de Octubre. Los grandes títulos de velocidad que hemos visto mes tras mes se agolpan en las estanterías de las tiendas, y muchos están que se salen este año. La competencia se torna muy fuerte, y el camino de un videojuego de conducción se asemeja cada vez más al de un circuito de carreras, en el que debes quedar en el podio si no quieres caer en el olvido. La saga Need for Speed lo sabe muy bien, y esta vez llega pisando muy fuerte el acelerador para no quedarse atrás. Coge el rebufo de este análisis y no te despegues de nosotros: NFS Shift ya está aquí.

Por todos es bien sabido que la saga de juegos de carreras de Electronic Arts no estaba en su mejor momento. Las últimas entregas, Undercover y ProStreet -e incluso Carbono, que parecía una mera expansión de su predecesor-, no obtuvieron el reconocimiento que se esperaba de ellas, amén de que su nivel estaba muy por debajo de anteriores títulos como Most Wanted o los NFS Underground, que supusieron un punto de inflexión en la serie y que, sin duda, atrajeron a un público mucho mayor que el que pudieron imaginar antes de incluir el “tuneado” de los coches.
speed shiftneed shift

Así, tras ver que la crítica y las ventas no acompañaban y empeoraban considerablemente, EA decidió dar un giro y cambiar el rumbo de Need for Speed. Así, se anunciaron tres nuevos juegos para diferentes plataformas y público objetivo, y el que ahora nos atañe, NFS Shift, es el que llega para PC, PS3, Xbox 360 y PSP. El nuevo título, desarrollado por Slightly Mad Studios, es exactamente lo que necesitaba la saga, aunque muchos de sus fans encontrarán que un buen montón de cosas han cambiado y que éste no es un NFS a la vieja usanza. Que no teman, ya que aquí hay opciones y juego para todos: tanto para los nuevos jugadores como para los que busquen un reto y algo diferente al conducir un coche desde su salón.

UN GIRO (IN)ESPERADO

nfs xbox
Nada más entrar al menú del juego estaremos algo extrañados: sólo podemos escoger entre el Modo Historia y las Opciones. Si el título ha cambiado tanto, ¿por qué no se podrá probar una carrerita rápida antes de meterme de lleno en competición? Eso es exactamente lo que pensarán muchos usuarios, pero la verdad es que Shift te invita a que te metas de lleno en su experiencia para calibrar tu manera de jugar.

Las primeras curvas que daremos con el coche podrán ser o no un desastre, pero eso no tendrá mayor relevancia en nuestro desarrollo posterior. El juego utiliza esas vueltas de prueba para evaluar extraordinariamente nuestro nivel como pilotos y, así, configurar la dificultad de las carreras. Automáticamente, NFS Shift adaptará las opciones dependiendo de nuestra habilidad, pero siempre nos permitirá modificarlas si requerimos un poco más de emoción y dificultad. Niveles de daños que afectarán al coche no sólo en el aspecto visual o un acercamiento mayor a la simulación son detalles que podremos cambiar en cualquier momento si el juego se nos presenta demasiado sencillo.

Desde ese primer momento sentiremos el cambio de rumbo de la serie. “¿Qué hago dentro de la cabina del coche?” es el pensamiento más común que tendrán todos los que esperaban una continuación más de Need for Speed. La simulación es el elemento clave de Shift, y el juego nos invita a que la disfrutemos en primera persona, como si estuviésemos dentro del vehículo. Y lo mejor de todo es que lo consigue con creces. Hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto con un título de conducción, pero aún mejor ha sido sentir que, por fin, un juego aunaba de manera tan espectacular una simulación bastante creíble con un control y jugabilidad arcades. Podríamos decir que, al igual que nos cuenta Sergio Melero en su análisis de Colin McRae DIRT 2, NFS Shift ha conseguido la mezcla perfecta para ser disfrutada tanto por un jugador casual como por uno experimentado. La diferencia con sus predecesores en cuanto al control es abismal, pero no deja de ser accesible a todo el mundo.

Los que pudieron asistir a los Community Days de NFS seguro que pueden corroborar lo que afirmo a continuación: este juego se va a disfrutar mucho con un volante. Como digo, la experiencia en primera persona es la adecuada para este título. Y no es que se hayan eliminado todas las demás opciones, es sólo que la sensación no es la misma si cambiamos la cámara a una posición exterior. El control se hace extraño y los movimientos no parecen totalmente correctos, o al menos no como lo eran en Most Wanted o Carbono. De todas maneras, si no te hace mucha gracia eso de tener que conducir desde la cabina no te preocupes: todo está pensado para que no sea tan difícil como imaginas. Una línea de flechas muy bien implementada será tu guía tanto para el camino que debes seguir como para saber en qué momento has de reducir la velocidad.

ANÁLISIS DE NEED FOR SPEED: SHIFT – ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción

PÁGINA 2 – Jugabilidad y desarrollo

PÁGINA 3 – Apartado técnico y Online

Pablo Barce 06 | 10 | 2009