GIGANTE CON ROMBITO


Los Sims Medieval es un producto derivado difícil de clasificar y sólo comparable con sus antecesores -Los Sims Historias o Los Sims 2 Náufragos-. Irónicamente, el título sacrifica la esencia simuladora de la serie para crear una de las comunidades de personajes virtuales más realista y empática de la presente generación. Las pantomimas bípedas forman un vínculo invisible con su hacedor no sólo gracias a las preocupación de éste por su supervivencia, sino también porque los héroes jugables no son compartimentos estanco; las decisiones tomadas por un elegido en sus misiones afectarán el destino del resto. Incluso el más cínico no podrá evitar esbozar una sonrisa paternalista cuando su espía se dirija a la taberna en busca de su contacto y se encuentre con otro protagonista pasando el rato con la familia. Ocurrirá el efecto contrario durante el regicidio, traición en la que el usuario se clavará un frío puñal en su propia espalda.

Pero incluso la muerte del primer héroe creado y mimado por el Guardián será un momento ágil y divertido, aparición de la icónica Sim Parca incluida. La aventura rezuma carisma, humor y originalidad ininterrumpidamente para iluminar las concepciones que se puedan tener de la Edad Oscura. Los golpes de ingenio se encuentran por todas partes, desde el entrenamiento épico para vencer a una horda de ratillas hasta el caballero con el rasgo “Una ballena se comió a mis padres” que tiene como tarea diaria ir a la playa para cantarle las cuarenta al impasible océano.

La sensación de vacuidad, en lugar de provenir de Los Sims, surge de los contenidos que se repiten en todos los modos. La reiteración de búsquedas disuelve la chispa de las primeras veinte horas hasta que tan sólo quedan breves partidas compuestas por clics rápidos y sin vida. Los personajes no crecen y sus limitadas necesidades vitales hacen del libre albedrío una espina clavada para los fans que simplemente querían un Los Sims 3 hábilmente remodelado. Rey, bufón, hechicero o curandero… pese a sus profesiones divergentes, todos acabarán convertidos en mercenarios de la rutina.

Por lo tanto, Los Sims Medieval es un entretenimiento a corto plazo recomendable si no se espera una experiencia de simulación social ni una desviación rolera pura y dura. Con su premisa y estructura, el nuevo título de EA y The Sims Studio ha dado con una fórmula única que, si se pule debidamente en inevitables continuaciones espirituales, demostrará que los gigantes del pasado sobre cuyos hombros deben alzarse los enanos emprendedores para avistar horizontes prometedores tenían un rombito verde encima de sus cabezas.

LO MEJOR

– Una formula única que evita comparaciones con entregas originales.
– La originalidad de las misiones.
– Excelente sentido del humor.

LO PEOR

– Bugs, bugs, bugs…
– Contenido repetitivo.
– Interfaz caótica.

LOS SIMS: MEDIEVAL-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Daniel Cáceres 15 | 04 | 2011