analisis-halo-reach-xbox-360
La saga Halo, pilar esencial de Xbox 360 y un referente indiscutible para entender el auge actual del género “shooter” en su vertiente FPS, llega a su fin tal y como la conocemos. Bungie, el estudio responsable de su desarrollo desde que comenzaron las aventuras del Jefe Maestro en el año 2001, cierra su implicación con la saga y pone con Reach el broche de oro que todos los aficionados estaban deseando.

La propuesta jugable y escénica del conjunto huele a despedida, pero en absoluto amarga. Bungie ha sabido crear un título redondo, que encantará a los fans y que gustará a todos aquellos que nunca antes hayan experimentado con Halo. La desarrolladora se ha esforzado en ofrecer el máximo nivel en todos los apartados del título y, aunque no estemos ante un juego perfecto, es cuestión de tiempo que su importancia dentro de la industria interactiva sea digna de estudio en la historia del sector.

Con Halo: Reach se cierra un ciclo vital y nada volverá a ser como antes. Las ventas, en tan sólo unos días, resultan impactantes. Fueron varios los expertos analistas que predijeron el tremendo éxito de Reach, mientras que otros dudaban al tener en cuenta la gran cantidad de obras importantes que salían en este 2010. Al final, los jugadores han tenido la palabra final y han alzado el último Halo desarrollado por Bungie a los altares. Es un despedida, si, pero una despedida cómplice, entre amigos, que rememoran el tiempo pasado y sonríen recordando las tardes de diversión y charlas delante de la consola.

BIENVENIDO, SPARTAN

Sólo viendo los créditos iniciales del título, con los logos de Bungie y Microsoft al son de la genial y épica banda sonora, intuimos que vamos a presenciar algo importante. Lo primero que llama la atención, antes de acceder al menú principal, son la cantidad de opciones de personalización que tendremos disponibles para nuestro personaje. Tras escoger su sexo, podremos modificar algunos aspectos de la vestimenta y caracterizar a nuestro protagonista como nos venga en gana. Habrá algunos elementos e indumentaria bloqueados, que iremos consiguiendo mediante puntos en la campaña y el multijugador.
halo reach analisis analisis halo reach
Una vez hecho esto estamos listos para comenzar con la campaña. Siendo francos, desde la primera parte de Halo, el impresionante Combat Evolved, no habíamos disfrutado tanto con la aventura en solitario. Bungie ha querido despedir su saga estrella como merecía, con una campaña que puede durar entre ocho y diez horas, lo que supone todo un aliciente. Como buen FPS que se precie, Reach corría el riesgo de caer en la trampa y ofrecer una campaña espectacular aunque corta. Por suerte, desde la desarrolladora han sabido compensar campaña y multijugador, logrando un triunfo en toda regla.

Halo: Reach nos mete en la piel de Seis, un soldado Spartan que acaba de aterrizar en el Equipo Noble, algo así como un escuadrón de Élite formado por los mejores soldados de la UNSC. Cada uno de los componentes se rige por su propio código moral y deja de laso sus pretensiones de protagonismo para hacer del Noble el mejor equipo de la galaxia. No existe misión imposible y el Covenant sólo es un obstáculo hacía la victoria. Por desgracia, y como ya sabréis si conocéis la historia, el planeta Reach está siendo atacado y nosotros deberemos intentar hacer algo al respecto.

La campaña, que también puede ser disfrutada en cooperativo (a más jugadores, más dificultad), ofrece la épica exacta, con secuencias espectaculares, acción y momentos de gran tensión. Los enemigos serán más listos que nunca y, según el caso, deberemos ofrecer lo mejor de nosotros mismos para acabar con la amenaza Covenant. Casi siempre iremos acompañados por algún miembro del pelotón Noble y, en determinados puntos, podremos reclutar soldados para que nos echen una mano.

Bungie ha pulido la campaña hasta el detalle máximo, ofreciendo una historia que, si bien no es la más novedosa del sector ni la más impactante, sabe sacar punta a los momentos exactos, logrando emocionar cuando debe hacerlo. La épica era uno de los aspectos fundamentales que los fans querían en esta entrega, algo que también gustará a los usuarios no familiarizados con Halo. Y es que, si Reach tiene un acierto principal al margen de lo ya comentado, es su capacidad para gustar a cualquier tipo de jugador. El género FPS tiene en Halo un gran exponente y Bungie ha sabido como gustar a los usuarios que negaban el potencial de la franquicia dentro del sector.

El modo de juego en solitario se adapta a los cánones de calidad que deben primar en las producciones de hoy día y los amantes del género saldrán más que satisfechos. Por otra parte, no podemos dejar de mencionar la importancia del Equipo Noble como protagonista indiscutible. Los miembros principales destilan carisma y ya nadie echará de menos al Jefe Maestro. Con Halo 3: ODST, Bungie acertó plenamente al buscar otros caracteres sobre los que asentar la historia y con Reach culminan ese trabajo de manera brillante. Y es que, como decimos, todos los detalles de la trama están meditados hasta la extenuación aunque, en este caso, es mejor que los descubráis por vosotros mismos al disfrutar con la sobresaliente campaña principal.

HALO: REACH-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción y campaña.

PÁGINA 2 – Jugabilidad, gráficos y sonido.

PÁGINA 3 – Multijugador.

PÁGINA 4 – Conclusiones.

Antonio López 20 | 09 | 2010