VISUALMENTE IMPECABLE

Pero, dejando de lado el amplio garaje de vehículos o la interesante variedad de modos, si hay algo que llama poderosamente la atención en Forza 4 es su magnífico apartado visual. Turn 10 ha realizado un trabajo colosal en lo que a iluminación, partículas, texturización y carga poligonal se refiere, con un resultado impresionante que se mantiene siempre constante en los ‘frames’ por segundo y confiere al título un acabado técnico sin igual dentro de su género, al menos en Xbox 360. El paso es muy grande con respecto a Forza 3 y vemos muy complicado que un título de velocidad pueda alcanzar a Forza 4 en su nivel gráfico.

Los coches y escenarios han sido recreados con mucho detalle. Los vehículos en particular resultan de lo más impactantes, especialmente en el Modo Autovista, donde podremos disfrutarlo como en un garaje y descubrir hasta pequeñas imperfecciones en la pintura de la carrocería. Ya en carrera, la sensación de velocidad se antoja ideal y los diferentes puntos de vista del automóvil se adaptan a las exigencias de los usuarios. Sobresaliente resulta en especial la visión desde el interior de la cabina del vehículo, el punto de vista ideal para los jugadores que busquen la mejor experiencia de simulación.

Otro apartado cuidado ha sido el de los daños a los coches. Podremos sufrir impactos y veremos como nuestro auto se deforma de varias maneras, dependiendo del tipo de colisión que hayamos sufrido. En lo que respecta a la iluminación, el trabajo de Turn 10 también sale victorioso, con grandes atardeceres en circuitos míticos que nos dejarán deslumbrados en algunos casos ante la belleza del paisaje en el que estemos pilotando. Los menús y demás elementos visuales de Forza 4 se mantienen a un nivel de altura, con presentaciones elegantes y muy bien definidas.

Sobre el sonido, el otro punto importante del apartado técnico, destacar la excelente labor en la representación del rugido de los motores, de las frenadas, de los impactos… aunque puede que en este apartado el usuario termine algo cansado con la banda sonora que propone Forza 4. Y es que, en lo que se refiere a la música del juego, resulta un tanto “machacona” en su continuidad y no hubiera estado de más buscar otra alternativa musical. Un pequeño fallo que seguramente no importará a los que buscan la simulación y que se puede subsanar con cambios en las opciones de audio.

PARA TODO EL MUNDO

El objetivo básico de la saga Forza, al menos en apariencia, siempre ha sido ofrecer la posibilidad a cualquier tipo de usuario de acercarse al mundo del automóvil. Ya en Forza 3 se intentó realizar un trabajo importante en este ámbito, con los diferentes niveles de dificultad. Aquí vuelve a estar presente la asistencia en frenada o la indicación de la ruta en las curvas, pequeñas ayudas que el jugador más novato agradecerá y el más experto podrá obviar cambiando las opciones.

La jugabilidad del título responde perfectamente a lo que se espera de un gran título de conducción. El mando de Xbox 360 se adapta muy bien a la velocidad, con el gatillo derecho para acelerar, el izquierdo para frenar, el freno de mano en el botón ‘A’ y el ‘stick’ izquierdo para mover nuestro vehículo. Habrá varios niveles de dificultad, siendo el nivel Experto el que los amantes de la velocidad querrán disfrutar. En este punto resulta esencial tener un volante con sus pedales y su palanca de cambios. Aunque estos accesorios puedan resultar muy caros para los bolsillos más humildes, creemos que la inversión, para aquel que pueda hacerla, resultará muy gratificante.

El resto de usuarios tendremos nuestro mando de toda la vida, que aunque no resulta igual de cómodo que un volante, si consigue convencer por su ergonomía y por su adaptación a la pista, a la velocidad e, incluso, a los distintos tipos de vehículos. Habrá un amplio garaje de coches, como ya hemos comentando, de múltiples fabricantes. Audi, Renault, Aston Martin, BMW, Mercedes, Ford, Suzuki, SEAT, Hummer… todas ellas con diferentes gamas de vehículos, clasificados según diferentes categorías: D, E, F… dependiendo de la potencia de su motor y de su cilindrada. En este punto deberemos tener en cuenta la velocidad punta del coche, sus posibilidades en la frenada o la dirección asistida. Si jugamos en los niveles de dificultad para expertos de la simulación terminaremos besando la gravilla del circuito, saliéndonos en cada curva y empotrando nuestro coche en cualquier esquina. Ir a 350 Km/h no es tan sencillo como imaginamos o como un juego ‘arcade’ nos hace creer.

Volviendo al tema de las ayudas en carrera, destacar que todas pueden suprimirse en las opciones del juego, por lo que aquellos que se sientan preparados para comenzar sin ellas pueden hacerlo. La opción de rebobinar la carrera, posiblemente la más polémica, puede eliminarse en cualquier momento, por lo que el realismo de los circuitos quedará intacto. Y es que Turn 10 entiende que todos tienen derecho a acceder a Forza Motorsport 4 y a la simulación de conducción, por lo que no podemos ver con malos ojos estas ayudas, que sirven para introducir al usuario novato en un entorno desconocido para él. Y, para qué engañarnos, gracias a estas ayudas podemos entrenar para lo que nos espera en el modo ‘online’ de la obra.

FORZA MOTORSPORT 4-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción y Modos de Juego.

PÁGINA 2 – Apartado Técnico y Jugabilidad.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Antonio López 06 | 10 | 2011