UN SPARTAN NUNCA MUERE

halo reach review
Halo: Reach es, simplemente, el mejor título jamás creado dentro de la saga Halo y, posiblemente, el FPS más importante aparecido en mucho tiempo. Esto no quiere decir, y que quede claro, que sea un título perfecto. Pero es tal su importancia para el sector del ocio interactivo y para la comunidad de usuarios, que no podemos más que aplaudir la labor realizada por Bungie, en un titánico esfuerzo por conseguir pulir todos los fallos vistos anteriormente y conjugar los aspectos positivos de entregas previas para lograr un efecto explosivo que ya está dinamitando los cimientos del mercado del ocio.

La campaña resulta épica y el multijugador divertido y con opciones suficientes para ser considerado el más redondo hoy en día. Como amantes de los videojuegos desde hace años, nos alegra saber que el modo para un solo jugador ha sido cuidado como debe, ofreciendo una última misión que dejará a todos sorprendidos, especialmente con su epílogo, un broche redondo donde la música y los acontecimientos os emocionarán sin remisión. Una banda sonora que, como ya hemos dicho, debería conseguir todos los reconocimientos posibles. Nunca un compositor, Martin O’Donnell en este caso, había logrado unir así música e imágenes.

Reach, casi con seguridad, no será el último Halo que veamos en tiendas. Pero si será el último hecho por Bungie, por lo que jugar a esta obra implica un sentimiento especial, de despedida. Una relación que se rompe de mutuo acuerdo, sin discusiones, y que nos dibujará una sonrisa en nuestro rostro cuando recodemos el tiempo pasado. No todo fue bueno, pero lo malo se olvida en beneficio de lo más gratificante. Y Bungie, como parte de esa pareja, nos da un cálido abrazo, sobre todo a los fans que tienen en el primer Halo, Combat Evolved, su título de cabecera.

El apartado gráfico no es el mejor, el diseño de los aliens puede no gustar a todo el público, la IA de los aliados es algo frustrante y la conducción de vehículos terrestres sigue sin convencernos, pero todo esto queda olvidado cuando llevas un par de horas en Xbox Live aprovechando las ventajas del mejor Matchmaking del momento. Halo: Reach no es una obra interactiva redonda e, incluso, puede que los medios especializados nos estemos dejando llevar a la hora de poner la nota final (un valor numérico que sólo crea polémicas), pero esa es la grandeza de Halo. Hacernos sufrir, hacernos reír y, en definitiva, hacernos disfrutar con una saga que ha logrado demostrar la valía del género “shooter” en consolas. Halo: Reach, cual general romano, llegó, vio y venció.

LO MEJOR

– La campaña, sin fisuras y rejugable en cooperativo.
– El propio cooperativo.
– El perfeccionamiento del Matchmaking.
– Los diversos modos multijugador.
– La Banda Sonora de O’Donnell.
– Los infinitos guiños de Bungie al usuario fan de la saga.
– Escenarios enormes.

LO PEOR

– La IA de los soldados aliados.
– La conducción de vehículos terrestres.
– Pequeñas insuficiencias gráficas.

HALO: REACH-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción y campaña.

PÁGINA 2 – Jugabilidad, gráficos y sonido.

PÁGINA 3 – Multijugador.

PÁGINA 4 – Conclusiones.

Antonio López 20 | 09 | 2010