MOTIONSCAN

Con todo lo dicho anteriormente, la jugabilidad de L.A. Noire no sería lo mismo sin el impresionante trabajo gráfico que ofrece. Como ya se han encargado de promocionar los responsables del proyecto, el título hace gala de unas animaciones faciales nunca antes vistas en el sector del ocio electrónico. Gracias al nuevo sistema MotionScan que permite registrar cualquier expresión facial significativa, tenemos un apartado técnico apabullante en todos los sentidos. Los interrogatorios en los que se basa buena parte de la jugabilidad no tendrían sentido sin un potente sistema de animaciones faciales, por lo que Team Bondi y Rockstar han puesto todo su empeño en hacerlo a lo grande.

Aquí entra en juego la labor de los actores profesionales que han trabajado en el desarrollo del título. Todos y cada uno de los intérpretes, tanto masculinos como femeninos, que hacen acto de presencia en L.A. Noire cumplen su labor con gran validez, creando una nueva categoría de análisis dentro de este medio de expresión. Si la senda de la propuesta de Rockstar consigue prosperar, deberemos tener en cuenta la valía de los protagonistas por sus interpretaciones. Aquí todos están sobresalientes, los gestos y animaciones consiguen transmitir emociones de angustia, incredulidad o falsedad, haciendo que el juego durante los interrogatorios sea tremendo y que los personajes conecten con el jugador.

Como sabéis, el título llega dividido en tres discos en su versión para Xbox 360. Ambas versiones de la obra son sobresalientes y la experiencia de juego no se ve bajo ninguna circunstancia afectada por este hecho insignificante, tomado por algunos usuarios como ridícula arma arrojadiza contra la consola enemiga. Algo sin sentido, teniendo en cuenta la cantidad de discos que han ocupado otros títulos a lo largo de la historia. La técnica de captura de movimientos necesita de mucho especio en el disco para moverse bien, por lo que la división en varios está justificada y se antoja hasta necesaria para que nadie hable de “port” mal realizado.

L.A. Noire, a diferencia de otros títulos de Rockstar, no utiliza el motor Rockstar Advanced Game Engine (RAGE para los amigos) y opta por centrar su potencia gráfica en un motor propiedad de Team Bondi, a los que no conviene olvidar por sus meritos artísticos e interactivos para con la saga The Getaway. Las animaciones faciales de la propuesta consiguen llevar la representación digital de personajes a nuevo nivel, logrando que el usuario reconozca, como nunca antes había hecho, emociones humanas realistas, como si de una obra de teatro o un filme se tratará. Y, para nuestra alegría, el resto de elementos gráficos están al mismo nivel.

EXCELENTE REPRESENTACIÓN

Y es que llevamos tanto tiempo hablando y viendo “clips” promocionales de la técnica MotionScan que nos hemos olvidado o hemos dejado de fijarnos en otros puntos gráficos. L.A. Noire ofrece una recreación de la ciudad de Los Ángeles soberbia, gracias en buena parte al trabajo de investigación realizado para conseguir mostrar la gran urbe californiana de forma creíble. Si la Liberty City de GTA IV o el basto terreno rural de Red Dead Redemption nos habían dejado muy satisfechos, podemos decir que lo aquí representado a nivel visual consigue superar las grandes obras antes mencionadas.

La ciudad está llena de detalles, de edificios, de vehículos y peatones que tienen vida propia, que se asustan cuando aceleramos bruscamente o cuando alguien dispara sin previo aviso. El comportamiento de los personajes que deambulan por la ciudad es realmente interesante, con especial atención a los curiosos que se amontonan alrededor de los variados escenarios del crimen. En lo que respecta a la escasa vegetación representada, esta siempre reacciona a nuestro paso, por lo que una buena parte de los objetos que vemos en el título resultan interactivos de alguna manera.

Además de todo esto, conviene destacar el impresionante trabajo de captura de movimientos corporales (L.A. Noire nos obliga a distinguir entre facial y corporal por motivos evidentes), que consigue representar a los personajes de manera muy realista. El sistema de físicas cumple su misión con elegancia y, además, algunos sutiles detalles nos dejarán gratamente sorprendidos. Así, cuando nuestro querido Cole pierda su sombrero en una pelea, lo recogerá automáticamente si pasamos sobre él. Si, por ejemplo, intentamos pasar sin evitar el cordón policial, Cole doblará su rodilla para saltarlo sin romper el distintivo del L.A.P.D. Como último ejemplo, el médico forense no dudará en echarnos una pequeña bronca si pisamos alguna prueba o “ensuciamos” el escenario del crimen.

En lo que respecta a la carga de texturas, la obra no presenta inconvenientes destacables y sobre la tasa de imágenes por segundo no podemos más que aplaudir su efectividad. Estos aspectos gráficos pueden parecer menores según la obra, pero Team Bondi y Rockstar saben que hasta el más mínimo detalle debe estar cuidado. ¿Significa todo lo dicho que L.A. Noire tiene los mejores gráficos, hablando en plata, de la generación? Puede que no, pero es innegable que ningún otro título ha mostrado expresiones faciales de mejor manera y muy pocos son los elegidos capaces de trasladarnos hasta una época histórica concreta con tanto nivel de detalle. Porque el principal acierto del título que nos ocupa es no centrarse en una ciudad ficticia. Al basarse en una metrópolis real, cualquiera puede comprobar que la ambientación merece que nos quitemos el sombrero.

L.A. NOIRE-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e historia.

PÁGINA 2 – Jugabilidad.

PÁGINA 3 – Apartado Gráfico.

PÁGINA 4 – Otros Aspectos.

PÁGINA 5 – Conclusiones.

Antonio López 16 | 05 | 2011