Tras un intenso año de pretemporada en el que la compañía norteamericana Electronic Arts ha estado preparándose para uno de los acontecimientos del año, por fin la fecha ha caído sobre nosotros, un pitido inicial que hace realidad las esperanzas y las ansias de muchos por convertirse en auténticos jugones. Desde el primer saque hasta el último suspiro del partido, los seguidores de una de las sagas deportivas más conocidas del ocio electrónico, mantienen la intensidad y las ganas de vencer en cada uno de los espectaculares encuentros que disputan. Tensión, alegría, sufrimiento, dolor, diversión, pasión, pero sobretodo mucho realismo es lo que nos encontraremos en esta nueva entraga de Fifa, un título que este año viene cargado de novedades, algo que lo convierten seguramente en el mejor juego de fútbol de todos los tiempos.

Pero ¿qué es lo que lo hace tan especial?, ¿a que se debe este revuelo que ha levantado el título de EA Sports? Ésto y mucho más lo desvelaremos durante el análisis que estáis a punto de leer, un artículo donde hablaremos punto por punto de las virtudes y los defectos de esta nueva joya futbolística.

COMIENZA EL PARTIDO

Da comienzo el encuentro con el primer pitido del árbitro. Desde ese momento, y con apenas unos segundos a los mandos de nuestra consola, nos damos cuenta de que algo ha cambiado. No necesitamos más que un par de movimientos de los jugadores para saber que si, que es la esencia de la saga Fifa la que tenemos delante, pero no tiene nada que ver con lo visto anteriormente en la franquicia.

La esencia fiel a toda la trayectoria de la compañía se nota sobretodo en el cuidado que han tenido a la hora de diseñar los personajes. El físico, la forma de correr por el campo, sus reacciones según en que situación de un encuentro y muchos más aspectos técnicos que hacen que con un simple vistazo detectemos rápidamente a cada jugador dentro del terreno de juego. Messi es igual que Messi, o Cristiano es igual que Cristiano. Aunque, gráficamente, los jugadores no han sufrido un cambio radical como sucediera hace dos campañas, si que es cierto que han retocado algunos aspectos de los mismos para mantenerlos mucho más reales que nunca. En el fondo es algo que la mayoría de juegos deportivos empieza a tener en su casillero, y es que en los últimos años se ha reforzado el nivel de simulación en aspectos como la apariencia realista de los protagonistas. De esta manera podemos sentirnos cerca de las estrellas deportivas al ser nosotros los que dominamos la situación en cada momento.

Dejando a un lado el parecido abrumador de los jugadores nos vamos a centrar, sobre todo, en la parte jugable del título de Electronic Arts, ya que en el fondo es donde más se han centrado las mejoras y evoluciones de este año. Aún así, todavía queda mucho camino que recorrer, porque a pesar de que se ha notado la mejoría a la hora de controlar nuestros equipos sobre el terreno de juego, es cierto que hay algunos aspectos que requieren un mayor cuidado.

Antes de correr hay que aprender a caminar, y para ello, los desarrolladores nos han regalado en FIFA 12 un minitutorial al principio del juego. En él, la compañía nos muestra los nuevos movimientos defensivos que varían un poco la forma que hasta ahora teníamos de aplicar nuestras zagas. Además del pequeño cambio a la hora de marcar, cubrir, entrar, bregar o segar, nos explican los nuevos controles del mando, que han sufrido pequeños cambios que al principio resultan un tanto confusos. No es un problema mayor, ya que cada uno -como todos sabemos ya- es libre de cambiar siempre que quiera las funciones de cada botón en su mando de PlayStation 3 o Xbox 360. De esta forma podremos jugar con los botones clásicos, con el modo Alternativo o simplemente customizar a nuestro antojo los controles.

Pero estas variaciones defensivas, ¿qué han supuesto para el nuevo Fifa? ¿Son realmente una mejora? ¿O más bien han servido para complicar un juego que el año pasado rozaba lo perfecto?. La respuesta es muy sencilla. La mejoría en la jugabilidad ha sido notable, convirtiendo en un juego muy dinámico a FIFA 12. Bien es cierto que la entrada sencilla (la que el año pasado se hacía con el botón de pasar) ahora resulta un pelín ortopédica, y puede fastidiarnos sobremanera un partido ya que si la haces alejada del delantero, acabarás dejándolo solo. Esto se debe a que la reacción de nuestro protagonista después de la entrada es un poco lenta. Aún así, la lucha entre jugadores por un balón, la forma de cubrir, y sobretodo el nuevo sistema de colisiones resulta verdaderamente impresionante.

En algunas jugadas nos encontramos situaciones un tanto peculiares provocadas por este sistema de choque, pero es verdad que en un sentido global veremos acciones muy realistas que podríamos encontrarnos en cualquier partido de fútbol real. Los saltos de cabeza, aunque cuesten un poco de realizar debido a esta idea de enfrentar un jugador a otro por hacerse con la posición, ahora son mejores que nunca, ya que podremos ver jugadas como la famosa “cama”, en la que el delantero o el defensa no salta, y el contrario acaba dando la vuelta en el aire y cayendo casi de espaldas.

No solo en la defensa se han podido ver las mejoras del juego. A la hora de atacar, y sobre todo a la hora de regatear la intensidad y las posibilidades de realizar fintas y quiebros se ha multiplicado. Eso si, se valorará sobretodo tu habilidad a la hora de marcar los tiempos y cambios de ritmo para conseguir realizar este tipo de acciones correctamente. Si bien no se necesita mucha calidad, dependerá de ésta tener más o menos éxito. A todo esto se le suman las ya conocidas filigranas, que más o menos mantienen el aspecto de la última entrega, pero sumadas al nuevo regate de control, las posibilidades son infinitas, el techo, la imaginación. Algo que influirá definitivamente en nuestros ataques es la nueva inteligencia artificial que han incluido en los zagueros, que ahora no se limitarán a ir a por el jugador que están marcando, sino que cubrirán los espacios que dejan los compañeros de una forma muy profesional, manteniendo la posición respecto al jugador que tiene la pelota hasta el momento de entrarle o bien hasta que tenga que tapar un posible pase.

Los porteros también han sufrido algun que otro cambio, aunque siguen regalándonos situaciones dignas de enmarcar, más propias del circo que de un encuentro futbolístico de alto nivel. Y es que, aunque las reacciones en balones a portería sean correctas, cuando hay balones sueltos, o jugadas en las que los rechaces no terminan de alejarse de la portería, existe la sensación de que eso trastorna la IA de los porteros y acaban haciendo una de las suyas.

Por otra parte, el balón también ha sufrido ciertos cambios. El comportamiento del esférico en los partidos está más conseguido que en ediciones anteriores, percibiendo que el peso del mismo en esta ocasión está más adecuado a lo que una pelota de fútbol requiere. Los centros al área adquieren un aspecto más realista que en FIFA 11. Aunque posiblemente queda un poco floja esta sensación en los disparos a portería, sobretodo aquellos que van con efecto, que muchas veces parecen globos. Sigue manteniéndose el hecho de que la posición del jugador a la hora de tirar sea determinante para el éxito del disparo.

FIFA 12-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción y Cambios.

PÁGINA 2 – Modo Manager.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Raúl Salguero 07 | 10 | 2011