gta-episodes-analisis
La segunda y, aparentemente, última expansión del magistral GTA IV ya está aquí. Bajo el polémico título de The Ballad of Gay Tony, Rockstar ha querido ofrecer una nueva vuelta de tuerca a la saga, con una historia mucho más alocada y extravagante. Uno de los puntos fuertes de este contenido es que puede ser comprado tanto en Xbox Live como en tiendas tradicionales, siendo este último un pack realmente delicioso. Episodes from Liberty City es su nombre y en Juegos DB no hemos podido resistir la tentación de analizar en su conjunto esta fabulosa obra interactiva exclusiva de Xbox 360, al menos por ahora.

La versión física incluye las dos expansiones aparecidas del título hasta el momento. Por un lado, encontramos el soberbio The Lost & Damned, una historia tan macarra y dura como su propio nombre indica. Y, por otra parte, tenemos el mencionado The Ballad of Gay Tony, una obra que apuesta por mostrar el lado “glamouroso” de Liberty City. Ambos títulos conforman una opción ideal que cualquier incondicional de GTA IV debería probar. Sus historias, personajes y situaciones rozan la perfección y aportan al usuario un punto de vista diferente y emocionante de la gran Liberty, la urbe protagonista, que ha demostrado ser el personaje más importante de esta trilogía.

Porque no os llevéis a engaño. Rockstar ha realizado una trilogía pura y dura. Es cierto que el juego original, esa maravilla de 2008 protagonizada por Nico Bellic, era mucho más largo y dramático, pero llamar expansiones a Lost & Damned y Gay Tony es menospreciar el brutal trabajo que la compañía con sede en Edimburgo ha realizado. Los tres títulos conforman un conjunto soberbio, la unión perfecta entre diferentes puntos de vista, tres juegos que aportan su granito de arena para ofrecernos sensaciones únicas e irrepetibles, al más puro estilo cinematográfico. Grand Theft Auto IV, en conjunto, no tiene nada que envidiar a las películas corales de Scorsese, Altman o Coppola.
analisis episodes from liberty city analisis lost and damned
Y es que, si una cosa ha quedado clara con el paso de los años, es que la saga toma referencias culturales y cinematográficas de aquí y allá para articular su particular punto de vista del mundo, especialmente de la sociedad norteamericana. En esta ocasión, y gracias a las tres entregas, vemos la ciudad como una jungla urbana de edificios, como el conjunto de un montón de garitos y bandas y como el escenario ideal para nuestras fiestas nocturnas. Evidentemente, no gustará a todo el mundo, pero las razones que expondremos a continuación reflejan por qué adoramos Grand Theft Auto y el mundo que lo rodea.

THE LOST & DAMNED

Grand Theft Auto IV llevaba casi un año en las tiendas y su éxito había sido arrollador. Rockstar, que tenía un acuerdo de exclusividad para realizar varias “expansiones” del título con Microsoft, comenzó a dar información y mostrar imágenes de una nueva aventura en Liberty City. Esta vez recorreríamos la ciudad a lomos de potentes motocicletas y visitaríamos los antros más mugrientos y peligrosos de la ciudad. Cuando The Lost & Damned se puso a la venta en Xbox Live no podíamos salir de nuestro asombro. La compañía había creado un juego nuevo, utilizando lo ya existente, pero otorgando vida propia a un contenido que se antojaba imprescindible.

El título nos metía en la piel de un rudo motero llamado Johnny “el judío” Klebitz. Nuestro protagonista se veía metido en problemas cuando el líder de su banda, Billy Grey, salía de la cárcel y comenzaba una guerra con otros moteros por simple diversión. Drogas, traiciones y demás lindezas propias del ser humano eran el eje principal de una historia repleta de tipos duros y momentos espectaculares. Lógicamente, y como era de esperar, la historia de Johnny transcurría casi paralela a la de Nico Bellic –protagonista de GTA IV– por lo que, en ocasiones, se entrelazaban las situaciones y teníamos el placer de ver las mismas acciones desde otro punto de vista.
gta 4 the lost damned lost damned xbox 360
El gran acierto de este primer contenido descargable fue hacer de Liberty City un lugar oscuro y sucio. Aunque en la aventura de Bellic no había exceso de luces, no se llegaba a los niveles de saturación e inmundicia que dominaban Lost & Damned. De hecho, para acentuar ese tono mugriento, el juego hace gala de una textura granulada, lo que da la sensación de estar viviendo en el agobiante ambiente que se quiere reflejar. En el apartado gráfico apenas se apreciaban mejoras, aunque se implementaron algunos cambios visuales de agradecer y las cargas de determinados objetos de pantalla sucedían con mayor celeridad.

El principal cambio jugable que experimentó el título con esta “expansión” fue la mejorada maniobrabilidad a lomos de una moto. Teniendo en cuenta que casi siempre utilizábamos los vehículos de dos ruedas como medio de transporte, era imprescindible arreglar la horrible jugabilidad que ofrecía GTA IV en ese sentido. Aquí, la conducción de las motos se hace suave y sencilla, permitiendo a nuestro protagonista sentir el aire de la ciudad. Por lo demás, seguíamos teniendo presente el notable sistema de coberturas para los tiroteos y la conducción de los coches resultaba igual de placentera. Aunque, siendo sinceros, cuando uno tiene la oportunidad de correr a toda velocidad con una chopper, el vehículo tradicional tiene las de perder.

LOS MOTEROS SON TIPOS DUROS

the lost and the damned
Por supuesto, para saciar la sed de los amantes de la saga, Rockstar incluyó nuevas armas y vehículos, además de alguna que otra agradable sorpresa. Johnny y sus amigos son lo más parecido al Clint Eastwood de El Bueno, el Feo y el Malo: hombres de verdad, tipos duros, que hacen lo que tengan que hacer para sobrevivir. A diferencia de Nico, Klebitz no tiene familia de la que preocuparse y sus compadres son lo único importante. Su ex novia es una yonki y, aunque intenta no saber nada de ella, al final siempre termina ayudándola. Todos estos detalles hacen que conozcamos al protagonista y comprendamos por qué actúa según que formas.

Para acentuar esa sensación, el juego añadía nuevas actividades a la amplia oferta de GTA IV. En Lost & Damned podíamos jugar a las cartas, echar pulsos o disfrutar de una relajada partida al Air Hockey. Evidentemente, en todas estas acciones podíamos apostar importantes cantidades de dinero, haciendo el juego mucho más divertido. La sencillez de los pulsos era totalmente contraria a la dificultad del Air Hockey, por lo que resultaba todo un reto dominar todas estas actividades.

Además, se incorporaron nuevas armas al arsenal del protagonista. Podíamos disfrutar de lo lindo con el poder destructor de un lanzagranadas, un arma mortífera que causaba estragos allá donde la utilizásemos. También encontrábamos una escopeta de alto calibre que tenía una cadencia de tiro brutal y destrozaba vehículos como nunca antes habíamos imaginado. Y, por supuesto, no podemos olvidar la magnífica pistola de disparo rápido, que dejaba en ridículo cualquier arma de similar calibre. Además de todos estos objetos de ataque –o defensa, según quien lo mire– teníamos la ocasión de utilizar un maravilloso bate de béisbol para algo más que batear una bola. En las nuevas carreras de motos podíamos golpear a nuestros rivales hasta hacerlos caer del vehículo, en lo que terminaba siendo una verdadera orgía de cabezas destrozadas. Dejando de lado la polémica, el hecho de poder utilizar esta pequeña ayuda bien nos servía para conseguir ser los campeones de las competiciones.
lost and damned xbox live the lost damned
Evidentemente, y siguiendo con el lema de “tipos duros”, teníamos la opción de contar con la inestimable ayuda de nuestros colegas moteros para determinadas misiones. Terry y Clay se convirtieron en personajes emblemáticos e indispensables con los que conseguir llevar a cabo nuestros objetivos de una forma mucho más sencilla y llevadera. Gracias al móvil, podíamos ponernos en contacto con ellos para eliminar a los malos y afianzar el respeto y la amistad de estos dos diablos de la carretera. Para evitar sorpresas, hemos querido no hablar mucho de los personajes, uno de los motores principales de cualquier GTA. Pero, volviendo a Terry y Clay, también contábamos con su ayuda en las guerras de bandas, un espectáculo violento y macarra que regresaba tras su estelar aparición en San Andreas.

LOS AMOS DE LA CARRETERA

La sensación que dejaba –y deja– The Lost & Damned una vez terminado era magistral. El jugador más experimentado quería acción y los menos familiarizados con la saga deseaban conocer más de la vida de Johnny Klebitz. Al igual que ocurre con todos los GTA, cuando termina la historia no sabemos qué va a ser de nuestro protagonista. Nos gustaría seguir con él hasta el fatídico día de su muerte y saber qué le aguarda. Al igual que en el cine, cuando terminan los créditos, no nos queda otra opción más que resignarnos y confiar en que este motero de verbal corpulencia y aspecto rudo estará bien sin nuestra ayuda.

Las diferentes misiones y las casi 15 horas de juego, que podemos llegar a exprimir mucho más si hacemos las cosas con calma, hacen de este contenido descargable –ahora contenido físico– una verdadera gozada. No hay excusa para no probarlo. Darle una oportunidad es obligatorio para todos aquellos que alardean de ser fans de la saga. Rockstar creó un título con identidad propia, añadió detalles nuevos para hacerlo más atractivo y ofreció momentos argumentales nuevos para unir la trama del motero con la del inmigrante de Europa del Este.

La visión de una Liberty City decadente, sucia, mugrienta, violenta y bastante desagradable era la excusa ideal para dar el protagonismo a una panda de tipos duros, unos caballeros a los que no dudarías en temer y que te harían cruzar la calle en una noche oscura. Pero, a su vez, unos hombres a los que terminarías llamando colegas e invitando a chupitos, unos moteros con los que conducirías sabiéndote el amo y señor del asfalto, el auténtico rey de la carretera, mientras el heavy metal y el rock más duro resuenan en la radio y descubres que lo mejor es confiar en los amigos y no dejar que tu líder piense por ti. Al final, serás un auténtico miembro de The Lost.

ANÁLISIS DE GTA: EPISODES FROM LIBERTY CITY – ÍNDICE

PÁGINA 1 – The Lost & Damned.
PÁGINA 2 – The Ballad of Gay Tony.

Antonio López 05 | 11 | 2009