Namco Bandai nos ofrece un título centrado en el género del “Hack ‘n’ Slash”, algo que ha funcionado de maravilla en obras como Devil May Cry o Bayonetta. Pero Knights Contract, por desgracia, no alcanza ese nivel de calidad tan interesante y se queda en una propuesta mediocre que no consigue en ningún momento engancharnos realmente. Aunque el título ofrece buenas ideas, la propuesta desarrollada por Namco se queda a medio camino y no consigue emocionarnos como otros títulos del género.

DOS SON COMPAÑÍA

El título nos mete en la piel de un caballero llamado Heinrich, un tipo con el tamaño de un armario de tres puertas y una capacidad innata para resistir golpes. Nuestro protagonista goza de inmortalidad, lo que nos vendrá de lujo para acabar con las hordas demoníacas que salgan a nuestro paso, aunque en ocasiones caerá víctima del cansancio y de las palizas, evitando que nuestros rivales sean machacados por un tiempo. Gretchen pondrá el punto cálido y femenino a la aventura, siendo un personaje cuyo destino estará íntimamente relacionado con el del caballero.

Aunque, a priori, la incursión de un modo cooperativo pueda resultar interesante, la IA que controla a la buena de Gretchen deja bastante que desear, por lo que en más de una ocasión saldremos escaldados por su culpa. Tendremos que estar siempre pendientes para salvarle la vida, lo que nos terminará aburriendo y nos hará preguntarnos si no hubiera sido mejor dejar a nuestra compañera tirada en la cuneta. Por suerte, la IA que controla a los enemigos tampoco es precisamente digna de premio Nóbel, por lo que podremos escabullirnos de los “terribles” enemigos que salgan a nuestro paso sin mucho problema. El juego cuenta con varios niveles de dificultad, siendo los más elevados los más interesantes.

Heinrich y Gretchen tendrán diferentes habilidades, lo que aporta un toque estratégico al conjunto, permitiendo al usuario atacar con feroces golpes cuerpo a cuerpo u optar por otros más suaves, que hagan daño al rival con su reiteración (amen de los “Quick Time Events”, presentes en los monstruos finales). El problema surge cuando nos vemos rodeados por una buena cantidad de monstruos rivales, que se pondrán las botas con nuestra querida Gretchen. Seremos testigos de innumerables suicidios sin sentido y tendremos que reiniciar la partida en múltiples ocasiones, algo que al final termina alargando la vida del título, que tampoco es excesivamente larga, sobre todo si tenemos en cuenta la ausencia de multijugador u otros extras.

APARTADOS TÉCNICOS

A nivel visual y sonoro, Knights Contract cumple con su función, aunque sin lograr ofrecer nada destacable. Los desarrolladores han alcanzado los objetivos mínimos y no puede esperarse más de un título que peca de mostrar indiferencia en todos sus apartados. El motor gráfico luce algo desfasado, el diseño de los personajes secundarios deja mucho que desear y sólo nuestros protagonistas parecen haber recibido algo de cariño durante la fase de creación del juego. Los enemigos serán terriblemente genéricos, aunque los de mayor tamaño pueden terminar por caernos bien, al no ser tan simples en su propuesta.

En lo que respecta a los escenarios, estos pecan también de “generalismo”, sin mostrar nunca lugares míticos ni memorables, como si han hecho otras producciones del mismo género. La iluminación de los mismos puede gustar a los más tétricos del lugar, con un toque gótico y macabro bastante más interesante que el resto de diseños artísticos del juego. Lógicamente, esto no sirve para alcanzar un notable, aunque al menos otorga algo de variedad y sirve para meternos en la historia, lo que es de agradecer. No obstante, que nadie se lleve a engaño, la falta de amor por la producción termina generando escenarios y gráficos pobres, poco acordes con los tiempos que corren.

En lo que respecta al sonido, la labor ha sido realizada con profesionalidad, ofreciendo un doblaje al inglés válido y suficiente. Por supuesto, el título cuenta con subtítulos al español, que también han sido bien implementados y nos ayudan a comprender la historia que, en un principio, puede volvernos locos. Los efectos de sonido y su montaje también han sido realizados con solvencia, ofreciendo un apartado que sin ser digno de matrícula de honor cumple con su función, no estorba y acompaña nuestra larga caminata por las tierras protagonistas de Knights Contract.

OTROS APUNTES DE INTERÉS

La campaña principal del título nos brindará unas ocho horas de juego que, ciertamente, no resultarán muy rejugables. Esto hace que Knights Contract tenga una duración escasa, algo que no hace más que destacar la mediocridad de la obra. Por supuesto, los verdaderos amantes del género “Hack ‘n’ Slash” encontrarán algunos detalles de su agrado, aunque el título va a tener muy difícil conseguir generar una base de usuarios y no hablemos de una posible secuela, impensable una vez hemos terminado la aventura.

El cariño que se deposita en una producción interactiva es vital para conseguir buenos resultados. Aunque Namco haya podido hacer esfuerzos y, desde luego, se ha gastado presupuesto en la obra, parece que nadie en el equipo sentía verdadera pasión por el título, lo que se comprueba observando con detenimiento el resultado final. Knights Contract podría haber sido mucho más, podría haber explotado mejor la cooperación con la IA, esta podría haber sido mucho mejor y haber estado más definida, los gráficos podrían haber sido más notables y estar más pulidos.

Sólo los amantes de la acción sin descanso encontrarán interesante la propuesta que esperamos haya servido para que sus responsables pongan más empeño y amor la próxima vez que quieran dar a luz a una criatura digital. Heinrich y Gretchen tendrán que luchar contra algo más que los miles de enemigos que saldrán a su paso en la aventura y conseguir abrirse un sitio dentro del complicado mercado actual les va a resultar difícil. Sólo podemos esperar que los responsables de la obra hayan aprendido del pequeño tropezón y sepan mejorar en próximas producciones.

KNIGHTS CONTRACT-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Antonio López 04 | 03 | 2011