Saltamos de nuevo a la pista central para disfrutar de nuevo con la saga tenística de Nintendo. Una experiencia Arcade fácil de asimilar pero muy difícil de dominar a la perfección, un plantel de personajes basados en el universo de Mario digno de mención, golpes especiales, dejadas imposibles y acción frenética en cada punto.

La esencia de Mario Tennis, grabada a fuego por Camelot en el primer título de la franquicia programado para la recordadísima Nintendo 64, da el paso a las 3D estereoscópicas y al mundo de las pantallas táctiles para superar un nuevo nivel. Los fanáticos de la saga lo estaban esperando, pues si de algo se caracterizan estos títulos es de representar la calidad de un buen Arcade deportivo, tal y como lo hace también la franquicia Mario Golf.

No obstante, Camelot ha basado su experiencia en el medio para ofrecernos una nueva vuelta de tuerca a su título estrella, pero sin arriesgar la experiencia final dejando casi imperturbables su pilares fundamentales. ¿Acierto o error? Seguid leyendo para saberlo todo sobre el divertidísimo Mario Tennis Open.

JUGABILIDAD DIRECTA

Antes de entrar en el debate sobre si es o no recomendable utilizar el sistema táctil implementado en el juego, vamos a hablar del sistema de control de Mario Tennis Open. Tendremos a nuestra disposición una gran variedad de golpes, que resultan perfectos para abordar cualquier tipo de situación sobre la pista. Golpes liftados, cortados, mates, boleas, dejadas, globos y demoledores movimientos especiales.

Sin duda alguna, dominar estás técnicas nos permitirá obtener buenos resultados tanto si jugamos solos como si deseamos demostrar nuestras habilidades en el multijugador. Y aquí es cuando entran en juego las opciones de control que pone a nuestra disposición Camelot en la última versión de Mario Tennis.

mario tennis 3ds

Durante los partidos podremos utilizar el sistema clásico de control, a saber; stick analógico para el movimiento del personaje y botones para realizar los distintos tipos de golpes. Además, también podremos utilizar el panel táctil para acceder a los movimientos de nuestro personaje. De diseño personalizable, este panel también nos servirá de asistente para situaciones difíciles, pues en todo momento nos estará recomendando el tipo de golpe que deberíamos realizar. Además, para efectuar golpes más potentes será imprescindible dominar la posición de nuestro jugador, para activar los movimientos especiales sincronizando también la pulsación en la pantalla táctil del golpe específico.

De todas formas, también es posible combinar ambos modos para sacar provecho del control que nos ofrece el título que nos ocupa, o elegir exclusivamente un método en particular. Entre todas las opciones que se ponen a nuestro alcance, sin ningún tipo de dudas la clásica resulta la más cómoda y gratificante en pro de conseguir una experiencia más divertida y directa, pues el hecho de tener que mirar a la pantalla táctil perdiendo el contacto con el terreno de juego resulta bastante incómodo si optamos por aprovechar dicha opción.

TENIS PARA RATO

Por otra parte, los modos de juego que ofrece Mario Tennis Open nos permitirán divertirnos durante bastante tiempo tanto solos como acompañados. Cuando desplegamos las opciones del modo para un jugador, además del imprescindible “Exhibición”, lo más atractivo a primera vista reside en los Torneos. A lo largo y ancho de variados escenarios (que van desde pistas realistas hasta representaciones fantasiosas de escenarios basados en la saga Mario) nos enfrentaremos en minicampeonatos contra oponentes de dificultad creciente, con el objetivo de hacernos con todas las Copas del juego, conseguir dinero que canjear en la tienda o logar desbloquear personajes o diversos extras.

En todos los modos podremos definir si jugamos con un personaje del universo Mario, o preferimos dar forma a nuestro propio Mii convirtiéndolo en un verdadero campeón, mientras le compramos complementos que le permitan mejorar sustancialmente en el terreno de juego. De esta forma, resulta interesante superar todos y cada uno de los modos existentes en el título, destacando especialmente el que nos permite conseguir extras por medio de varios minijuegos. Al clásico “Tiro al Anillo” se une el simpático “Tintomanía”, donde deberemos hacer frente a las acometidas de las plantas pirañas escupe-bolas; y el nostálgico “Super Mario Tennis”, una suerte de frontón donde golpearemos sobre una pantalla para recoger monedas, lograr diversos power-ups y superar obstáculos mientras un pequeño Mario Retro avanza a través de diferentes fases de avance lateral.

mario tennis open n3ds

Y la guinda del pastel la pone el modo multijugador online, sobre todo, porque sudaremos tinta para hacernos un hueco entre la élite mundial. No es recomendable probar este modo a las primeras de cambio si queremos jugar contra cualquier oponente del globo, ya que antes es imprescindible desarrollar aptitudes en el modo un jugador, conseguir establecer un carácter definido a nuestro Mii comprando los accesorios idóneos para personalizarlo en el modo “Mi Cuarto” y, en definitiva, hacer un uso estratégico de los tiros especiales en el momento justo del encuentro. Sin duda, todo un desafío a nivel particular y la modalidad más longeva del título en general.

Existen otras opciones que no pasan de lo anecdótico, como la posibilidad de conseguir nuevos personajes mediante códigos QR disponibles mediante diversos medios, o la opción de utilizar el giroscopio de nuestra Nintendo 3DS para cambiar el punto de vista durante el juego y apuntar en el saque de forma precisa. De todos modos, no recomendamos esta opción cuando nos enfrentemos a un rival que nos pueda dar problemas, pues el cambio de perspectiva no siempre garantiza una mejor visión del terreno.

VISUALMENTE ATRACTIVO

Mario Tennis, a pesar de no exprimir el hardware sobre el que corre, si ofrece un planteamiento gráfico muy destacable. El modelado de los personajes, así como su animación, rayan a un gran nivel. La representación de los escenarios está a la altura de títulos como Mario Kart o Super Mario 3D Land (aunque obviamente resulta más sencillo generar estos escenarios bajo un contexto deportivo como el que nos ocupa) y los efectos gráficos añaden vistosidad al conjunto, que gana en profundidad con el 3D activado. Por otra parte, a nivel sonoro sigue la estela de los videojuegos basados en el fontanero italiano: simpáticas sintonías, efectos de sonido simpáticos y escasas voces, eso sí, dobladas al castellano. Para finalizar, todos los textos están traducidos al español.

MARIO TENNIS OPEN-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Sergio Melero 28 | 05 | 2012