PURO ARCADE

Most Wanted utiliza el nombre de la entrega original de PS2 pero desecha, sin ningún tipo de miramientos ni pudor todo lo que conseguía aquella entrega a mediados de los dos mil. Y es que Criterion sigue con una fe inquebrantable, más aun tras conocerse como los actuales amos de la franquicia. Todas las mecánicas de juego son puramente Criterion, algo que proporciona calidad y velocidad a partes iguales, pero que puede chocar con los seguidores puros de aquellos Need for Speed de la generación pasada, sobretodo el triunvirato Underground, Underground 2 y el mismo Most Wanted. Todas las características que echan de menos de aquellos videojuegos ha pasado por la termomix del estudio inglés, ha desaparecido o mutado a gran escala, por lo que es poco reconocible. Most Wanted tiene personalidad propia, lejos de anteriores, y es preciso que el jugador sepa apreciarla para no llevarse una decepción tras jugar las primeras partidas.

nfs most wanted

El alma arcade de Most Wanted se asemeja a Hot Pursuit y se representa de manera más que llamativa, como los cambios directos de vehículos (nada de concesionarios a lo Test Drive: Unlimited) o la mecánica en la elección de carreras. Comparte con el original una ciudad por explorar en la que competir contra otros coches y reunir los imperecederos objetos coleccionables (aquí en forma de carteles y radares de tráfico). Poco o más comparte con el Most Wanted original, pues la acción de las carreras, la respuesta de los coches, la sensación de velocidad y la opción de eliminar cualquier atisbo de lentitud a la hora de escoger carreras dotan a Most Wanted, el de ahora, de una genuina marca arcade pocas veces vista. Lo mejor de este camino es la correspondencia que siente el jugador, la velocidad por la que puede navegar por los menús y la rapidez a la hora de escoger nuestro próximo gran objetivo. La mecánica del título es más que simple, y es que a las cerca de cincuenta pruebas y los diez eventos especiales contra los “Más buscados” poco más se añade. Pero es la búsqueda de la perfección de resultados y la superación de tiempos lo que hace que Most Wanted escupa cultura arcade por todas partes, en este juego, más que en ningún otro del año, desearemos repetir pruebas una y otra vez hasta alcanzar una puntuación o tiempo perfectos.

Es por eso que choca sobremanera la manera en la que han incluido las persecuciones policiales, más que extraordinarias en el Hot Pursuit del 2010. Estas carreras contra la ley pueden ocurrir en cualquier momento, en cualquier lugar, a la hora de dirigirse hacia una prueba o por simple casualidad. Y es aquí donde falla, cuando Hot Pursuit “vivía” por estas carreras y su estructura jugable se amoldaba a esta interesante opción, en Most Wanted son un añadido que resta capacidad arcade, pues ralentiza en muchas ocasiones nuestro camino hacia nuestro destino. En no pocas ocasiones nos dispondremos a escoger una nueva prueba cuando, a pocos metros de nuestra llegada al punto indicado por el GPS nos asalta la policía por un supuesto exceso de velocidad (rayos, ¿en qué momento no lo sobrepasamos en un juego como Need for Speed?) es por ello que supone toda una patada en el estómago tener que conducir con cuidado para no toparnos con la ley en una ciudad creada para hacer destrozos y viajar a más de doscientos kilómetros por hora. Las primeras veces será un placer deshacernos de la policía con un sistema circular de área de escapada, a imagen de Grand Theft Auto IV. Pero cuando nos asalten en su décima ocasión llega a cansar sobremanera. No lo hace, en cambio, cuando las carreras y las persecuciones de la policía nos llega tras retar a los “Más Buscados”, principal premisa del juego. Pero es que es en estas ocasiones cuando tiene una lógica en forma de camino predefinido y no en total libertad.

MULTIJUGADOR

nfs most wanted ps3

Probablemente, el punto más importante del desarrollo del título sea el que menos ha cambiado respecto a otras entregas. Desde Hot Pursuit hasta The Run (que mantenía en sus grandiosos piques online su gran baza) se ha vivido una evolución evidente en todo el aparato multijugador. Autolog 2.0 vuelve con energías renovadas y con ciertas concesiones a los jugadores. Las carreras están perfectamente implementadas en el desarrollo del juego y los desafíos mediante mensaje siguen otorgando decenas de horas de diversión. Criterion ya tenía el camino allanado tras el primer Autolog, de por sí excelente, pero ha sabido integrar funcionalidades propias de la Web 2.0 para el servicio de las partidas online. Todo ello cubre en parte la falta de un multijugador en la misma consola, sin conexión online, que si bien no es completamente necesario sí supondría un paso adelante para Most Wanted.

Ocho son los jugadores simultáneos en las carreras, algo que aguantan de manera excelente las máquinas, pues el lag es casi inexistente y la fluidez total. Como hemos dicho, las carreras son parte importante del multijugador, pero también los desafíos, pues es altamente adictivo comprobar que un estadounidense ha pasado por un radar a doscientos kilómetros por hora y nos ha superado. El sentimiento primigenio de ganar, de ser los números uno, tiene en Most Wanted un perfecto compañero. Además, las carreras online se pueden disputar sin Pase Online, por lo que cualquier persona que haya alquilado el juego o se lo hayan dejado podrá disfrutar de este modo sin pagar dicho pase, eso sí, con limitaciones en forma de NFS Points y el desbloqueo de nuevas herramientas y evoluciones. No obstante se trata de una maniobra inteligente de quien sabe que tiene un potente modo online, dejarlo probar para que el usuario se convenza y acabe pasando por caja.

NEED FOR SPEED: MOST WANTED-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción y Apartado Técnico.

PÁGINA 2 – Jugabilidad y Multijugador.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Adrián Hernán 07 | 11 | 2012