UN BUEN ESPECTÁCULO VISUAL

shift game
Una jugabilidad envidiable, un control magnífico —cercano al arcade pero que puede hacerte sentir como un auténtico piloto—, y unos modos de carrera acertados. ¿Qué falta en esa combinación para que todo sea redondo? Pues vestir esa estructura tan bien armada con un aspecto acorde. Y NFS Shift lo consigue sin problemas, presentándose visualmente como un título competente y gráficamente muy conseguido.

Coches con un buen diseño y modelado, aunque no totalmente perfectos, desfilan por nuestras pantallas sin ningún complejo. Podríamos decir que algunas texturas no están perfiladas como debiesen, pero tampoco se echa mucho de menos si el resultado en general casa cuando lo apreciamos en repeticiones o en nuestro garaje, en el que vemos cada vehículo en su máximo esplendor. Éstos, por dentro, son una auténtica gozada, recreados minuciosamente y representando cada modelo diferente hasta el mínimo detalle (e incluso puede cambiarse comprando mejoras).

Lo mismo podríamos decir de los circuitos, pero también es cierto que, al ser cerrados, son algo pobres en cuanto a los elementos que los componen y podrían estar más detallados. Sin embargo, muchas veces el frenetismo de las carreras no permite ni siquiera que nos fijemos en ello, con lo que llegan a cumplir su objetivo sin queja alguna. Como detalle especial y curioso, ese camino que tengamos delante será lo único que veamos nítidamente cuando conduzcamos a gran velocidad. El volante y la cabina del conductor se desenfocarán para que nos centremos en lo que importa: la carretera y las curvas que se suceden sin descanso.

No tan bueno es el sistema de daños implementado, aunque da el pego. En los momentos de colisión prácticamente sentiremos el golpe: nuestra pantalla se tornará gris y podremos oír al piloto quejarse del choque si éste es realmente fuerte; la pantalla vibrará violentamente y no podremos ver nada durante unos angustiosos momentos en los que intentaremos ubicarnos en la pista para recuperar esos segundos que hemos perdido. Desde dentro de la cabina, el sistema funciona a las mil maravillas. El capó se levantará levemente o desprenderá dependiendo del impacto, el cristal se resquebrajará con la consecuente pérdida de visión de la carretera, y si rompemos un retrovisor podemos despedirnos de ver por dónde nos alcanzan los contrarios en un vistazo (aunque podamos mover la cámara como si fuese la cabeza del piloto, detalle que queda genial).

Lo malo es salir fuera de la visión en primera persona para comprobar que el coche no se deforma de la mejor de las maneras, quedando por algunas zonas algo simple y descuidado (incluso puede hacerse repetitivo si solemos golpear la misma zona). No deja de ser efectivo, y de no haber incluido la destrucción del coche el resultado general habría sido mucho menos impactante, pero no es el mejor que podemos encontrar en un juego de carreras.

¿QUIÉN ME HA APAGADO LA RADIO?

need for speed
El apartado sonoro de NFS Shift está muy conseguido. Los sonidos en carrera, tanto de los vehículos como de los terrenos (al cruzar tierra o los bordes de las curvas) te hacen sentir que realmente está ahí, compitiendo, y no hay ninguno que destaque especialmente por estar fuera de lugar. Incluso el ya mencionado grito de dolor que emite el piloto cuando colisiona es muy creíble.

La banda sonora, en este caso, es bastante discreta, ya que en carrera no se escuchan canciones como en otros Need for Speed. Sin embargo, la música original para el título y la selección de la lista de canciones está muy bien escogida. En una de las repeticiones me sorprendí, incluso, escuchando un tema de La Mala Rodríguez que, a mi parecer, quedaba bastante bien con el conjunto de imágenes que se estaban sucediendo.

El juego, como detalle final en este apartado, está doblado completamente al castellano de manera muy notable. Tendremos siempre una voz aconsejándonos qué hemos de hacer, explicándonos de qué va cada cosa nueva que consigamos o cómo funciona tal o cual elemento del coche.

MODO ONLINE

El apartado online de NFS Shift es un punto bastante importante a comentar, ya que la sensación que me ha dejado es bastante agridulce. Ha sido dulce en el sentido de que he podido disfrutar de una de las experiencias en red más emocionantes en los últimos meses al competir en Duelos de Pilotos en una especie de campeonato, en el que vamos midiéndonos con gente que avanza a nuestro compás, y en el que hemos de superar a seis contrincantes para alcanzar la máxima gloria. En este modo la conexión funcionó perfectamente y no tuve ningún problema de lag o de gráficos. Y sí, he mencionado problemas de gráficos, porque éstos aparecieron más tarde en otra carrera…
nfs demonfs cars
Si nos enfrentamos a un único oponente todo irá sobre ruedas (nunca mejor dicho) y no tendremos problemas de ningún tipo. Éstos llegarán a la hora de competir frente a un número elevado de jugadores. En las partidas que pude echar, una carrera de sólo cuatro personas ya era motivo para que dos de ellos no pudieran verse mientras corría (lo que supuso choques con elementos invisibles, algo incómodos por cierto). Cuando llegué a otra sala con ocho jugadores, la cosa se torció aún más: no podía ver mi propia cabina del coche, únicamente veía a un oponente y el sonido, misteriosamente, descendió y lo escuché como si fuese muy lejano, casi como si la carrera se celebrase en un circuito que no era el nuestro. Y no me pasó sólo una vez…

Si bien la experiencia de los Duelos es perfecta, todas las demás que incluyan varios vehículos deberían optimizarse, ya que es una lástima perder todo el potencial que ofrece el juego en carreras online. Esperemos que, con el tiempo y alguna actualización, la cosa mejore.

CONCLUSIONES

need for speed shift
Need for Speed Shift es una de las mejores propuestas en el género de la conducción que hay actualmente en las estanterías. Sin duda va a competir con serios rivales como DIRT 2 (aunque juegan en terrenos diferentes) o los venideros Gran Turismo 5 o Forza 3, pero puede afrontarlo sin rebajarse en ningún momento. Si eres alguien al que no le gusta la simulación total pero tampoco quiere un arcade puro, pasa de los rallies y quiere divertirse tanto con unas partidas rápidas como jugando una campaña que suponga un reto, éste es tu juego. Un juego que te hará sentir las carreras como nunca lo habías hecho, desde un punto de vista diferente y sin oponer resistencia a que te adaptes a él. Pasará bastante tiempo hasta que aparezca en el horizonte algo parecido a Shift, y esperemos que ese algo sea un nuevo NFS que mejore lo presente. De momento lo tienen complicado.

LO MEJOR

– Conducir en primera persona en Shift es una experiencia inigualable.
– Un control muy depurado y bien cuidado.
– La mezcla perfecta entre simulación y arcade.

LO PEOR

– La deformación de los vehículos no alcanza un gran nivel.
– El control del Drift es muy difícil de dominar y cambia demasiado.
– La experiencia online con varios jugadores ha de mejorar mucho.

ANÁLISIS DE NEED FOR SPEED: SHIFT – ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción

PÁGINA 2 – Jugabilidad y desarrollo

PÁGINA 3 – Apartado técnico y Online

Pablo Barce 06 | 10 | 2009