El control del esta producciónn, en esencia, rescata el carisma de los anteriores capítulos de la franquicia para ofrecer algunas novedades sustanciales como respuesta a las tendencias actuales. Los movimientos básicos de nuestro protagonista se combinan con la nueva utilización del botón círculo, esta vez reservado para las armas secundarias contextuales.

De esta forma, podremos utilizar algunas lanzas o espadas rescatadas de los cadáveres de los enemigos y, dependiendo de su relación velocidad/fuerza y la posibilidad de utilizarlas como armas arrrojadizas, se convertirán en un gran complemento de las principales. Además, esta vez nuestras ya míticas espadas del Kaos obtendrán diferentes movimientos y poderes por medio de elementos como el fuego o el hielo, entre otros.

god of war ascension ps3

Por si esto fuera poco, desde un momento específico del título podremos controlar diversos aspectos temporales de los escenarios para cambiar sus características, lo que resulta de especial importancia en la superación de los nuevos puzzles del juego. Sin ninguna duda, los añadidos implementados en God of War: Ascension completan una emocionante experiencia.

Jugabilidad más dinámica, aunque con el mismo concepto de brutalidad que lo aleja de títulos como Bayonetta y le aporta un distintivo sello de identidad; entretenidos (y en ocasiones incluso desafiantes) puzzles; recolección de elementos para mejorar las cualidades de nuestro personaje y de sus armas; y un buen cúmulo de escenas impactantes apoyadas en precisos Quick Time Events, son elementos que confirman lo que todos esperábamos: God of War ha vuelto y con el sabor tan apreciado por los seguidores de la franquicia.

El desarrollo de God of War: Ascension es variado, sorprende de forma majestuosa desde el primer momento y encuentra en factores como la violencia extrema y la brutalidad jugable sus principales pilares. En God of War: Ascension nos enfrentaremos con todo tipo de variados enemigos, disfrutaremos de secciones de plataformas accesibles pero divertidas, contaremos con puzzles ingeniosos y, además, la exploración de los escenarios nos permitirá mejorar las cualidades de Kratos.

La duración del título (sobre las 12 horas) es más que suficiente para disfrutar de esta aventura variada -aunque hubiésemos disfrutado con algunas más- donde avanzaremos a través de variadas situaciones mientras acumulamos combos destructivos y hacemos buen uso de nuestras facultades para acabar con nuestros enemigos mediante brutales ejecuciones. Además, se apoya en un modo multijugador interesante, aunque no presagiamos un boom en sus servidores más allá de competir con algunos tan específicos como el de Uncharted, lejos de suponer una amenaza para CoD y compañía.

god of war ascension online

En él, tendremos que elegir nuestro campeón según el bando que queramos representar (servir a Zeus, Hares u otros Dioses del Olimpo serán nuestras opciones). A partir de ahí, podremos elegir entre varias modalidades (1vs o por equipos) donde la progresión de nuestro campeón vendrá definida por nuestra victoria en el campo de batalla y nuestro éxito con las diferentes misiones a las que nos enfrentaremos. Lo más interesante del multijugador es que toma las sensaciones de la campaña principal, con la brutalidad por bandera, por lo que aquellos que quieran experimentar el titulo más allá de la solitaria aventura de Kratos podrán hacerlo.

Mucho ojo a los diseños de los escenarios en la vertiente online del título, repletos de detalles e interesantes elementos con los que podremos interactuar de alguna determinada manera. Santa Monica Studios otorga al online mucha importancia, algo que podemos comprobar viendo los paquetes de contenido extra que llegarán (como el que nos permitirá tomar el control de personajes como Aquiles, Orión, Perseo y Ulises) por lo que su inclusión no resulta desacertada. Solo el tiempo dirá si los jugadores de God of War hacen funcionar el multijugador o no.

GOD OF WAR: ASCENSION-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Historia y Apartado Técnico.

PÁGINA 2 – Jugabilidad.

PAGINA 3 – Conclusiones.

Sergio Melero 07 | 03 | 2013