Han asesinado a Ronan O’Connor, cada hueso de su cuerpo se ha cuarteado en su caída desde un edificio mundano de la zona céntrica de Salem. Muere y observa su propio cuerpo agonizante, todavía con un hilo de esperanza. Son esos encuentros entre aquí y el más allá. Un hombre con capucha y la cara tapada se acerca a él y utiliza media docena de balas para acabar con las pocas posibilidades de vida de Ronan. En un segundo el espectro a su alrededor cambia, también él. Semitransparente su cuerpo y para su vida anterior, opaco para el resto de humanos que pueblan la faz de la Tierra. Espíritus sin alma bailan a su alrededor. Ha muerto. Y quiere resolver el caso que acabó son él.

Murdered: Soul Suspect - Análisis

La premisa inicial de Murdered: Soul Suspect es simple y a la vez original. Ser un investigador del más allá da otra visión sobre los fantasmas vengadores. La ciudad de Salem como escenario principal es también acertada, su historia oculta y, principalmente, las mentiras que se han ido contando a lo largo de los años en los mass media sobre su origen no ha hecho más que acrecentar el interés por la población.

Ronan, protagonista de la aventura, es un fantasma que quiere conocer a su asesino, da la casualidad de que también es un investigador consumado de la policía, con pasado delictivo, tatuajes chulos y sombrero American Way of Life. Es un juego por el que ha apostado Square Enix en su departamento occidental, como ya ha hecho muchas veces durante la generación actual. Airtight Games es el prototipo de desarrolladora independiente de tamaño considerable con poco bagaje, fundada hace diez años y con títulos irregulares, desde el interesantísimo Quantum Conudrum, hasta Dark Void, la apuesta más cercana a Murdered por su apuesta de clase media lanzada en consolas y PC.

Pero la clase media agoniza, no solamente en las civilizaciones occidentales, también en el mundo de los videojuegos. Las masas quieren títulos a 60 euros de sagas más que repetidas y conocidas y también títulos arriesgados desembolsando la quinta parte del dinero. Es aquí donde la clase media de los juegos muere, una que durante la andadura inicial de Xbox 360 y PS3 nos obsequiaron con algunos de los mejores títulos de la generación como Condemned: Criminal Origins o Psychonauts o Bully.

Con presupuestos (dedicados a publicidad) cada vez mayores, los juegos “medianos” tienen poco espacio en el panorama actual. Y Murdered: Soul Suspect es el ejemplo de ello, un juego sin apenas publicidad, rezando para que el boca a boca resulte convincente, sin multijugador y con una aventura pausada. La diferencia con los anteriores es, simplemente, que no es tan bueno como ellos.

 

ANÁLISIS DE MURDERED: SOUL SUSPECT – ÍNDICE

Adrián Hernán 04 | 06 | 2014