El primer capítulo de la saga Far Cry, lanzado para PC durante el año 2004, sirvió para demostrar la impresionante capacidad técnica de la primera versión del CryENGINE y, de paso, colocar en el mapa a Crytek como una de las compañías con mayor proyección de futuro. Pero no sólo sus gráficos marcaron la diferencia, pues el concepto jugable y su considerable duración hacían de este título algo más que un shooter. Desde ese momento, la saga ha evolucionado en diferentes direcciones, siempre desde la ausencia de Crytek y el esfuerzo continuado de Ubisoft como desarrolladora. Por una parte, se realizaron conversiones del primer título con sensible diferencias —tanto gráficas como jubables— en el caso del intento inicial para Xbox: de esta forma nacía Far Cry Instincts.

La secuela llegó poco después bajo el sobrenombre Evolution; ambos títulos se condensarían en un mismo pack mediante un remake HD lanzado en Xbox 360 con el nombre de Far Cry Instincts: Predator. Pero Ubisoft sabía que la saga no estaba evolucionando en la dirección correcta, pues necesitaba una producción a la altura del nombre Far Cry pero con un carisma renovado, adaptado a los cánones de la actual generación de consolas y con la certeza de que los grandes del género seguían pisando fuerte. Far Cry 2 supuso una perfecta oportunidad en aras de refrescar el sobresaturado mercado de los shooters en primera personal.

El éxito fue rotundo, aunque no completo. Algunos fallos en el desarrollo de la aventura, fruto de la ambición por parte de Ubisoft a la hora de crear un entorno sandbox ambientado en la Sabana Africana, con un escenario de exageradas proporciones pero falto de carisma en muchos tramos, mermaron la calidad del título. No obstante, Far Cry 2 logró fascinarnos en muchos otros aspectos jugables y, sobre todo, nos brindó una herramienta creativa sin parangón dentro del sector: el completo editor de escenarios.

Con Far Cry 3 Ubisoft se plantea un doble objetivo: crear un espectacular videojuego sin los fallos de su antecesor y, de paso, ofrecer al usuario una combinación jugable impresionante que bebe de sagas como Uncharted, Assassin’s Creed o GTA, sin eludir su marcado desarrollo FPS mediante elementos propios de producciones a la altura de Turok o Callof Duty. Todo ello enmarcado en un espacio escénico interactivo de ambientación tropical.

LA IRA DE VAAS

Es curioso cómo, a medida que se iba desvelando información del juego, el personaje que acaparaba más protagonismo y expectación era el antagonista del título: Vass, un joven demente de llamativa cresta y brutales medios de dominación, rige su propia ley en este conjunto de islas dominado por el caos y la anarquía. Cuando Jason Brody, acompañado de su novia, su hermano y sus amigos acaban por estos lares comprueban que sus vidas corren un grave peligro cuando ya es demasiado tarde. Tu misión: escapar del yugo de Vass, intentando salvar a los habitantes de sus desmedidos procedimientos a la vez que evitas la muerte de la gente que amas. Pero tu viaje no será sencillo, pues te enfrentarás a los mayores temores de tu vida mientras te conviertes en un asesino implacable y letal, lo que te hará pagar el precio de no poder confiar ni tan siguiera en tu cordura.

Bajo este telón de fondo se articula una aventura de acción ambiciosa en todos los sentidos, pero que destaca sobre todo por la combinación de géneros que aglutina en su interior. Pese a que la base interactiva de Far Cry 3 es, en esencia, la de un shooter de acción en primera persona, el título perpetrado por Ubisoft va mucho más allá, recogiendo elementos muy importantes que han conseguido llevar al éxito a las sagas más conocida en la actualidad. La experiencia de Ubisoft Montreal en la saga Assassin’s Creed queda de manifiesto en la estructura de Far Cry 3. Si bien es cierto que nuestras principales armas serán las equivalentes a cualquier título de este tipo (pistolas, automáticas, lanzallamas, bazookas, granadas, etc), contaremos con la posibilidad de utilizar el sigilo como nuestra principal estrategia, dando buen uso al arco o al cuchillo de supervivencia.

far cry 3 gameplay

El extenso mapa del que hace gala el juego es la principal premisa del desarrollo del título y, a su vez, la similitud más evidente de Far Cry 3 con Assassin’s Creed. El epicentro lo encontramos en la aldea libre, lugar donde podremos relacionarnos con los civiles, disfrutar de un entorno más tranquilo y realizar determinadas gestiones comerciales. Si queremos revelar cada territorio del mapa de forma directa, escalaremos hasta las torres eléctricas esparcidas, cual atalayas, por el extenso paraje tropical del juego. Escalarlas todas será un desafío pues, además de que son bastantes, cada una se escala de diferente manera. Una vez en la cima, piratearemos la toma de fusibles principal y podremos bajar por medio de diversas tirolinas.

Una vez realizada dicha acción se nos revelarán en el mapa los tesoros ocultos, las misiones secundarias, las zonas de caza con las distintas especies, e incluso los encargos de asesino o los repartos de suministros (que se harán normalmente en un vehículo específico antes de que acabe el tiempo, siguiendo una ruta de bengalas). Esto es solo una muestra de los objetos, encargos y planteamientos secundarios de los que hace gala el juego. Además, existirán determinados territorios tomados por los seguidores de Vaas: si conseguimos liberarlos, podremos acceder a nuevos desafíos mientras ganamos experiencia para nuestro personaje.

FAR CRY 3-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción, argumento y escenario.

PÁGINA 2 – Jugabilidad y apartado técnico.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Sergio Melero 21 | 11 | 2012