analisis-pb-winterbotton-xbox-live
Sin hacer ruido y casi de tapadillo, llegó hace unos días al bazar Arcade de Xbox Live un título bastante peculiar. 2010 nos tiene pendientes de grandes juegos y parece que nos hemos olvidado de las posibilidades de los títulos distribuidos mediante descarga digital. Tras unos primeros meses algo flojos, hemos descubierto que la primera gran obra en aparecer en formato descargable tiene nombre: Las desventuras de P.B. Winterbottom. La nueva creación de 2K Play, desarrollada por The Odd Gentlemen, ya ha sido definida por algunos medios como el “nuevo Braid”, lo que no hace más que dejar patente su sorprendente puesta en escena y originalidad.

Anunciado hace un par de años en el E3 de Los Ángeles, el proyecto tardó en coger forma pero, una vez que hemos tenido la ocasión de disfrutarlo, comprobamos que la espera ha merecido la pena. Las desventuras de P.B. Winterbottom es un título fresco, original, un verdadero homenaje al cine mudo de los año 20, que hará las delicias de los amantes de las plataformas y los juegos más clásicos. Una obra destinada a convertirse en título de cabecera para los jugadores más tradicionales y que esperamos tenga el éxito que se merece, a pesar de tratarse de una producción bastante alejada de comercialismos. Os invitamos a descubrir las razones principales de su notable calidad en este pequeño pero entusiasta análisis.

ESTÉTICA DE CINE MUDO

Lo primero que llama poderosamente la atención de la propuesta interactiva de The Odd Gentlemen es su atractivo apartado visual. A diferencia de los juegos contemporáneos que se deben vender en formato físico, la descarga digital permite algo más de libertad, por lo que Las desventuras de P.B. Winterbottom apuesta por una estética similar a la del cine mudo, simplemente basada en una poderosa y divertida banda sonora y los típicos carteles tipográficos que nos explican, con mucho humor, la historia.
analisis las desventuras de pb winterbottom las desventuras de pb winterbottom analisis
Como decíamos en la introducción del análisis, el título es todo un homenaje al cine mudo de los años 20. Los más cinéfilos disfrutarán descubriendo guiños e inspiraciones del mítico Buster Keaton o de las más alocadas comedias de El Gordo y El Flaco. Por supuesto, todo ello se sustenta con un personaje protagonista a la altura, cual Charles Chaplin en Tiempos Modernos o La Quimera del Oro. El señor Winterbottom sostiene todo el peso de la trama, siendo el único personaje que aparece a lo largo del juego…bueno, si no tenemos en cuenta los infinitos clones de si mismo que podrá realizar para conseguir su cometido.

Un cometido que resulta tan sencillo de comprender como difícil de conseguir: comerse todas las tartas del mundo. Y es aquí donde radica la belleza del juego, lo que hace de esta obra el título ideal para regalar a los jugadores más tradicionales de cada casa. La simplicidad de la historia esconde una jugabilidad muy bien pensada e implementada, que nos irá enfrentando a un serie de rompecabezas realmente complicados, donde la curva de dificultad irá siempre en ascenso y que terminará rompiendo los esquemas de aquellos que se consideran unos buenos estrategas.

Pero, volviendo a la estética del juego, no podemos más que aplaudir la valentía de 2K y la desarrolladora a la hora de crear un título en blanco y negro, algo que no se estila nada en el sector interactivo. Al atreverse con este formalismo clasicista, aquellos que disfrutaron de lo lindo con la inteligencia y propuesta artística de Braid lo harán con Las desventuras de P.B. Winterbottom. Pocos juegos consiguen el calificativo de “arte” y este lo logra sólo con unos minutos de gameplay, dejando a las claras sus intenciones creativas a la par que jugables. Y es que, aunque sea importante una buena historia y una mejor jugabilidad, lo cierto es que siempre sabremos apreciar los envoltorios atractivos. Y, sin duda, el señor Winterbottom ofrece un apartado visual original exquisito.

SENCILLA JUGABILIDAD

pb winterbottom gameplay
Antes de continuar, debemos dejar una cosa clara. Que la jugabilidad sea sencilla no implica que el desarrollo del juego también lo sea. La propuesta de The Odd Gentlemen se basa en la utilización de unos pocos botones y el siempre útil stick analógico. Podremos activar interruptores y golpear a nuestros clones con la X mientras que saltamos con A y planeamos dejándola pulsada. Pero, a pesar de este sencilla jugabilidad, el verdadero reto será saber encajar todas las piezas del puzzle para conseguir el delicioso pastel de cada nivel.

Así, veremos como el juego se divide en cinco películas distintas, no excesivamente largas, pero que nos llevarán horas y horas si no utilizamos ninguna guía o ayuda para su conclusión. La línea de dificultad está perfectamente pensada y en cada nuevo nivel encontraremos más problemas y restricciones para, por ejemplo, crear o destruir clones. Clones que, por otra parte, se convierten en el motor principal de la jugabilidad. Gracias a ellos podemos construir torres sobre las que trepar, utilizarlos como meros señuelos o divertirnos viéndolos imitar nuestros movimientos.

Uno de los pocos problemas que encontramos en Las desventuras de P.B. Winterbottom es la capacidad del título para crear frustración en el usuario y sacarlo de sus casillas. Como decimos, en más de una ocasión tendremos que estrujarnos tanto el cerebro que comenzaremos a odiar al señor Winterbottom y, lo que es peor, creeremos no ser capaces de solventar un determinado puzzle, por lo que puede que nos demos por vencidos. Con todo, el título no está destinado a jugadores que busquen algo sencillo, por lo que el reto resultará interesante a todos aquellos que disfruten con este tipo de ejercicios mentales.
pb winterbottom ingame pb winterbottom xbox live
Su corta duración también influye en la percepción del título. Además, si sumamos la escasa rejugabilidad y la ausencia total de multijugador, puede que algún posible comprador se eche para atrás. Pero, si tenemos en cuenta el irrisorio precio de 800 Puntos Microsoft –unos 10 euros– del título, estamos bastante convencidos de que su compra os traerá más de una alegría. Por supuesto, los cazadores de logros quedarán saciados y aquellos que busquen algo diferente, más aún.

UN CONJUNTO NOTABLE

Puede que Las desventuras de P.B. Winterbottom no resulte una obra maestra, pero es el ejemplo perfecto de título que aparece sin hacer ruido, gusta a la prensa especializada y, con el paso del tiempo, se convierte en una obra de culto para miles de aficionados a los juegos más clásicos. Si a lo anteriormente destacado sumamos un uso de la música y de los efectos de sonido magistral, nuevamente inspirados por el cine clásico y su particular estilo narrativo, nos encontramos con un proyecto a revindicar, que nos sorprende no haya contado con algo más de promoción en meses previos a su lanzamiento.

Las limitaciones que irán surgiendo a lo largo de los niveles nos darán más de un quebradero de cabeza, por lo que disfrutaremos aún más del juego. Para no chafaros la fiesta os dejaremos su descubrimiento para cuando juguéis el título, pero ya os adelantamos que en más de una ocasión no sabréis que pasaba por la cabeza de los chicos y chicas de The Odd Gentlemen cuando creaban esas situaciones tan complejas. Situaciones que esperamos vuelvan a repetirse en proyectos futuros, ya que su primer trabajo resulta original y muy atractivo.

La cosecha de juegos descargables de sobrada calidad sigue creciendo en este 2010. Aún no se han anunciado muchos de los que están por llegar, pero ya tenemos el primer imprescindible de la temporada en Xbox Live. Puede que no sea un juego destinado a un público masivo, pero nos complace saber que aún se arriesga y se innova en el sector, con aventuras de corte tradicional y que dejan un grato sabor de boca. Las desventuras de P.B. Winterbottom es una propuesta que aquellos que vivieran las generaciones previas a PlayStation y similares deberían probar. Un título que aporta diversión y los suficientes alicientes como para convertirse en una obra de culto. Y, si no, tiempo al tiempo. O, como diría Winterbottom, clones a los clones.

LAS DESVENTURAS DE P.B. WINTERBOTTOM-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis del juego.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Antonio López 23 | 02 | 2010