LETS GET READY TO RUMBLE…

Uno de los grandes baluartes de la saga Fight Night era la jugabilidad y el realismo de lo que pasa en un cuadrilátero. Los movimientos de los jugadores, sus golpes más característicos, los diferentes estilos de púgil, etc… Era difícil mejorar este aspecto para la nueva entrega y, precisamente aquí, puede venir el debate. Fight Night Champion introduce cambios importantes en el manejo de los boxeadores: para empezar, se aprovecha mucho más la versatilidad del mando, incluyendo la posibilidad de lanzar golpes también con los botones, lo que permite combinaciones más rápidas y espectaculares.

Ahora bien, la mayor complejidad en el manejo hace que resulte más difícil ejecutar una buena defensa, pues las combinaciones de nuestros adversarios también serán más rápidas y eléctricas. Con esto el juego gana en dinamismo y explosividad, pero quizás pierde un poco de realismo, sobre todo cuando juegas con pesos pesados, siempre más lentos de movimiento que un pluma o un welter. Si vas buscando diversión, probablemente el cambio te agrade, pero si lo que prefieres es el realismo de los combates, quizás prefieras las ediciones anteriores. Por otro lado, los tipos de boxeador están muy marcados y cada púgil tiene su estilo, por lo que resulta fundamental que el jugador se adapte al estilo del personaje cuando sube al cuadrilátero. Si tratas de pelear, por ejemplo, con Mike Tyson guardando la distancia y utilizando el jab como haría Lennox Lewis, a buen seguro que acabarás perdiendo a los puntos o incluso besando la lona si te enfrentas a un buen boxeador. Esto, muy bien conseguido, puede compensar la pérdida de realismo de la que hablábamos antes.

Si elijes crear un boxeador y jugar con él en el modo legado para llevarlo a lo más alto, será crucial que escojas el tipo de boxeador que más te favorezca porque será en esa línea en la que evolucionará. Si quieres crear un pegador a lo Tommy Hearns, nunca serás un púgil tan rápido de manos como Shane Mosley, pero serás letal con tus golpes y una buena combinación acabará con tu rival en “la habitación del sueño”. Lo mismo ocurre con la altura y la envergadura, pues un boxeador pequeño y de poca envergadura al estilo Joe Frazier, tendrá que optar por el cuerpo a cuerpo para ganar los combates y no podrá guardar distancias, bailar por el ring o “revolotear como una mariposa y picar como una abeja” tal y como hacía el célebre Alí.

Todo ello da al modo legado un gran realismo y otorga al juego grandes dosis de diversión y dificultad, pues durante tu carrera tendrás que medirte a púgiles de todo tipo y no siempre te valdrá la misma táctica. Será fundamental el entrenamiento con un buen sparring en tu gimnasio para estudiar los movimientos de tu rival y encontrar sus puntos débiles. Es precisamente el entrenamiento, la evolución del púgil y la organización de tu carrera lo que más cambios presenta en el modo legado de Fight Night Champion.

Ahora podremos optar por hacer una concentración específica antes de un combate visitando gimnasios de todo el mundo para pulir distintos aspectos de nuestra técnica boxística. Pero ojo, no podremos hacerlo si no ganamos dinero en los combates ni determinados puntos que el juego nos ofrece con pequeños retos como noquear a tu siguiente rival antes del quinto asalto, o similar. Aunque siempre podrás optar por un entrenamiento físico que mejore tu resistencia, tu movilidad, tu fuerza o tus reflejos. Eso sí, tu cansancio va aumentando a medida que aprietas en el entrenamiento, por lo que será vital que guardes algún tiempo de descanso antes del próximo combate, o tu púgil llegará exhausto al mismo y será presa fácil para el adversario.

Para cerrar el apartado de la jugabilidad no podemos olvidar un gran punto a favor del título, como es la inclusión de 50 licencias oficiales de boxeadores, sobre todo de púgiles en activo. Esta era una cuestión muy comentada en los foros por los aficionados del anterior título de la saga y que la gente de EA ha tomado en serio. En Fight Night Champion podemos recrear los combates soñados por los aficionados de hoy en día como un Wladimir Klistchko vs David Haye, o disputar la previa del próximo Pacquiao vs Mosley. Por supuesto, continúa la posibilidad de reeditar grandes clásicos del pugilismo como los Alí vs Frazier, Holyfield vs Tyson o Durán vs Leonard.

SANGRE EN LA LONA Y EL PÚBLICO EN PIE

Hablemos de la cuestión gráfica en Fight Night Champion. El cambio con la versión anterior es notable, quizás no tanto en los parecidos físicos de los boxeadores como en los grandes recintos donde vamos a pelear, el equipamiento de los púgiles o el deterioro físico de los boxeadores a medida que avanza el combate. Los rostros de los boxeadores se deforman o se cortan de forma verosímil según el tipo de golpes que reciben y se han cuidado detalles como la lona o los calzones manchados de sangre si un púgil está cortado en una ceja o recibiendo un gran castigo. También las caídas de los boxeadores y la contracción de sus músculos al golpear o al irse al suelo han mejorado ostensiblemente. Estos detalles se aprecian mucho mejor en las repeticiones a cámara lenta, donde los detalles de los guantes al impactar con el rostro del rival o sus costillas están muy bien conseguidos.

Pero a nivel gráfico los alardes llegan al recrear la historia de Andre Bishop en el modo Champion, donde la calidad gráfica nos hace sumergirnos de tal forma en la historia que parece que estemos en el cine. El realismo de los escenarios y el detalle en rostros y movimientos de los personajes es máximo. Incluso hay momentos en los que se intercalan imágenes de tus combates en la pantalla del famoso programa de la ESPN Friday Fight Night, donde su presentador va narrando los progresos de Bishop o de su máximo rival, Isaac Frost.

Pero es precisamente en este modo historia en el que podemos encontrar alguno de los principales inconvenientes del juego, en este caso a nivel sonoro. Los diálogos de los personajes están bien construidos aunque no rezuman detalles ni originalidad. Además, se echa de menos unos subtítulos en castellano que permitan al jugador sin conocimientos de inglés seguir bien la historia. Lo mejor del sonido en Fight Night Champion vuelve a ser las entradas en el recinto de los púgiles, los comentarios y las instrucciones de tu esquina. Lo menos bueno los chirriantes sonidos de mandíbulas y costillas que se rompen en las repeticiones de los golpes que llevan al KO.

FIGHT NIGHT CHAMPION-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción y modos de juego.

PÁGINA 2 – Jugabilidad y Gráficos.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Carlos Aragüez 28 | 03 | 2011