ARTESANÍA RUSA

metro 2033 gameplay
Metro 2033 está basado en un libro, y la verdad es que se nota. No es ya solo lo cuidadísimo que está cualquier detalle en lo relativo a la ambientación, sino que en lo que respecta a la historia el juego también es de sobresaliente. La narrativa es genial, y el guión nos presenta un mundo muy interesante, realista dentro de lo que cabe en el género apocalíptico. Además, el juego se divide en capítulos, y en las pantallas de carga el protagonista nos cuenta sus motivaciones y objetivos (con un perfecto doblaje al español, todo hay que decirlo), lo que nos ayuda aún más a que nos sumerjamos en la historia.

En cuanto a la jugabilidad, estamos ante un FPS clásico. Nada de poderes, nada de habilidades extrañas. Aquí sois dos: tu arma y tú. En bastantes ocasiones nos acompañará alguien, de forma que no estaremos totalmente solos, pero ya te digo, la supervivencia esta tan cara que casi nos daría igual. Por si fuera poco con lo hostil del mundo en que vivimos, nos encontramos con dos dificultades más: las armas y la munición. Empezaremos hablando de la segunda. En Metro 2033 hay dos tipos de munición. Por un lado tenemos la munición normal, que es fabricada por los habitantes de los túneles y se usa para lo típico, disparar y adornarnos el cinturón. ¿El problema? Que como imaginarás, las condiciones ahí abajo no son las mejores, así que la munición es de una calidad bastante mediocre.
analisis metro 2033
Es decir, que tendrás que apretar el gatillo más de dos y más de tres veces para derribar a un enemigo. Claro está, el hombre siempre es capaz de dar con una solución a sus problemas, y aquí es donde entra el segundo tipo de munición. La munición especial, que no es otra que aquella que sobrevive de tiempos anteriores al desastre nuclear. La que se creó fuera de los túneles, vamos. Esta munición es de una calidad muy superior a la convencional, y se notará cuando la usemos contra nuestros enemigos. Pero ay amigo, como todo en esta vida, siempre hay algún pero. En este caso el problema está en que, con el tiempo, esta munición se ha revalorizado, tanto que ha llegado a un punto en el que se comercia con ella directamente. Es decir, que en una tienda podremos pagar sin problemas con munición especial, o incluso cambiarla por cantidades mayores de munición convencional. Y aquí es donde entra en juego el dilema: ¿qué prefieres, disparar con munición normal y tener que esforzarte más para acabar con los enemigos, o usar la especial y estar tirando dinero cada vez que aprietas el gatillo? Es tu elección. En ambos casos la munición será escasa, así que piénsatelo bien.
metro 2033 cheats
Volvamos atrás. Antes, cuando hablábamos de la claustrofobia que suponía salir al exterior, dijimos que esa era la primera gran ironía del juego. La segunda es que el mayor defecto que le podemos achacar a Metro 2033 son los tiroteos. Ojo, no digo que sean malos, pero sí puedo decir con total convicción que no gustarán a todo el mundo. La cosa es que el comportamiento de las armas en el juego es, cuanto menos, impredecible. Olvídate de la fiabilidad de las armas de los Call of Duty. Aquí, puedes matar a un mutante con un tiro de escopeta y sin embargo tardar cinco para matar al siguiente. En parte esto se justifica con que las armas no están en el mejor estado posible ya que, al igual que la munición, son fabricadas por los habitantes de los túneles en condiciones precarias. Como ya digo, esto no gustará a todos, ya que si lo unimos a la escasez de munición hace que el juego en ocasiones se vuelva bastante difícil, ya que no será extraño quedarnos en mitad de un tiroteo con el cargador vacío. De todas formas, hay tres niveles de dificultad seleccionables, y el fácil es asequible para cualquiera que no sea muy experto en esto.

También hay que decir que el juego es muy lineal, pero esto es necesario para mantener la espectacularidad de la que se quiere dotar al mismo, ya que casi todo funciona a base de scripts. Eso sí, en ocasiones nos encontraremos con zonas en las que podemos tomar varios caminos para llegar al mismo sitio, de forma que podemos intentar sorprender al enemigo por su espalda, o incluso pasar desapercibido entre las sombras. Sí, has leído bien, el sigilo también es una opción en Metro 2033. Y, viendo los problemas que pueden surgir con la munición, es una opción muy a tener en cuenta.

EN LOS TÚNELES

Hablemos ahora de los apartados técnicos. Gráficamente, lo peor que encontraremos es el modelado facial de los personajes, que en ocasiones resulta demasiado tosco y extraño. Sobre todo, hay algunos gestos y expresiones faciales por parte de los personajes que no convencen del todo. Si te preguntas por qué hemos empezado hablando de lo peor, es fácil: todo lo demás es de sobresaliente. Si hay algo que destaque por encima del resto eso es, sin duda alguna, la espectacular iluminación del título. El juego incluye un sistema de luces dinámicas como pocas veces hemos visto en consolas. Toda luz genera su sombra. Si esta luz desaparece o cambia, su sombra también lo hará. Esto da mucho juego, ya que habrá ocasiones en las que nos guiemos, precisamente, por las sombras. La sensación que se tiene al ver en una pared lo que creemos es la sombra de un mutante, y no saber si acercarse o no a ver qué pasa, es realmente tensa. Por si fuera poco, el rendimiento del juego es excepcional, y pocas veces veremos caidas de framerate.

En cuanto al apartado sonoro, más de lo mismo. La calidad es excepcional y resulta un apoyo tremendo a la hora de crear esa genial ambientación de la que hace gala el juego. Como decíamos antes, en los asentamientos el bullicio es constante, mientras que fuera de ellos cualquier sonido nos hace ponernos alerta. Además, si disponemos de un buen sistema de audio, podemos “jugar con ventaja”, ya que el uso de los distintos canales de sonido es ejemplar, exprimiendo al máximo las bondades de los 5.1.

ANÁLISIS DE METRO 2033 – ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción y ambientación.
PÁGINA 2 – Jugabilidad y apartado técnico.
PÁGINA 3 – Conclusiones.

Javier Pastor 19 | 03 | 2010