Metal Gear Rising: Revengeance es una propuesta notable que encantará a los amantes de los hack and slash más salvajes y frenéticos, entretendrá a los juagdores que busquen una experiencia repleta de acción sin frenos y decepcionará a los amantes incondicionales de la saga Metal Gear, algo lógico si tenemos en cuenta que la infiltración y el sigilo dan paso a la mayor explosión pirotécnica que la franquicia ha experimentado jamás.

metal gear rising review

Platinum Games entrega una obra que tiene en su jugabilidad el principal de sus atractivos. A nivel gráfico nos encontramos con un título menos completo, con diferentes problemas como escenarios algo pobres o texturas menos trabajadas, pero que también nos ofrece un diseño de villanos memorable y un protagonista, Raiden, que se gana por méritos propios al jugador. La campaña, tan intensa como corta, invita a la rejugabilidad, aunque no hubiera estado de más ofrecer un título más extenso.

Metal Gear Rising: Revengeance no es un título perfecto, pero si una propuesta recomendable para todos aquellos que disfrutaron de Bayonetta y que sienten predilección por los juegos hechos en Japón, alejados en muchos aspectos de los que se realizan en Europa o Norteamérica. Velocidad, acción y sangre se dan la mano para crear el Metal Gear más extravagante de los que hemos visto hasta el momento, abriendo una nueva vía de escape para la franquicia que encumbró a Kojima como uno de los grandes creativos del sector. Aquí Platinum toma la batuta de la dirección, pero sin el universo del nipón no hubiera sido posible crear Revengeance.

LO MEJOR

– El diseño de Raiden y de sus enemigos.
– Gran jugabilidad.
– Veloz, sangriento e intenso.

LO PEOR

– Errores en los subtítulos.
– Algunos escenarios más pobres que otros.
– A pesar de ser rejugable, muy corto para una única pasada.
– Algunos quick time events.
– La IA de los enemigos genéricos.

METAL GEAR RISING: REVENGEANCE-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción y Jugabilidad.

PÁGINA 2 – Apartado Técnico.

PAGINA 3 – Conclusiones.

Antonio López 20 | 02 | 2013