Minimun parte de una buena idea. Human Head Studios introduce en la coctelera nuevas variables al panorama tan masificado del género MOBA y desde el primer momento la ejecución del juego es impecable, pero… el mercado manda.Y cuando eres un pequeño estudio de desarrollo de Madison en Estados Unidos, y pretendes entrar en la escena gobernada por grandes pesos pesados, en donde se compite por atraer jugadores, y donde la base de jugadores es la base de la jugabilidad, entonces, solo hay dos opciones, o te llevas el mercado, o sucumbes a él.

Mininum PC

Y parece que Minimun, a pesar de los esfuerzos y grandes ideas, de su buena jugabilidad y de los nuevos conceptos de juego, no es capaz de atraer una cantidad de jugadores suficiente para no desesperar al paciente jugador que minuto tras minuto ve el contador de tiempo pasar mientras se busca una partida.

Hasta aquí las quejas. Mi intención es atraer a más jugadores a esta nueva propuesta, que puedan mejorar la experiencia de juego, y no me queda más que hablar de las virtudes de Minimun, un nuevo MOBA con perspectiva shooter en primera persona.

 

JUGABILIDAD

Minimun recoge su nombre del estilo de juego. Minimalista y preciso. Nada de parafernalias donde solo es necesaria la jugabilidad. Centrado en hacer que desde el primer minuto de juego nos veamos inmersos en la dinámica de juego.

En un entorno de 3D, donde dos bandos se enfrentan por llegar a la base contraria, usaremos armas a distancia, granadas y habilidades de cuerpo a cuerpo para apoyar a nuestras unidades no controladas a llegar al extremo opuesto. Además de las comunes unidades pequeñas, que hacen que la victoria se decante de un lado, Minimun renueva el género con la aparición de gigantes robots que favorecerán la victoria al bando que consiga mantener el suyo en pie.

Mininum PC

De este modo, se generará un frenético combate alrededor de los dos grandes “Mechs”. Un ojo en la vida de estos, el otro en el avispero de personajes-jugadores alrededor del mapeado, y si esto no es suficiente tenemos que tener en cuenta los cambios de estrategia en base a las armas que se están utilizando.

Lo que parece un modo de juego ya tradicional, y en el que los más puristas no ven necesidad de cambiarlo, Human Head Studios ve una oportunidad para la innovación. Y es un cambio fresco, ya que nos sentiremos identificados con nuestro Titán, y pelearemos con todas nuestras fuerzas para que sea el nuestro el que salga victorioso. Las batallas alrededor de los robots son épicas, y muchas veces buscaremos con la cámara lo que está ocurriendo unos metros más arriba al más puro estilo “Pacific Rim”.

Y para aquellos que quieran cambiar de modo de juego, Minimun nos ofrece también otro tipo de mapeado con un sistema de juego diferenciado, cooperativo, en el que nos veremos en un “Last Stand” en el que hordas de enemigos por oleadas intentarán agotar nuestros recursos. Siguiendo la estela del título, con un diseño único, nos veremos rodeados por dinosaurios, y ninjas. Así que escoged bien el arma a empuñar, y desde luego buscad la manera más eficiente entre los diferentes componentes del equipo.

Minimun no cuenta con una tienda en la que mejorar nuestro equipo en medio de la contienda. En vez de esto, destruir enemigos otorgarán power ups que mejoraran nuestra precisión y potencia con las armas, así nuestras armas evolucionarán según vayamos mejorando nuestro ratio de muertes. Una vez fuera del juego, con los puntos conseguidos, podremos adquirir nuevas armas, nuevos modelos de personaje, colores, y una serie de opciones de personalización que el equipo de desarrollo ha prometido ir incrementando.

La sensación general del juego es positiva. No hay momento en el que estemos parados, y aunque parece que hay una tendencia a las armas de cuerpo a cuerpo, letales si no evitamos el enfrentamiento, el juego invita a repetir, y repetir.

 

GRÁFICOS Y CONCLUSIONES

Partiendo del hecho que Minimun explota su imagen, no podemos pedir gráficos de última generación, realistas, y detallistas. Aunque el juego, a su manera, tenga todo lo necesario para lucir muy bien.

Los desarrolladores, a pesar de lo limitado que parezcan las líneas rectas, se han recreado en la imagen. La sensación es de un mapa rico en densidad con muchas esquinas y zonas de protección, y con un estilo muy marcado, futurista, y con unos colores muy acertados.

Mininum PC

El blanco y el negro predominan la escena, y los colores son el sistema que marca nuestra atención. En el escenario para marcar limitaciones, y en el sistema de impactos, con explosiones naranjas, cadencia de fuego, grandes auras para la recogida de power ups, suficientes para dejar todo en manos de la jugabilidad.

Visualmente, se hace imperativo buscar un modelo diferente a nuestro personaje, ya que el básico se hace muy simplón. Por lo que los jugadores acaban vistiendo de formas muy variopintas, que muchas veces no tienen que ver con el escenario de juego, como pueden ser vestimentas romanas.

Esto unido a la falta de identificación de facciones (tan solo con nombres encima de las cabezas con un color rojo o azul), hará que llegado algún momento, si no es una batalla de un lado contra otro en el que se cruzan disparos, si nos encontramos en melee, dudaremos mucho y muchas veces de que bando es quien tenemos al lado.

Minimun es un juego sencillo, sin mayores pretensiones que hacernos disfrutar de unas horas de juego. Su imagen minimalista es atrayente, y el luchar al lado de grandes robots no hace más que mejorar el interés en jugarlo. Pero peca de falta de jugadores, que hace muchas veces insufrible la espera. Quizás el tiempo y Steam hagan de este título un imprescindible para cambiar de aires.

 

LO MEJOR

  • El modo Titán trae novedad al sistema MOBA
  • El diseño sencillo pero muy atrayente
  • La fácil adaptación y la curva de aprendizaje adecuada

LO PEOR

  • Casi no existen jugadores y el sistema de emparejamiento es muy lento
  • Los modelos de los personajes no son muy variados
  • El 80% de jugadores van con una espada, acaba siendo una vorágine de personajes moviendo la espada de arriba para abajo.

 

Chus Seoane 23 | 09 | 2014