CONCLUSIONES

last window review
Bien es cierto que no estamos ante un título cargado de acción, misterio y aventura, por ello, si lo que buscáis en esta novela policíaca es recorrer los escenarios repartiendo tiros a diestro y siniestro, este juego no es para vosotros. “Last Window” ofrece un modo de juego diferente, más cercano a la lectura de una buena novela que a un juego de aventuras.

Pese a que no resulta tan novedoso como lo fue en la primera entrega, la jugabilidad del título conseguirá sumergirnos en una apasionante trama, con puntuales y originales puzles que nos ayudarán a avanzar en la aventura, puzles que utilizan satisfactoriamente las posibilidades que ofrece la portátil de Nintendo.

Los carismáticos personajes tienen un cuidado diseño que, junto con una animación soberbia, cargada de marcados gestos, refuerza la sorprendente personalidad de cada uno de ellos. Los cuidados diálogos nos ayudarán a desvelar el inquietante misterio que se esconde tras las paredes de los Apartamentos Cape West, cuyos escenarios ofrecen multitud de objetos que podremos inspeccionar en busca de pistas, hasta el objeto más insignificante puede ser una pieza clave para resolver el caso.

LO MEJOR

– El carisma de los personajes, en especial de Kyle Hyde, su particular sarcasmo nos arrancará más de una sonrisa.
– La música. Una banda sonora sencilla, con claras reminiscencias jazz y con cada canción en el momento justo que no nos hará echar de menos las voces de los personajes.
– El argumento, muy elaborado. Con diálogos extensos y cuidados que hacen que el juego enganche a más no poder.

LO PEOR

– Dylan Fitchar, un personaje cuyo afán por conocer todo lo que sucede en el edificio se hace odiar.
– Los sprites están muy poco cuidados. Son demasiado estáticos, pixelados y borrosos.
– Que posiblemente estemos ante el último juego de Kyle Hyde y, lo que es peor, de Cing, que recientemente se ha declarado en bancarrota.

LAST WINDOW: EL SECRETO DE CAPE WEST-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Silvia Galiana 27 | 09 | 2010