analisis-de-metal-gear-solid-peace-walker
El gran soldado legendario y el fundador de Outer Heaven. El hombre que mató a su mentora por su país y el líder de un grupo de mercenarios sin patria. Destructor y creador de Metal Gear. Engañado y más tarde traidor. Héroe y villano. Big Boss. Sin duda, uno de los personajes más queridos, carismáticos e importantes de la saga, al que hemos visto en dos facetas bien distinguidas: el bien y el mal. Conocemos como se forjó su leyenda gracias a Snake Eater. Sin embargo, ni imaginamos ni sabemos como Jack cambió de bando, cuales fueron sus motivos y que fue lo que le llevo al “lado oscuro”.

Para rellenar este hueco argumental surge Metal Gear Solid Peace Walker, una nueva entrega en la saga donde Kojima quiere enseñarnos el cambio de personalidad de Big Boss tras los acontecimientos de Snake Eater, enlazándolo así con aquel primer juego nacido en 1987 para MSX, en el que vimos a Big Boss por primera vez. Y es que Peace Walker bien podría haberse llamado Metal Gear Solid 5, a pesar de ser un juego de PSP. Que no os engañe su plataforma de lanzamiento. Es un título completísimo y con un peso importante en la historia.

BIG BOSS Y COSTA RICA

El juego comienza con un breve resumen de su precuela (Metal Gear Solid 3) y tras él empieza su verdadera trama. No queremos destrozaros el juego, pero ofrecereremos un pequeño resumen de como comienza la historia (por si alguien no desea saberlo, puede saltar al siguiente párrafo). Diez años después de su vital misión en Groznyj Grad, Big Boss (aunque prefiere que lo sigan llamando “Snake”) se encuentra en Colombia, donde reside su grupo de mercenarios “Militaires Sans Frontieres”, a los que lidera con ayuda de un joven Master Miller. Snake recibe la visita del profesor Ramón Galvez y su alumna Paz Ortega Andrade, quienes solicitarán su ayuda y la de sus mercenarios en un conflicto en Costa Rica, país que no dispone de ejército. Snake parece no tener motivos suficientes para arriesgarse, pero Galvez, además de ofrecer una base de operaciones en medio del mar para su ejército, tiene una sorpresa especial: una amiga de Paz, capturada por el enemigo, grabó una cinta en la que se oye hablar a alguien que parece ser… ¡The Boss! Snake, sorprendido, acepta la misión sin pensarlo. ¿Puede seguir viva su maestra, a la que él mismo mató diez años atrás? Para averiguarlo ponemos rumbo a Costa Rica, dónde comienza nuestra misión.
analisis metal gear solid peace walker analisis peace walker
Sin desvelar nada más de la historia, sólo comentar que respecto a este punto nos encontramos con un Metal Gear atípico. El juego acaba en el capítulo cuatro (con audio final incluido) y sin embargo nos advierte de la existencia de un quinto. Es altamente recomendable seguir jugando hasta ver el segundo final, ya que aquí es dónde se da sentido a la historia de Peace Walker. Como ya ocurriera en Metal Gear Solid 4, el uso del codec se ve enormemente reducido a simples indicaciones antes de cada misión o en el transcurso de las mismas. A pesar de ello, esta entrega nos ofrece unas grabaciones a modo de cintas de casette con conversaciones con el resto de personajes, que podemos escuchar fuera de las misiones.

Aunque al principio parezcan poco interesantes, sería conveniente echarles un vistazo porque contienen datos interesantes sobre la trama de la saga. De todas formas, tras el final del capítulo cuatro, cierto personaje aumentará nuestras ganas de oír estas cintas. A nivel jugable, podemos estar ante uno de los juegos de la saga más completos, incluyendo y mejorando los más importantes elementos de otras entregas y adaptándolos a las posibilidades que ofrece PSP.

Como en todo título de esta saga, nuestros comienzos serán difíciles. Con una vara eléctrica, un par de pistolas y algún fusil tendremos que abrirnos paso entre los soldados enemigos, siempre siendo premiados por provocar las menos alertas y muertes posibles. Aturdir o dejar noqueados a nuestros enemigos nos interesará mucho más, ya que contamos con un sistema de reclutamiento al estilo Portable Ops pero de una forma mucho más sencilla y práctica. El engorroso método de arrastrar los soldados hasta nuestro camión ha sido sabiamente sustituido por el sistema fulton, unos globos a los que amarraremos a nuestros rivales reducidos para que Miller se encargue de recogerlos en helicóptero.
mgs peace walker analisis peace walker analisis
Una vez reclutados, debemos asignarles un puesto de trabajo en nuestra Mother Base: “I+D” para producir mejores armas y objetos, “combate” para luchar en las operaciones exteriores y producir puntos con los que fabricar el armamento, “médico” para sanar más rápido a nuestros soldados heridos, “comedor” para alimentar y motivar a nuestra base y por último “inteligencia” para conocer mejor al enemigo y los terrenos por los que nos movemos. De esta forma, nuestro equipamiento irá mejorando en base a los soldados que vayamos reclutando en nuestras misiones y los documentos ocultos que encontremos en las mismas.

El reclutamiento de soldados se vuelve algo básico en el juego, ya que de esto depende el equipo que tendremos a nuestra disposición en las misiones. Pistolas, fusiles, subfusiles, rifles, ametralladoras, lanzacohetes, granadas y un largo etcétera conforman nuestro arsenal, además de las armas no letales como las revistas o las míticas granadas chaff. En cada categoría tendremos modelos y variantes para aburrir, pero además podremos evolucionar las armas y descubrir diferentes modelos conforme mejoran nuestros equipos de Mother Base. Empezaremos con versiones simples que poco a poco iremos subiendo de categoría, añadiendo accesorios o mejorando sus características.

Además, si solemos usar una determinada arma en concreto, Snake se familiarizará antes con ella y aumentaremos su nivel de uso, lo que conlleva una mejora en la precisión, velocidad al recargar el arma, etc. En los objetos más de lo mismo. Mismo sistema de evolución y nivel de uso, y con un gran abanico de posibilidades: raciones, refrescos, escudos, mate, colonia, varios tipos de radares y artilugios… la cantidad de material disponible en las misiones es sorprendente.

Por supuesto, ni el gran Big Boss puede llevar todo ese instrumental consigo. Peace Walker cuenta con un sistema de misiones cortas de cinco a veinte minutos de duración, antes de las cuales debemos elegir que armas y artilugios llevaremos con nosotros. También disponemos de varios tipos de trajes para Snake que debemos elegir en función de nuestro objetivo. Por ejemplo, si escogemos el traje de infiltración, los soldados no oirán nuestros pasos y tendremos un alto índice de camuflaje pero por contra sólo podremos llevar dos armas principales con escasa munición. En cambio, si elegimos el traje de combate, nuestros movimientos serán lentos y nuestro índice de camuflaje bajo pero podremos llevar tres armas principales con abundante munición. Por eso debemos tener siempre en cuenta cual es el objetivo de la misión que vamos a realizar, para hacer una buena elección tanto de traje como de armas y objetos. Es en esta preparación donde podemos escuchar las cintas que comentaba al principio y que también pueden servirnos de ayuda para la misión.

METAL GEAR SOLID: PEACE WALKER-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e historia.

PÁGINA 2 – Misiones, cooperativo y apartado técnico.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Mario Beltrán 15 | 07 | 2010