La adaptación del popular manga de Tetsuo Hara en la presente generación ha tenido el suficiente éxito como para brindar una secuela. Sin demasiados retrasos desde que se pusiera a la venta en territorio japonés, Hokuto no Ken se apunta al ocaso de Playstation 3 y Xbox 360 para seguir donde el primer Ken’s Rage acabó, es decir, tras capitular la historia de Raoh.

Lejos de presentarse esta entrega como un más de lo mismo meramente vehicular para el desarrollo de la historia, en Tecmo Koei se ha trabajado duro con el fin de pulir su enfoque ‘Musou’ en la fisionomía, contexto e imaginario de El Puño de la Estrella del Norte, duplicar el rendimiento de su motor gráfico, e incluir una enorme variedad de secundarios con sus propios movimientos.

FESTÍN DE SHONEN VIOLENTO

La razón de ser del videojuego cuyo análisis ahora mismo nos ocupa, resulta del hecho de lo actual y valorado que sigue siendo el manga juvenil masculino en que se basa, de su brutal y directo estilo, que sigue sin dejar indiferente a nadie durante tres décadas de historia. ¿Disfrutaremos entonces de los mejores momentos de la obra mientras reventamos cráneos a diestro y siniestro? Sí, sin duda, por lo que aquellos fans del manga y quienes se divirtieran de lo lindo con el primer Ken’s Rage, tienen motivos más que suficientes para hacerse con él.

Llegados a este punto, se establece la dicotomía entre lo que es propiamente el género ‘musou’ a lo que es Hokuto no Ken en sí. Salvando las distancias de la adaptación, dispondremos de diferentes escenas que recrearán un detalle que sin duda cuenta con la aprobación de la pluma de Hara-San, por otro lado, el desarrollo a cargo del estudio Omega Force permite combinar la experiencia de sus desarrollos portátiles, por lo que no tendremos cientos de unidades enemigas alrededor mareando la perdiz, pero tampoco contaremos con una variedad consistente propiamente dicha. Digamos que la epopeya de Kenshiro y su apocalíptico universo sacan lo mejor del estudio para cumplir con el fin último del juego: divertir.

Fist of The North Star Kens Rage 2 ps3

Hacíamos mención del registro artístico y visual del título en la entrada, no es baladí ya que si bien Koei -y por extensión el resto de la industria japonesa con excepciones- no destaca precisamente por un motor gráfico a la altura de las circunstancias, sí que lo ha optimizado para gozar de una tasa de refresco cada vez más extraña en consolas, de sesenta fotogramas por segundo. Por extensión, el equipo de desarrollo se centra orgulloso en las animaciones de los personajes, y los estilos de lucha quedan fielmente representados gracias a la suavidad de movimientos.

Una de cal y otra de arena en este punto, ya que el propio esquema musou conlleva emplear el Hokuto Shinken -por ejemplo- contra una extraña variedad de clones que alborotan a nuestro alrededor. Pese a ello, el hecho de reducir el número de unidades permite desarrollar movimientos algo más complejos, lo cual permite cierta profundidad que rompe ligeramente con el género, además no hay que olvidarse que podremos desbloquear y controlar hasta a una veintena de personajes de la serie, DLC aparte, bien diferenciados entre sí. La ausencia del botón de salto y el movimiento de provocar serán las claves para sacarle el jugo a este juego.

ALTERNANDO LA HISTORIA

Si Emperador Celestial y Tierra de Shura, así como más capítulos de la historia de Raoh que son los arcos de las historia narrados en Ken’s Rage 2 se os quedan cortos, se ha incluido el modo Sueño, que viene a ser un “y si…” en toda regla, y que contará historias alternativas de la veintena de personajes que iremos desbloqueando al recorrer el modo Leyenda. Desde luego en contenido el juego va más que servido, y si además unimos fuerzas con otros jugadores en los modos online cooperativos la diversión se multiplicará.

Lamentablemente la mayor virtud del juego es a su vez su mayor defecto, ya que el ‘musou’ propiamente dicho lleva estancado desde principios de siglo con escasa evolución, algo que queda patente cuando avanzamos a base de combos casi automáticos, con el fin de rellenar nuestra barra de aura y conectar un especial que podremos elegir con la cruceta conforme aprendamos dichos movimientos. Se ha incluido a su vez una serie de pergaminos para potenciar el aura, la salud, la fuerza o la técnica, y que añadiremos en un sencillo árbol del personaje para potenciar sus cualidades.

Fist of The North Star Ken's Rage 2

Se han añadido situaciones de sigilo en función de los eventos, e incluso QTEs para pulsar el botón adecuado en el momento preciso, pero se encuentran muy pobremente implementados. En definitiva, ofrece más de variedad gracias a lo reducido del entorno que, sin ir más lejos, Dynasty Warriors y los eventos propuestos, pero en esencia no sale de las bases inamovibles de este curioso género. Pese a todo, sabíamos a lo que veníamos, y las combinaciones de provocación, ataques y especial conseguirán que hagamos combos de más de mil golpes. Para amantes del arcade, cada zona tiene objetivos y un rango en función de cómo la completemos, convirtiéndose en todo un reto conseguir la clasificación S.

Referente a la banda sonora y FX, sin duda un gran acierto, el más cañero rock japonés para los combates que alterna con el piano de las escenas más emotivas, tal cual ocurre en el anime de la obra. Por si fuera poco, el sonido de los golpes y el romper de huesos ponen los pelos de punta por su crudeza. En cuanto a doblaje y localización, las buenas noticias son que se encuentra narrado en original japonés, las malas… que los subtítulos están en perfecto inglés, algo completamente imperdonable.

FIST OF THE NORTH STAR: KEN’S RAGE 2-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PAGINA 2 – Conclusiones.

José Luis Fernández 08 | 02 | 2013