IT’S BULLET TIME

En materia jugable, Rockstar se muestra muy respetuosa en todo momento con el trabajo que ya realizó en su día Remedy. Esto quiere decir que la acción resulta muy similar a la que vivimos en las dos primeras entregas, con el uso del bullet time (con una barra que se irá vaciando según lo usamos) como principal reclamo estratégico a la hora de afrontar los tiroteos y las secuencias de acción. La principal novedad la encontramos en el sistema de coberturas, algo casi obligado a estas alturas, ya que los jugadores, para bien o para mal, nos hemos acostumbrado a poder cubrirnos de los enemigos con el entorno.

En este sentido, la gran R no innova en materia jugable, pero es por ese respeto hacia la jugabilidad original por lo que se van a ganar el cariño de los usuarios, sobretodo de los más nostálgicos (el primer Max Payne tiene ya 11 años). Así, podremos afrontar los tiroteos de formas diferentes: a saco, utilizando el bullet time para acabar con los enemigos a cámara lenta (aunque exponiendo nuestro cuerpo a los disparos) o de una forma más meditada, usando las coberturas y acribillando a los enemigos en el momento oportuno. ¿La forma ideal? Aunar las dos opciones para conseguir una tercera infalible.

max payne 3 favela

Esto no quiere decir que Max Payne 3 sea un juego sencillo. Como muchos otros títulos, ofrece varios niveles de dificultad, siendo el más bajo muy asequible para cualquier jugador, mientras que el más elevado solo está al alcance de los más valientes y experimentados. Durante la secuencias de acción, Max se moverá de una forma muy realista y tanto si está en el aire, como tirado en el suelo o cubierto tras un muro, tendrá la posibilidad de disparar. Esto propicia que, en muy escasas ocasiones, veamos algún “movimiento extraño”, pero no deja de ser una curiosidad que ni molesta ni rompe la experiencia jugable. A nuestra disposición tendremos un tremendo arsenal, desde pistolas hasta escopetas y rifles pasando por granadas y cocteles molotov. Los enemigos también irán muy bien armados y su IA está lo bastante desarrollada como para que no parezcan pollos sin cabeza. En lo que se refiere a rejugabilidad, Max Payne 3 nos ofrece una serie de objetos coleccionables que nos invitan a volver a disfrutar de la historia, por lo que podremos pasarnos la campaña en varias ocasiones si queremos conseguirlo todo.

Como en los juegos originales, aquí también tendremos una barra de salud indicada con una silueta de Max en la interfaz de juego que, por otra parte, resulta de lo más simple y directa: un ligero punto de mira, la barra de salud y analgésicos y un indicador de armas y munición. Podremos llevar dos armas ligeras (pistola o subfusil) y un arma de gran calibre (como un rifle o una escopeta). Las armas ligeras podrán utilizarse a dos manos, lo que garantiza una orgia de tiros y destrucción. Al seleccionar las armas a dos manos, Max dejará caer el arma de gran calibre dada la limitación del inventario. Todo muy del estilo de los primeros juegos. El respeto por los títulos originales queda patente en todo momento.

UNA RESACA DEL DEMONIO

Entrando en materia gráfica, Max Payne 3 juega en otra liga. En pocas ocasiones hemos visto escenarios tan bien construidos, repletos de detalles, confirmando el gran trabajo de investigación que ha realizado Rockstar, especialmente en la parte de las favelas de Sao Paulo, capítulos en los que creeremos estar deambulando por esas peligrosas calles de verdad. El motor utilizado por la compañía nos muestra unos personajes perfectamente modelados, unas grandes expresiones faciales (la animación del propio Max es para quitarse el sombrero) y unos entornos que desearemos mirar con detenimiento a pesar del silbar de las balas sobre nuestra cabeza.

Mención especial se merece el sistema de físicas. Cada muerte será diferente y los enemigos reaccionarán de variadas formas según el lugar de su cuerpo donde haya impactado la bala y el tipo de arma que hayamos utilizado. Claro está, el cuerpo del propio Max reaccionará de una forma u otra según el lugar donde le alcance la bala. Aquí también juega un papel importante el tipo de arma y munición que hayamos utilizado, por lo que no será lo mismo disparar una pistola de 9mm que un rifle de munición pesada. Cuando hayamos limpiada la zona de enemigos, la última muerte se mostrará con una cámara especial, que podremos ralentizar a nuestro gusto. Max Payne 3 es una propuesta cruda, sin concesiones, por lo que en ocasiones veremos muertes impactantes y desagradables.

max payne 3 incendio

Todas las secuencias del título están realizadas con el mismo motor que las escenas ingame y, para perfeccionar aún más la experiencia cinematográfica que ofrece Max Payne 3, no apreciaremos pantallas de carga propiamente dichas (salvo en los menús, lógicamente).La cinemática dará lugar al gameplay de forma fluida y natural gracias a pequeños trucos que los más conocedores del sector sabrán apreciar. La versión que hemos utilizado para analizar en JuegosdB era la de Xbox 360, una edición que viene presentada en dos discos, algo que entendemos más que justificado dado el gran nivel técnico de la propuesta y que tampoco debería preocupar a los jugadores.

Con todo, Max Payne 3, entendemos, tiene un gran pero. Aquellos que hayan jugado a las dos primeras entregas recordarán el excelente trabajo de doblaje y localización al español que se hizo de la propuesta. Y es en este punto donde debemos darle un tirón de orejas a Rockstar. Todos sabemos de sobra que la compañía no localiza sus juegos más que con unos efectivos subtítulos. Hasta aquí todo genial. En JuegosdB no queremos un Grand Theft Auto doblado, nos vale con unos buenos textos en español. Pero esta saga necesita, lo pide a gritos, estar doblada al idioma de cervantes. Es cierto que el trabajo de James McCaffrey narrando la trama en off es soberbio, pero echamos de menos las reflexiones de Max en nuestro idioma, por muchos subtítulos que nos acompañen. La banda sonora, así como los efectos de audio, roza la matrícula de honor. Y que las secuencias en portugués aparezcan subtituladas en portugués ayuda a meternos en la historia y sentirnos como Max: solo entenderemos los insultos. Pero un Max hablando en castellano, con el mismo doblador que hace 11 años, nos hubiera vuelto definitivamente locos.

MAX PAYNE 3-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción, argumento e influencias.

PÁGINA 2 – Apartado Técnico y Jugable.

PÁGINA 3 – Multijugador.

PÁGINA 4 – Conclusiones.

Antonio López 14 | 05 | 2012