FEAR 3, HABLANDO DEL TERROR Y LA FAMILIA

En FEAR 3 tomamos el control de hasta dos personajes, Point Man, protagonista y azote de Armachan en el primer FEAR y Paxton Fettel, nuestro enemigo en la primera entrega y también nuestro hermano. Los dos personajes son bien diferenciables y aunque jugando sólo hay que completar todos los intervalos primero con Point Man para desbloquear a Paxton, los dos pueden ser elegidos sin ningún problema en el modo cooperativo, gran novedad de esta entrega. Point Man utiliza los reflejos ya clásicos de la serie FEAR y su pericia con el armamento para acabar con nuestros enemigos, por el contrario, Paxton Fettel no es sino una aparición fantasmagórica, pues fue asesinado al final de la primera entrega por el propio Point Man -no es ningún spoiler, al principio de FEAR 3 se da a conocer ya tal dato-.

Juntos recorrerán de nuevo Fairport, la ciudad arrasada por Alma para llegar a su madre y es que, según parece, la poderosa niña/mujer está embarazada y cada contracción suya pone en peligro a toda la humanidad. FEAR 3 utiliza unos recursos que por ser conocidos no dejan de sorprender si son bien utilizados. Éstos son el sobresalto y la tensión sonora, conseguidos de forma excelente entre tiroteo y tiroteo. El paso de los niveles de acción y los de tensión está perfectamente orquestado y suceden de forma natural. Los escenarios, abiertos y repletos de coberturas para las partes de acción y enjutos y agobiantes para las de terror, se amoldan a cada necesidad sin problemas.

El susto y el sobresalto sonoro, tan habituales en las cintas de terror cinematográficas llegan aquí hasta un nuevo nivel, y es que, aun sabiendo que tarde o temprano sucederá, siempre acabamos sorprendidos y alterados por cada aparición de Alma Wade o cualquier monstruo agazapado. La tensión sonora, como las películas de los ochenta -ahí se nota la presencia de John Carpenter de manera absoluta- no hace más que aumentar el nerviosismo del jugador a medida que recorre los excelentemente bien representados escenarios. La sangre, las esquinas y recodos, las pintadas en las paredes y los sucesos extraños en objetos y vagabundos supervivientes de Fairpoint llegan a perturbar, algo que consiguen los desarrolladores y se nota la influencia de juegos como Condemned: Criminal Origins y su secuela, auténticas referencias del terror realista, costumbrista y cochambroso.

JUGABILIDAD SUPEDITADA AL TERROR

La narrativa de FEAR 3 se escuda en un desarrollo de juego de acción en primera persona al uso, con escenarios más o menos lineales. La única salvedad de la construcción de éstos son las bifurcaciones que pueblan cada intervalo cada cierto tiempo, pensadas para el juego cooperativo y que cada jugador escoja un camino. Esto tiene lógica en juego compartido, pero llega a resultar molesto jugando en solitario, pues nunca sabremos qué camino es el principal y cuál el secundario simplemente porque los dos llevan al mismo lugar y el sentimiento de que nos dejamos algo por alto, por examinar. Además, el modo campaña no es muy largo. Tampoco difícil, por lo que se recomienda empezar en niveles de dificultad mayores de lo habitual.

Como juego de acción no ofrece nada que no se haya visto ya, disparos, coberturas -eso sí, muy bien implementadas para la primera persona-, un máximo de dos armas y algunos robots a los que podremos manejar en algunos momentos de la aventura. Las armas son variadas, pero no hay muchas en número, eso sí, hay novedades en la saga como dos uzis que se manejan a la vez que servirán para según qué enemigos. Las otras, no son más que revisiones de armas de FEAR 2 y otros juegos de ciencia ficción como Resistance, Killzone o bélicos como cualquier Call of Duty. Por la parte de la jugabilidad no hay mucho más que añadir, el juego se compone de intervalos -fases- y con un argumento lineal nos muestra los pasos de Point Man y su hermano de cara a acudir al parto de su madre, Alma.

MULTIJUGADOR ORIGINAL


El modo multijugador de FEAR 3 es uno de los más cuidados que hemos visto en los últimos meses. Con la base del modo cooperativo robándole importancia al competitivo -aunque en algunos modos cooperativos se intuye competición entre los jugadores- se sustentan una serie de modos que sirven como un complemento al modo conjunto de la historia principal de muy buena calidad. Day 1 Studios se han querido alejar de los modos clásicos como “deathmach”, o capturar la bandera de los juegos en primera persona bélicos y han apostado por transformar las sensaciones del modo campaña con el multijugador.

Modos como “Contracciones” son una carrera contrarreloj donde la rapidez de movimientos y la tensión de ir aguantando rondas se convierten en protagonistas, hay otros modos igual de satisfactorios. Los modos ¡Corre Joder, corre!, El Rey de las Almas y Supervivente de las Almas son destacables en su concepción, recogen elementos de otros juegos multijugador y les otorgan un carisma propio diferenciándolos de otros juegos. Muy recomendable, en definitiva, cada apartado del modo online, sobretodo en su vertiente cooperativa.

F.E.A.R. 3-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e historia.

PÁGINA 2 – Jugabilidad y Mutijugador.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Adrián Hernán 25 | 07 | 2011