Square Enix publicó en enero un nuevo spinoff de la franquicia Final Fantasy exclusivo de Nintendo 3DS. Tras varios títulos musicales (Theatrhythm Final Fantasy y Theatrhythm Final Fantasy: Curtain Call), esta nueva continuación llega en forma de RPG de acción matabichos, algo más aproximado a los RPG clásicos de la compañía pero menos divertidos que sus compañeros musicales.

Final Fantasy Explorers en Trance con Cloud Strife

El juego, disponible en Japón desde 2014, destaca por su multijugador para cuatro jugadores y bebe de entregas anteriores como Final Fantasy Crystal ChroniclesFinal Fantasy Explorers nos lleva hasta el mundo de Amostra, en inminente guerra por la fuente de energía principal del mismo. Nuestro cometido, como parte de un grupo de élite será la de encontrar el gran cristal y parar la guerra, algo que se antoja algo repetitivo.

La jugabilidad única en la saga de Final Fantasy Explorers, no sorprenderá a los fans de sagas como Monster Hunter. No nos encontramos con una historia lineal, sino que conforme vayamos superando misiones principales y secundarias, se irán desbloqueando otras nuevas. El orden que elijamos para las misiones y la personalización de nuestros personajes (gracias a los botines obtenidos), trazarán nuestro propio camino.

Final Fantasy Explorers combate a caballo

En cuanto a la personalización, podemos elegir continuar toda la aventura como freelancer y poder utilizar cualquier arma  y pieza de equipo, o buscar un oficio y especializarnos para usar objetos con beneficios extra en su ejecución. Al principio de la partida se nos presentan cinco posibilidades: guardabosques, caballero, monje, mago blanco y mago negro. Hasta 21 oficios se irán desvelando a lo largo del RPG, pero cambiar de trabajo conlleva perder objetos y habilidades ganados hasta el momento en la especialización y volver a empezar. Sin duda hay que pensarlo dos veces, pero vale la pena si algún otro oficio llama tu atención como: ladrón, caballero oscuro, bardo, samurái, ninja, paladín, dragontino, sabio, ingeniero, mago rojo, alquimista, adiestrador, aprendiz, geomante, mago del tiempo o mago azul.

Además del oficio y el equipo, otra forma para seguir personalizando nuestro explorador es con su rol en el combate. Podremos elegir entre cuatro tipos clásicos: Damager, Tank, Healer o Booster, o lo que es lo mismo, atacante, tanque, sanador y refuerzo.

Ifrit entre los eidolones de Final Fantasy Explorers

Los eidolones tampoco podían faltar en esta aventura. Encontraremos hasta doce: Fénix, Bahamut, Diablo, Shiva, Ifrit, Odin, Leviatán, Fenril, Alexander, Lamú, Dríade y Amaterasu, estos dos últimos inéditos en la franquicia. No solo nos encontraremos con ellos, sino que además podremos invocarlos si logramos capturarlos cuando les queden pocos puntos de vida con la habilidad ‘Encase’ de Crystal Surge. Al hacerlo, ganamos un Magnicite que podemos usar para invocar su aura y utilizar su poder. Y no solo de eidolones, hay Magnicite que nos permiten invocar (Trance) a personajes muy conocidos de la saga como Cecil, Bartz, Terra, Cloud, Aeris, Tifa, Squall, Tidus, Yuna, Vaan y Lightning. 

Durante las batallas, contamos con unas habilidades especiales (que tendremos que gestionar en Central Crystal entre montones de ellas). Solo podemos llevar ocho diferentes cuando salimos de misión y las usamos con una combinación de los gatillos L o R más alguno de los botones XYAB. Hay habilidades que dependen del oficio que tengamos, de ahí la importancia de esta elección.

Gameplay de Final Fantasy Explorers para 3DS

Al principio, el ARPG puede parecer un poco pesado, con las quests de tutorial que nos introducen las mecánicas principales del juego, y que una vez terminadas, nos dan la oportunidad de empezar ya la historia de verdad, con todos los establecimientos accesibles. Termina estas misiones, y prueba con otras fáciles para pillarle el truco al juego, es cuestión de tiempo y hacerse con sus controles. De todas maneras, las carencias no le vienen por la confusión de sus primeros momentos o los controles, es su conjunto lo que no funciona. No divierte como debería, y el hecho de que para terminarlo por completo tengamos que emplear más de 100 horas (20 airadamente, como mucho, para la historia principal), en este caso no es un punto positivo. Quizá todo lo contrario.

Hablando de los controles, no podemos dejar de mencionar el movimiento de la cámara, que controlaremos con la cruceta (incómodo porque debemos detenernos) a menos que configuremos el botón C de la New 3DS o usemos el periférico con el doble joystick. Si tenemos una New 3DS, debemos visitar las opciones (Select > Options). En la segunda página de opciones debemos elegir “On” en Circle Pad Pro, como si tuviéramos el periférico. Lo mismo tendremos que hacer para usar el cacharro en una Nintendo 3DS anterior.

Esta aventura podemos jugarla en solitario o acompañados de otros tres personajes en modo cooperativo offline u online, incluso durante la misma partida. Esta es sin lugar a dudas, la característica más sobresaliente del juego, y está muy bien planteada, y es que podemos comenzar nuestra partida y unirnos a otros personajes para las partes más duras del juego, o directamente desarrollar la historia junto a otros tres exploradores.

 

Lo mejor

  • Apariciones estelares de protagonistas y eidolones
  • Gran cantidad de oficios

Lo peor

  • Gráficos justitos
  • No se han enterado que la 3DS tiene 3D
  • Juego largo, pero poca diversión
Rocío González en 16 | 02 | 2016