Que nos gusten los supersoldados salvadores de humanidades y continuos “espacio-tiempo” no impide que nos interese un juego destinado a marcar la excelencia en las descargas digitales de las consolas de esta generación –y van unas cuantas en los últimos años-. Fez es la plasmación de un movimiento, el retro, que tiene tanta razón en su base como odio irracional a lo tecnológicamente moderno en sus ramificaciones más estúpidas. Nos encontramos ante un título diferente, cautivador y llamativo a nivel visual. Un título que exigirá lo mejor de nosotros mismos y que nos retará en una sucesión de aventuras y puzles. Un videojuego destinado al restrictivo club de los clásicos. Veamos por qué Gómez se puso su sombrero, o su Fez, que no es otra cosa que el clásico sombrero turco.

AVENTURAS Y PLATAFORMAS SIN CASTIGO

videojuego fez xbox live arcade

Y es que Gómez, el protagonista del título y un más que apto candidato a rellenar el planeta de peluches de estilo “kitsch”, es la piedra de toque del juego de Phil Fish, uno que entra por los ojos y que impregna ternura desde el primer momento. De nada serviría lo mencionado sin una mecánica y una jugabilidad a la altura del excelente acabado visual en dos dimensiones. Por suerte los tenemos ambos a un nivel incluso superior. Es muy fácil, o relativamente fácil, crear un apartado visual y sonoro interesante, más con la tecnología actual. No lo es, por otra parte, realizar el titánico esfuerzo que ha hecho el grupo programador en ofrecer una experiencia de juego inspirada e inspiradora.

La presentación en dos dimensiones se presenta durante el primer cuarto de hora. Más tarde, gracias al sombrero de Gómez, asistimos a una revelación en forma de perspectivas y aventuras. Pero olvídense de Echochrome, el título de PSP que jugaba con los ángulos visuales. Fez es mucho más, pues también se transforma en una aventura gigantesca, bella y desafiante. Tomando referencias de Braid en el sentido de la presentación de las plataformas y de Super Meat Boy en la reconstituyente confianza en el usuario, lo cierto es que Fez es un juego redondo, cuadrado, en casi todos sus aspectos.

LA MUERTE NO TENÍA UN PRECIO

mundos de fez

La muerte en Fez se presenta como un paso más respecto a nuestro atrevimiento con las plataformas y los rompecabezas que se nos plantean. Siempre tendremos oportunidades infinitas, que superarán en número a las más que recurrentes muertes que protagonizaremos. Esta visión de confianza con el jugador, mostrando una muerte sin aspavientos, pudiendo repetir una y otra vez nuestros movimientos sin demoras temporales ni jugables es parte del encanto de Fez, sabedor éste, que moriremos muchas veces gracias a su intrincada mecánica. Veamos el porqué de esta mecánica tan interesante.

PERSPECTIVAS 3D CON PÍXELES

cubos de fez

El núcleo de Fez se presenta como un cubo inexistente en el mundo de Gómez. Un mundo donde los personajes son planos y no conocen más que dos dimensiones. El gorro que recibe nuestro héroe multiplica las posibilidades de Fez hasta nuevos términos, de un plataformas normal y corriente, aunque con encanto, eso sí, hasta una propuesta casi inexistente hoy en día. Nuestra visión del mundo cambia por completo y la misión de Gómez (recoger cubos mágicos en cada escenario) se agiliza. Podremos cambiar la perspectiva del colorido mundo, tanto a la izquierda como a la derecha. Cuatro serán los lados totales disponibles, y cada uno de ellos guardará más de una sorpresa que sería imposible de descubrir con el enjuto mundo en dos dimensiones en el que vivía el protagonista.

Grandes caídas se convierten en pequeños saltos, paredes insalvables en poco más que una piedra en el camino. Será la configuración del nuevo “mundo-cubo” la que nos ofrecerá el camino a seguir. Fácil al principio, pero desafiante y terriblemente lógico más adelante. 150 son los niveles disponibles, y pese a que podemos acabar la aventura en unas cinco o seis horas, este recorrido se puede alargar, doblar su duración incluso, si deseamos recoger todos los cubos mágicos desperdigados por Fez. El trabajo hecho por Polytron es asombroso. Los niveles son diferentes entre sí y utilizan paletas de colores bien diferenciadas. Podemos visitar desde coloristas mundos aéreos hasta alcantarillas oscuras. Un trabajo laborioso en dos dimensiones que se torna más que titánico al conformar las tres partes restantes del cubo, como hemos dicho, repleto de secretos y aventuras. Por todo esto, además de los 800 puntos Microsoft que vale, Fez se convierte, junto con los recientes Minecraft o Trials Evolution y los ya clásicos Outland, Braid, Limbo, N+ o Super Meat Boy en otro imprescindible de Xbox LIVE Arcade.

Eso sí, su único punto negativo, o quizás, no tan notable, es la sucesión de mapas y mecánicas. 150 escenarios son muchos para enseñarnos el mismo número de experiencias distintas. Es por ello que muchas veces caeremos en la desidia según en qué mapa estemos. Es algo que convive con Fez, al igual que otros títulos que se basan en repetir jugablemente su propuesta durante muchas fases, pero que en Fez acaba por cansar en ocasiones.

FEZ-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Adrián Hernán 15 | 05 | 2012