ENCICLOPEDIA DEL AUTOMÓVIL

Los números de Gran Turismo 5 hablan por sí solos, con más de un millar de vehículos que responden de una manera fidedigna a la realidad, y que cuentan con una detallada descripción de historia, potencia y comportamiento al volante. Los hay de todo tipo: desde las últimas maravillas que han salido a la calle este año, hasta prototipos y conceptcars históricos que jamás vieron o verán la luz. Súmense 26 localizaciones diferentes que dan lugar a 70 trazados en total de gran variedad: Mónaco, La Sarthe, Nürburgring Norte o Daytona serán algunos de los míticos circuitos a recorrer, pero contaremos también con otros urbanos como Londres, Roma e incluso Madrid, más pistas clásicas de la Formula 1 tal que Monza o Suzuka, y trazados de tierra, asfalto o nieve capaces de poner al límite a leyendas del Rally como Sébastien Loeb. Y por supuesto la cantidad de disciplinas deportivas a las que tendremos acceso: Touring, Rallies, NASCAR, Karting,Muscle, Drifting…

Por si fuera poco, disponemos de un completo sistema de mantenimiento y tuneo capaz de duplicar la potencia de nuestro vehículo y controlar su desgaste conforme hacemos kilómetros, ya que restaurar la rigidez de la carrocería o el mantenimiento del motor será necesario con aquellos vehículos que más tralla hayan sufrido. Las opciones de modificación no son tan abundantes como otros apartados, pero las esenciales nos permitirán, llegado el caso, ajustar valores de suspensión o transmisión y crear nuestra propia telemetría para adaptar nuestros bólidos al gusto del conductor.

GENTLEMEN, START YOUR ENGINES

Con este anglicismo propio de la competición NASCAR, comenzamos el bloque dedicado a la jugabilidad, donde la saga ha sufrido su mayor evolución en esta quinta entrega. Muchos sois conocedores de los lastres que han sufrido las anteriores versiones de la saga, sobretodo a lo que respecta la tercera y cuarta entrega, pues la conducción no era todo lo realista que debiera (así lo demostraron simuladores de la competencia), y adolecía de un sistema de inteligencia artificial y física de colisiones extremadamente pobre. En esta ocasión, se han dado pasos de gigante en cuanto a comportamiento de los vehículos, ya que el grado de simulación conseguido no tiene en absoluto nada que envidiarle a reyes del género como LiveForSpeed o i-Racing, a pesar de su orientación meramente online.

Quisimos llegar aún más lejos en el testeo dentro de nuestras posibilidades, y tras unas horas probando el Ford Focus ST ´06, decidimos hacer lo propio con el coche real en un centro comercial en construcción, cuya explanada para el parking se convirtió en nuestro cerrado espacio de pruebas particular, a fin de no comprometer la seguridad de nadie ajeno a la prueba. Las conclusiones fueron inmejorables: El vehículo real se comportaba exactamente igual que su homónimo virtual al forzar el sobreviraje, cambios bruscos de dirección, inercias, aceleración y frenada. Tras quedar satisfechos con las sensaciones conseguidas, agradecimos al propietario del vehículo su ayuda con una ronda de tapas y cañas.

Otro de los puntos que se ha mejorado, resulta la física de impactos, aunque no se ha pulido todo lo que debiera, se acabó ir estrellándose contra los muros para tomar curvas cerradas sin frenar. Además los diferentes tipos de vehículos reaccionan en consecuencia ante los choques: si por ejemplo al tomar una curva en kart a más de 100km/h rozamos a otro contendiente o pisamos un piano, perderemos el control irremediablemente. Por desgracia se echa en falta la implementación de daños mecánicos (un detalle fundamental que se incluirá en breve mediante actualización), dando pie a que los típicos listos del online no tengan pudor alguno en embestirnos sin piedad cuando competimos en multijugador. De esta manera y junto a otras actualizaciones venideras, el juego irá mejorando pasito a paso.

Pese a ello, la jugabilidad en lo que respecta a simulación roza la perfección, un trabajo titánico sin duda para ajustar cada uno de los más de mil vehículos del juego a las diferentes superficies (probad a conducir un tracción trasera sobre mojado en Nürburgring Norte, se llega a apreciar incluso la falta de agarre que produce ir por la trazada, erosionada por el paso de miles de vehículos durante años). Y el uso del volante Logitech Driving Force Pro es la guinda al pastel jugable, con él podemos sentir cada imperfección del asfalto, e incluso la fuerza del viento impactando contra el coche al salir de un rebufo a más de 300km/h. La inteligencia artificial, por último, también ha avanzado en gran medida, y aunque los rivales parezcan abuelas conduciendo durante los primeros compases de juego, esperad a ver cómo se cierran, te buscan la aspiración o juegan al toque para desestabilizarte como si en una competición de GT se tratase en los niveles más avanzados.

GRAN TURISMO 5-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción a la obra.

PÁGINA 2 – Circuitos y jugabilidad.

PÁGINA 3 – Apartado técnico y multijugador.

PÁGINA 4 – Conclusiones.

José Luis Fernández 02 | 12 | 2010