CREACIÓN DEL PERSONAJE

mass effect 2 character
Se ha hablado, y mucho, sobre la posibilidad de importar una partida guardada de Mass Effect en esta secuela. Esta interesante novedad nos permite recuperar ciertos puntos para nuestra personalidad, así como créditos y recursos, aunque nada más empezar el juego tendremos la oportunidad de escoger una de las distintas clases del título –Soldado, Infiltrado, Vanguardia, Centinela, Adepto e Ingeniero– y decidir si queremos cambiar nuestro aspecto físico. En esta segunda entrega hemos optado por escoger al modelo predeterminado del Comandante Shepard, tras acostumbrarnos a su voz y presencia en los spots promocionales, aunque os recordamos que podréis configurarlo como queráis, hombre o mujer, sin que ello suponga cambios en la trama, más allá de las posibles relaciones amorosas.

Y es que sabemos que os lo estáis preguntando. ¿Encontrará Shepard un nuevo amor? ¿Habrá otra escena subidita de tono? A lo que os contestamos. ¿Es qué no conocéis a Bioware? Una de las tónicas habituales de la compañía canadiense es añadir alguna subtrama romántica con algo de sexo no explícito, por mucho que los amantes del píxel quieran hacernos creer lo contrario. Aquí también veremos como nuestro querido “casanova” se interesa por casi todas las protagonistas femeninas –no hemos comprobado que sucede con Shepard mujer–, sin importar su edad, raza o religión. Desde luego, no se puede negar que nuestro protagonista sea un hombre moderno.

MEJORA DE ARMAS E INVESTIGACIONES

Otro de los grandes cambios, y que nos ha parecido un verdadero acierto, es la eliminación del inventario. Ahora no tendremos que preocuparnos por escoger entre un montón de armas diferentes, si no que tendremos a nuestra disposición un arsenal más reducido, que podremos asignar y cambiar siempre que lo deseemos en momentos clave de la historia, entre misión y misión o en varios armarios distribuidos por el escenario. Lo mismo sucederá con las armaduras, que serán siempre las mismas.
mass effect 2 weapons mass effect 2 planet scanner
Por supuesto, para que nuestro personaje sea más letal y efectivo en el transcurso de la historia podremos realizar una serie de mejoras e investigaciones que nos ayudarán a crear las mejores armas y armaduras, además de hacer pequeños arreglos en nuestra nave y cambios en ciertas aptitudes de los aliados de pelotón, a los que podremos vestir de diferentes formas si nos ganamos su máxima lealtad.

Gracias a la recolección de recursos en los planetas inexplorados iremos mejorando nuestras armas. Todas serán susceptibles al cambio y todas experimentarán los añadidos, por lo que no tendremos que preocuparnos por unas u otras. Lo mismo sucederá con la armadura, con nuestra capacidad de medigel y habilidades, así como con varios elementos más que es mejor que descubráis por vosotros mismos. Por supuesto, también tendremos acceso a determinadas novedades tecnológicas si buscamos bien por los diferentes escenarios, aunque la gran mayoría estarán disponibles desde las terminales de nuestra nave y activando ciertas opciones de diálogo con nuestra tripulación, siempre dispuesta a echar una mano.

BIOWARE Y SU GRAN SPACE OPERA INTERACTIVA

No podemos terminar este análisis sin reseñar como se merece a la gran responsable de este éxito interactivo. Bioware ha sabido crear un universo fantástico, donde se aúnan todas las virtudes de un género tan complicado como la ciencia ficción, donde siempre existe la posibilidad de caer en el ridículo más absoluto. Pero cuando el trabajo se hace con ganas y bien los resultados suelen ser óptimos, algo que demuestra con creces Mass Effect 2.
mass effect 2 ingame bioware mass effect 2 bioware
A la espera de poder disfrutar con la tercera y última parte de esta trilogía, la segunda entrega se antoja magistral, demostrando de lo que es capaz una buena historia, dejando claro que el término “Space Opera” puede dar mucho juego en consolas. Crear una trama convincente e interesante es bastante complicado, pero Bioware sabe ofrecer a su público lo que quiere, siempre siendo fiel a unos cánones de calidad y estilo muy reconocibles, que han convertido a la empresa canadiense en una de las más grandes del rol occidental. Aunque difiere bastante del rol que se realiza en oriente, Bioware sabe aportar ese elemento de acción directa que prefieren los norteamericanos y los europeos, sin perder su personalidad por el camino.

El resto ha venido dado gracias a una primera parte que consiguió entusiasmar a un buen montón de jugadores en todo el mundo. Las bases ya eran sólidas y un nutrido e interesante grupo de personajes protagonistas y secundarios como el de Mass Effect han hecho el resto, consiguiendo un elenco de criaturas, aliados y enemigos digno de la mejor película coral de Robert Altman. Ahora no podemos más que esperar una nueva entrega y seguir disfrutando y rejugando Mass Effect 2 que, contra todo pronóstico, resulta muy disfrutable una vez descubierto su final. Sus 25/30 horas de duración –depende de la forma de jugar, de explorar y demás– no son impedimento para pasarlo en varias ocasiones.
mass effect 2 logo
Bioware sigue con paso firme hacía la creación de la trilogía de ciencia ficción más importante del sector interactivo. Cual George Lucas cinematográfico, los chicos y chicas responsables del proyecto pueden sentirse orgullosos y orgullosas. Han demostrado ser capaces de hacer aventuras épicas como Dragon Age: Origins y de arriesgar con multijugadores online como Star Wars: The Old Republic. Han hecho del rol su bandera, aportando nuevas ideas y, lo que es más importante, ofreciendo historias dignas y adultas, lo que no siempre puede decirse de un género tan difícil como la ciencia ficción. Mass Effect 2 es un imprescindible y, como tal, debe estar presente en las estanterías de todos aquellos que se consideren amantes de los videojuegos y de las grandes epopeyas espaciales.

MASS EFFECT 2-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e Historia.

PÁGINA 2 – Influencias y Apartado Gráfico.

PÁGINA 3 – Sonido y Jugabilidad.

PÁGINA 4 – Editor de personajes, armas y Bioware.

PÁGINA 5 – Conclusiones.

Antonio López 17 | 02 | 2010