Si hay algo que ha lastrado el lanzamiento de PS Vita es la carencia, en un principio, de un catálogo global sólido. Afortunadamente para todos aquellos que confían en la máquina, la nueva portátil de Sony está remontando a marchas forzadas gracias a videojuegos de gran calibre, como por ejemplo Gravity Rush o el ultra-reciente New Little King’s Story.

Pero, sin ninguna duda, si hay un juego que nos ha sorprendido tanto a nivel gráfico como jugable ese es LittleBigPlanet. Toda la esencia de la saga ha sido condensada en una pequeña tarjeta plena de imaginación, desbordada de opciones creativas y, sobre todo, digna de llevar el nombre de una franquicia que ha sido partícipe del nacimiento y el desarrollo del fenómeno “create and share” gracias a sus revolucionarios conceptos.

Muchos pensaron en este LittleBigPlanet como un juego menor, principalmente porque no ha sido desarrollado por Media Molecule de forma integral. En su lugar, los chicos de Tarsier Studios demuestran con soltura que conocen hasta el más mínimo detalle de la serie (no en vano han diseñado diversos contenidos para los dos videojuegos aparecidos en PS3), hecho que resulta imprescindible si se desea sobre llevar un proyecto de esta envergadura con soltura. Y si surge algún problema, siempre están los chicos de Media Molecule en calidad de supervisores para asegurar que la producción sea digna de la franquicia.

EL DESANGELADO REGRESO DEL TITIRITERO

La historia principal de LittleBigPlanet es sencilla. El Titiritero, después de una buena temporada carente de la gracia y el salero que antaño caracterizaban al planeta Carnavalia, decide poner punto y final a su carrera eligiendo el exilio. Pero su retorno iba a ser recordado (que no celebrado) por todos sus habitantes.

Con su ejército de “Vacíos”, el titiritero pretende sembrar el caos y arrancar el alma de todo aquel que ose acercarse al planeta Carnavalia. Tú, bajo la apariencia de un inocente Sackboy, eres la principal esperanza de esta tierra.

Por todos es sabido que, a pesar de la importancia del modo historia en cualquier LittleBigPlanet que se precie, lo que pone de relieve la calidad de la producción que nos ocupa es la capacidad de creación que brinda al usuario. La comunidad en torno al videojuego es tan importante o más que el producto en si, en aras de enriquecer su universo con nuevos contenidos accesibles a nivel mundial por cualquiera que desee disfrutar sin medida. Por estas razones, existen varios niveles de disfrute de LittleBigPlanet, según la proporción de horas que el jugador este dispuesto a dedicarle.

LA JUGABILIDAD CLÁSICA DE LA SERIE…

…potenciada gracias a las particularidades de PS Vita. Los chicos de Tarsier Studios han sabido calibrar con garantías una fórmula jugable asentada en la excelencia, para añadir matices de control particulares con personalidad propia. De esta forma, el control de los Sackboys sigue siendo tan característico como siempre, y las “escasas” acciones que podremos realizar son suficientes para conformar una compleja experiencia, muy ligada al uso de las físicas complejas en tiempo real dentro de un planteamiento de avance lateral.

lbp ps vita

Además, los secretos estarán a la orden del día en LittleBigPlanet, pues el hecho de contar con 2 niveles de profundidad por donde avanzar hace que muchos objetos estén estratégicamente situados en lugares que, a priori, parecen inaccesibles.

Para completar la ecuación, el modo cooperativo del título nos permitirá, además de completar situaciones de otra forma imposibles de superar, disfrutar en compañía de otros tres sackboys dentro de los alocados niveles que conforman el videojuego de Tarsier Studios. Para redondear la jugada, la pantalla táctil de PS Vita nos proporcionará diversión sin límite a través de los niveles especiales del juego, además de servir como un método de control complementario necesario para mover determinadas plataformas y objetos especiales, por no hablar del Trackpad trasero, ideal para salir de algún que otro peliagudo entuerto.

COMPLEMENTOS Y MÁS COMPLEMENTOS

Uno de los alicientes de cualquier LittleBigPlanet que se precie es la cantidad de complementos que podremos desbloquear mientras avanzamos en el juego. Pegatinas, disfraces, pelucas, trajes, cascos y todo tipo de parafernalia de todos los estilos imaginables estarán a nuestro alcance en cualquier rincón de los imaginativos escenarios.

Una vez en nuestro poder, podremos acceder a esos extras desplegando nuestro pop-it y, por primera vez, manejándolo a gran velocidad gracias a nuestra pantalla táctil. El “toque mágico” mencionado en el juego se ve reflejado en cada uno de los modos de LittleBigPlanet, en la mayoría de los casos, con brillantez. Además, los niveles extra a los que podremos acceder encontrando las llaves repartidas por Carnavalia nos permitirán acceder a minijuegos realmente imaginativos que nos dan la oportunidad de disfrutar con PS Vita situando la pantalla en disposición horizontal. Pese a que en determinadas ocasiones el control táctil no es todo lo cómodo que debería, funciona bien al nivel global.

Por si esto fuera poco, lo realmente adictivo que resulta intentar conseguir el 100% en todos los niveles, unido al desafío que supone hacer lo propio en el mundo de las recreativas (donde “desconectaremos” del planteamiento principal de LittleBigPlanet para sumergirnos dentro de videojuegos de corta duración bastante adictivos) y la imaginación puesta por Tarsier en el diseño de niveles, obran de nuevo el milagro. No obstante, es obvio que no nos encontramos ante la revolución que supuso el primer videojuego de la franquicia ni tampoco ante el avance que introdujo la segunda parte, hechos que no empañan el tremendo potencial del modo edición del título. Pese a ello, se sitúa muy por encima del LittleBigPlanet diseñado exclusivamente para PSP.

Para terminar, debemos resaltar que la herramientas que pone a favor del usuario LittleBigPlanet son más que suficientes para pasar meses y meses creando espectaculares escenarios de forma intuitiva, debido a que los nuevos complementos del juego se pueden manejar también con nuestros propios dedos sobre la pantalla táctil. Además, contaremos con la oportunidad de crear nuestros propios minijuegos utilizando a nuestro antojo herramientas más complejas y mecanismos para lograr imprimir vida al los mismos.

BELLEZA CIRCENSE

A nivel visual, el juego es simplemente excepcional, representando una de las experiencias tridimensionales más espectaculares vistas en un sistema de entretenimiento portátil. Pese a que la calidad global del título no es tan apabullante como la mostrada por las versiones de PS3, se acerca de tal manera que muchas veces nos quedaremos con la boca abierta admirando la calidad de las texturas, la iluminación, el modelado y las físicas de LittleBigPlanet.

ps vita lbp

Todo está recreado con un gran gusto por el detalle y una brillante dirección artística, enfatizando el carácter teatral del videojuego. Las texturas de los materiales, unidas a la representación de los sackboys y la conseguida recreación de las físicas dentro del título, son aspectos que se combinan de forma perfecta con un sistema de iluminación en tiempo real sorprendente. Además, las animaciones no le van a la zaga y dotan de vida a un universo plagado de imaginación con eficacia. Algunas ralentizaciones cuando acumulamos demasiados objetos en pantalla y defectos gráficos no demasiado importantes son algunos puntos grises del título.

Por su parte, el acompañamiento musical es muy efectivo. Acordes de trompeta, entremezclados con acordeones, platillos o pianolas enfatizan el carácter circense de un videojuego que, desde ya, se ha convertido en un imprescindible de PS Vita.

LITTLEBIGPLANET-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Sergio Melero 05 | 10 | 2012