Esperado hasta los límites de la sensatez, Tom Clancy’s Ghost recon: Future Soldier se presenta por fin en sociedad apostando por seguir la estela de sus dos excelentes hermanos nacidos a principios de la generación. Advanced Warfighter y su segunda entrega llevaban los fines del imaginario de Tom Clancy hasta un futuro cercano, uno donde la tecnología hacía capaz aquello del “ejército de un solo hombre”. En este caso son cuatro, por lo que sobra mencionar su capacidad destructiva. Future Soldier se presenta como lo que es, un shooter táctico donde la colaboración y el juego en equipo se convierte en su principal arma de seducción para los aficionados.

Eso sí, si los anteriores títulos ya suponían un escapismo hacia la acción respecto a los primigenios Ghost Recon en primera persona, donde pensar y sopesar nuestras acciones valían nuestra victoria o derrota, Future Soldier es un paso más hacia el estandarte actual de este tipo de videojuegos. La acción ha ganado protagonismo a la mera elección táctica. Ésta sigue presente con fuerza pero, no nos engañemos, en menor medida que los anteriores títulos de la serie. No lleguemos a equivocarnos, Ghost Recon: Future Soldier es un juego notable, en ocasiones excelente, que nos hará disfrutar tanto en el modo campaña cooperativa como, sobretodo, en su vertiente multijugador; pero adolece de pequeños puntos que desequilibran el resultado final.

DE SPLINTER CELL A GHOST RECON: DE LA TÁCTICA A LA ACCIÓN

Tom Clancy, el escritor de tecno-thrillers más famoso del mundo, bañado en oro (o eso creemos) y con una mente capaz de adelantarse unos cuantos lustros a la realidad futura es más que un narrador. Se ha convertido en una marca que vende millones, tanto de libros como de videojuegos y otros productos. Ubisoft, acertadísima en su colaboración, es la responsable de una unión que ha dado pie a algunos de los videojuegos bélicos y tácticos más importantes de las últimas décadas. Splinter Cell sea quizá el más conocido, pero no el único. Rainbow Six, End War o el que nos ocupa, Ghost Recon, han alcanzado cotas de calidad más que notables. La guerra tecnológica vuelve al universo de los “Ghosts” de forma más directa, más espectacular, pero también menos táctica. La balanza igualada entre shooter y videojuego táctico se ha descompensado, es una época de adrenalina en lo cultural, y así se ha reflejado en Ghost Recon: Future Soldier.

La acción pura empieza a ganarle terreno a las órdenes tácticas desde el mismo comienzo del título. No es una apuesta arriesgada observando las tendencias del mercado global, cada vez más volcado en los videojuegos de acción pura, pero sí podría serlo de cara a los jugadores de los dos últimos títulos de la franquicia, vendidos y reverenciados como dos de los videojuegos más interesantes de los primeros años de la generación. Puede que los seguidores clásicos vean como un retroceso la eliminación de opciones de guerra para agilizar la misma, pero no es una medida que marque la calidad final de lo nuevo de Ubisoft, pues simeplemente han abrazado las nuevas realidades de mercado. Eso sí, no pensemos en un Gears of War o cualquier otro shooter adrenalítico. Esto sigue siendo puro Tom Clancy y puro Ghost Recon, con todo lo buen o que conlleva.

MODO CAMPAÑA, COOPERATIVO Y ONLINE

analisis de ghost recon en juegosdb

El modo campaña es el camino más fácil para comprobar las bondades de Future Soldier. Con una duración ajustada entre las ocho y nueve horas, dependiendo del grado de dificultad que utilicemos, nos plantea otro conflicto bélico a escala internacional, pero alejado de las guerras totales que están de moda ahora. Viajaremos por todo el globo, pero para enfrentarnos a misiones locales, partes todas ellas parte de una mucho mayor. El sistema de guerra global no encajaría con el espíritu Ghost Recon, y desde Ubisoft París han sabido verlo. La narrativa de Future Soldier no es más que un acompañante a las acciones jugables que realizaremos. Sigue el estilo Tom Clancy por completo, pero un estilo que nació con los primeros juegos de la serie y que ahora han recogido de forma más irregular, ya que pocas serán las ocasiones en que nos importe realmente para qué tenemos que hacer nuestros trabajos, queremos, simplemente… hacerlos.

No es el plato fuerte de Ghost Recon: Future Soldier, puesto que toda prioridad recae en el modo cooperativo y el multijugador. Es el cooperativo con el que aprovechamos mejor las misiones de la campaña principal. Jugando con tres amigos nuestras acciones cobran verdadero sentido y la experiencia algo anodina que resulta ser el modo campaña para un solo jugador, con todos los fallos que en este tipo de juegos implica (IA de los compañeros limitada, desidia en nuestras decisiones…) el que realmente dota de verdadero músculo a la experiencia Future Soldier. Con amigos podremos elegir a nuestras víctimas, organizarnos, utilizar la acertada acción de marcar y disparar perfeccionada de Splinter Cell: Conviction, etc. Es la misma capaña, con los mismos fallos de narrativa y los mismos vídeos inhertes enbtre misión y misión, pero con compañeros se transforma en una experiencia superior, muy superior, a lo visto en solitario. Sin duda un gran acierto de la saga es saber sopesar las muertes y las acciones, nivelando el nivel jugable en cooperativo. En los anteriores videojuegos de la serie suponían el cúlmen de su disponibilidad hacia la acción táctica, en éste, como hemos dicho, la acción supera al régimen estratégico, pero cumple de igual manera jugando con amigos, pues podemos vivir las misiones de la forma en que queramos, según lo violento o sigiloso que seamos. El alma del juego.El modo multijugador es igual o más completo que el modo campaña en cooperativo. Podemos jugar en varios mapas de forma clásica, por equipos o en solitario.

APARTADO TÉCNICO

campaña misiones ghost recon future soldier

Pese a lo que pudiéramos pensar tras ver los primeros trailers del videojuego, Ghost Recon: Future Soldier no se sitúa en la cumbre en cuanto a músculo gráfico. Los dos Advanced Warfighter sí se situaban en el top cinco de videojuegos más espectaculares grñaficamente, aunque bien es cierto que ni la competencia era la misma, pero tampoco el grado de compenetración con las máquinas de la generación. Cuenta con un apartado general notable, pero no alcanza a las cumbres del género en cada una de las plataformas seleccionadas. No obstante, no es impedimento para el completo disfrute del juego, pues en términos generales se sitúa en un nivel alto.

Como mayores contras encontramos un tratamiento de escenarios irregular, pues algunos están mucho más cuidados que otros, repletos de vida. Por otra parte cabe destacar las animaciones de los personajes y de los enemigos, mucho más cercanas a un juego de acción. Las coberturas, los movimientos al levantarse y agacharse, correr… todo está detallado al milímetro y no cabe mñás que felicitar a Ubisoft París por el trabajo. Su némesis se sitúa en las animaciones faciales y el propio acabado de las caras, muy pobres para los tiempos que corren. Aunque sirvan solamente como hilo conductor, las escednas intermedias adolecen de cierta desidia por parte de los programadores, es sabido que no son muy importantes, pero podrían estar más cuidadas.

El resto de elementos que dan empaque al apartado técnico son notables. La presentación del armamento y de los infinitos gadgets además de elementos accesorios como la iluminación y los efectos de partículas demuestran que el tiempo no ha pasado en balde y mejoran enormemente a Advanced Warfighter. Por otra parte, cabe mencionar que está traducido y doblado al castellano y los efectos de sonido y los temas centrales mantienen el estilo Tom Clancy, más que suficiente para mantener el nivel de tensión necesario.

GHOST RECON: FUTURE SOLDIER-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Adrián Hernán 24 | 05 | 2012