Cuando PS Vita salió a la venta, una cosa quedaba clara: la consola portátil de Sony resultaba atractiva por su diseño, impresionante gracias a su arquitectura tecnológica y, además, despertó nuestra curiosidad por el sistema de juego táctil que implementaba, unido a la posibilidad de utilizar el giroscopio en pro de novedosas dinámicas jugables.

Tras unos meses esperando un videojuego que aprovechara las capacidades globales de la consola de forma sobresaliente, llega Gravity Rush para demostrarnos que no es necesario centrarse en lo novedoso de los sistemas de control actuales para satisfacer al usuario con un sistema jugable original.

Es cierto, Gravity Rush permite sacarle partido al giroscopio de nuestra flamante consola portátil, pero cuando llevamos jugando durante horas queda clara una idea principal: lo utilices o no, el giroscopio resulta meramente anecdótico en la mayoría de situaciones, teniendo en cuenta que lo realmente brillante del videojuego que nos ocupa es su concepto espacial.

STEAMPUNK A TODA POTENCIA

El inicio de Gravity Rush nos deja tan perdidos como lo está la protagonista. De repente nos encontramos ante una tremenda ciudad de ambientación steampunk sumida en el caos, pues sus habitantes han visto como la decadencia llega a sus vidas reforzada por la aparición de unos extraños seres amorfos de no muy bondadosas intenciones, y no entendemos bien ni nuestro origen ni cual es el cometido que debemos abordar.

Nuestra única vía de escape: un misterioso gato que nos acompaña y nos permite desarrollar unas habilidades sobrehumanas impresionantes, además de una serie de personajes que harán las veces de engranajes de la historia en aras de esclarecer lo que está sucediendo en Hekseville. A partir de aquí manejaremos a Kat a lo largo y ancho de una ciudad diseñada en cel shading pero que, pese a ello, no pierde ni un ápice de su imaginería adulta y decadente bañada en tonos apagados.

JUGABILIDAD EN 360º

gravity rush para vita

El título que nos ocupa nos propone un sistema de control en tercera persona que, a primera vista, resulta bastante clásico. Nos moveremos a través de un territorio sandbox con zonas variadas y originales, mientras saltamos de edificio en edificio o nos enfrentamos a nuestros enemigos mediante un sistema de lucha cuerpo a cuerpo que no destaca especialmente si lo comparamos con juegos del género Hack’n’slash.

Pero donde realmente llega el punto de inflexión es cuando nos ponemos a utilizar los poderes de Kat. A medida que avancemos en el juego podremos interactuar con más elementos y movernos a través de los escenarios controlando la gravedad que actúa sobre nuestra protagonista. Tendremos un botón para dejarla en suspensión y, a partir de ahí, moveremos la cámara para fijar nuestro objetivo. Cuando caigamos hacia una pared vertical podremos correr sobre ella como si fuera el suelo, saltando entre elementos que estén situados en ese mismo plano. Pero cuidado, pues el tiempo que tendremos para actuar sobre la gravedad será limitado, y dependerá de distintos factores tales como la experiencia de nuestro personaje o la proximidad de ítems que nos permitan rellenar nuestra barra de gravedad.

Gracias a este sistema, nos moveremos con soltura aprovechando todos los planos del escenario, podremos utilizar el giroscopio si nos apetece para precisar nuestros objetivos de caída y, además, tendremos la opción de atacar tanto en tierra como en el aire. Todo ello da como resultado un sin fin de secuencias jugables de vistosa espectacularidad que generan una sensación de control total en el jugador. Además, la pantalla táctil nos permite realizar movimientos durante los combates para esquivar y realizar ataques especiales a nuestros enemigos, algo que puede no gustar a más de uno pero que no está nada mal implementado.

DESARROLLO SANDBOX

Y todo ello está pensado para dibujar una experiencia sandbox que nos ha recordado a videojuegos como Infamous o Prototype, sobre todo, en el planteamiento de las misiones secundarias. Y es que, a parte de la interesante trama principal (sobre la que recaen las conversaciones más trascendentes y las tareas más espectaculares) tendremos un gran diagrama de opciones secundarias que suman horas al desarrollo del juego.

Desde desafíos de tiempo o recolección, misiones para reparar distintos dispositivos de la ciudad gracias a los cristales que vayamos recolectando, hasta tareas donde deberemos liberar a los ciudadanos de la amenaza de los Nevi (los monstruos deformes de los que hablábamos con anterioridad). Pese a que resultan divertidas, en el desarrollo de muchas misiones secundarias nos hemos encontrado con una inevitable sensación de repetición y, en algunos casos, de aburrimiento. Menos mal que el sistema de control siempre nos ofrece la posibilidad de afrontar los diferentes retos de forma variada.

Un detallado mapa nos asistirá cuando estemos perdidos, pues la ciudad de Hekseville resulta en determinados casos todo un desafío para los que la orientación no es nuestro fuerte, presentando un gran número de espacios escénicos interactivos bastante orgánicos en su distribución espacial. Menos mal que, a medida que ganamos experiencia y mejoramos las habilidades de nuestro personaje, la experiencia resulta aún más gratificante.

ARTE EN MOVIMIENTO

gravity rush psvita

Gravity Rush completa su propuesta interactiva con un apartado visual realmente increíble. La ciudad de Hekseville hace gala de una recreación espectacular. Pese a que el transcurso de la historia se nos presenta con unas atractivas viñetas estilo cómic, la imaginería de Katshuhiro Otomo (Steam Boy) sirve como referencia principal de un planteamiento estético muy conseguido. Los personajes, además, poseen un atractivo diseño a caballo entre los excentricismos orientales y la representación de personajes europea, lo que da como resultado un ambiente visual apto para un gran número de usuarios gracias al uso del estilo artístico Bande Dessinee.

Además, a nivel de animación el trabajo es excelente. Si bien el sistema de físicas en tiempo real no ofrece un nivel de realismo y complejidad dignos de mención, funciona los suficientemente bien como para no causar fallos extremos. La animación es suave y fluida, lo que da como resultado un suave dinamismo en la transición de cada uno de los movimientos representados en el juego. Sin duda alguna, el trabajo a nivel general en este campo es excelente.

Por último, la banda sonora orquestal nos ofrece un apoteósico planteamiento, acompañado en determinadas zonas por acordes de Jazz y Pop que aportan un punto diferente muy acorde con la variedad de zonas que visitaremos durante la aventura. El videojuego, a pesar de no contar con eternas conversaciones en inglés, está traducido al castellano de forma correcta.

GRAVITY RUSH-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Sergio Melero 24 | 05 | 2012