UN AGENTE A LA ÚLTIMA MODA

Como juego de Wii, Activision intenta potenciar el combo del nunchuk y el wiimote, lo que a algunos jugadores les apasionará y otros odiarán, ya que no suele haber término medio. El apuntado con el wiimote es preciso, aunque un título que requiere pasarse una fase en 30 minutos, es algo cansado estar con el puntero siempre posicionándolo hacia la pantalla.

Nosotros, sin duda, nos quedamos con el mando clásico –recordemos que un mando dorado viene con la edición coleccionista- ya que es lo más parecido a las sensaciones del juego original. Aquí al juego se le saca mucho más provecho y se nos permitirá hacer la mayoría de los movimientos de una manera más efectiva, incluso pudiendo eliminar a los enemigos de mejor forma. También nos permite usar el mando de Gamecube, aunque el apuntado con la cruceta “C” no es del todo convincente. Para los agentes secretos más experimentados y que busquen una experiencia más arcade, podrían hacer también uso de la wiizapper.

Otra novedad introducida es la sustitución del reloj multiusos por un teléfono móvil de última generación que nos sacará de muchos apuros. Entre sus funciones ofrece las típicas fotografías, un reconocimiento facial, las pertinentes llamadas y hasta es capaz de hackear distintos terminales para ayudarnos en el avance.

REMEMORANDO UN CLÁSICO EN COMPAÑÍA

Dejando de lado el modo historia, que puede superarse en alrededor de 15 horas de juego, el otro modo de peso es el multijugador, tanto local como online. Los más veteranos recordarán el multijugador de Goldeneye 64 con esa pantalla partida a cuatro jugadores en distintos modos, que incluso ahora se recuperan. Pues ahora, esa sensación se multiplica exponencialmente gracias al gran número de modos disponibles y a la posibilidad de jugar a la experiencia con personas de todo el mundo.

Así, en el multijugador local la pantalla se dividirá a cuatro usuarios con la consiguiente rebaja gráfica en el juego, algo que normalmente suele pasar con cualquier título, aunque en Goldeneye pese ligeramente más debido al aspecto visual del juego, que está algo alejado de otros títulos del catálogo de la consola. En todo caso la tasa de frames por segundo no se resiente en absoluto, y las partidas se desarrollan de una manera fresca y dinámica, que es lo que normalmente suele importar en estos casos.

Entre los modos para el multijugador local contamos con el “conflicto”, el “conflicto por equipos”, “la pistola de oro” y el “solo se vive dos veces”. Además, gracias a los modificadores de partida, estos modos se multiplican al combinarlos con otros parámetros como el fuego amigo, el modo paintball, la singularidad o el curioso modificador nick nack.

Sin duda, el multijugador online para ocho usuarios es quizás la novedad que los jugadores más van a valorar. Sin ningún tipo de lag en el juego podremos participar en partidas con personas de todo el mundo, mientras conseguimos puntos de experiencia para aumentar nuestra clasificación y para conseguir, en definitiva, nuevas armas y dispositivos.

La variedad de modos para este multijugador online es superior pudiendo entrar con la “caja negra”, “goldeneye”, “héroes”, “licencia para matar” y los mismos modos expuestos para el multijugador local.
Sólo en el multijugador vamos a poder seleccionar personajes exclusivos de la serie y tan clásicos como Oddjob, Tiburón, Scaramanga, Baron Samedi, Rosa Klebb o Stavro Blofeld entre otros muchos, cada uno de ellos con habilidades exclusivas que hacen mucho más divertidas estas alocadas partidas.

ASPECTOS TÉCNICOS

Como viene siendo habitual en la mayoría de títulos de licenciatarios, el aspecto gráfico está por debajo de otras obras que ha creado la propia Nintendo. Goldeneye no es una excepción, y cuenta con un apartado mejorable en muchos aspectos, sobre todo en texturas, animaciones y en detalles. En todo caso la labor realizada en los escenarios es bien digna, ya que a pesar de su ingente magnitud no están prácticamente divididos por zonas, con lo que no sufrimos de pantallas de carga. Además, se nos ofrecen fases variadas, que no solo juegan con la climatología, sino con el escenario en sí, con explosiones, zonas cambiantes y multitud de soldados en pantalla, aunque usando el viejo truco de la desaparición de cuerpos y de la aparición de personajes de la nada.

La banda sonora viene a cargo de David Arnold, todo un clásico, con lo que el nivel de ésta en el juego es simplemente espectacular, con temas remasterizados y otros de nuevo cuño que le sientan muy bien al videojuego. El tema original de Tina Turner es interpretado en esta ocasión por Nicole Scherzinger, con un grandísimo trabajo. El sonido de las armas es único para cada una de ellas, que viendo la ingente cantidad de las mismas es un trabajo a destacar. Igualmente el excelente doblaje a nuestro idioma, con las voces que hemos escuchado en las últimas películas llegadas a nuestro país.

La durabilidad del título ronda las 15 horas de juego con cierta tranquilidad, pudiendo ser muchas más si aprovechamos el multijugador. Además posee 4 niveles de dificultad que nos exigen –o no- realizar todas las misiones secundarias para seguir avanzando. Es conveniente superar todos los retos del juego y en todas las dificultades para desbloquear los muchos secretos que nos permitirán conseguir extras para el juego.

GOLDENEYE 007-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e historia.

PÁGINA 2 – Apartado técnico y jugable.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

David Hernández 16 | 11 | 2010