El anuncio de New Vegas suscitó más dudas que expectativas. ¿Podrá Obsidian superar el listón elevado de Bethesda? ¿No será una expansión encubierta para engatusar al personal? ¿Volverá a ser un Oblivion con pistolas? La mayoría apostó por una estafa como una catedral, sin sospechar que la casa volvería a ganar de pleno.

“La guerra… la guerra no cambia nunca”.

La serie Fallout tan sólo necesita siete palabras fielmente interpretadas por el actor estadounidense Ron Perlman para dar a entender a los jugadores que están a punto de adentrarse una vez más en un mundo post-apocalíptico donde únicamente han sobrevivido las cucarachas y el afán de la humanidad por autodestruirse. ¿Qué más da que las cabezas nucleares hayan dado paso a palos con clavos? A la mínima oportunidad, el hombre volverá a convertirse en su mayor némesis.

A decir verdad, al principio da la sensación de que New Vegas se ha tomado muy en serio su discurso introductorio; los primeros momentos avivan demasiadas reminiscencias, como si realmente nada hubiese cambiado desde el rifirrafe paterno-filial de hace dos años. Alguien sigue empecinado en creer que Hellboy fue interpretado por Morgan Freeman, así que su doblador español vuelve a amenizar el prólogo y el epílogo; V.A.T.S. es un festival de humor gore gracias a su férrea voluntad de seguir siempre la trayectoria de la bala, aunque eso implique atravesar todo tipo de objetos o recurrir a ángulos imposibles; la primera salida al exterior viene acompañada por un destello lumínico y unas ganas inmensas de exploración que nunca llegan a repetirse…

Ante semejante panorama, es comprensible que el jugador precoz se sulfure al pensar que se encuentra ante un reciclaje radioactivo, una expansión que cuesta más chapas de las que vale. No obstante, si el usuario ha tenido a bien dedicarle un par de puntos extra a su Percepción -la menospreciada de las S.P.E.C.I.A.L.-, descubrirá en seguida que en el desierto de Mojave no sólo ha germinado flora. La semilla obsidiana también ha dado sus frutos.

LA VIEJA ESCUELA TOMA EL MANDO

Que se escuchen los suspiros de alivio: Bethesda tomó la decisión acertada al dejar ¿temporalmente? la franquicia en manos de Obsidian, la reina de la ambigüedad rolera. Su obsesión por crear situaciones en las que no existen ni el bien ni el mal se ha encargado de supervisar todos los rincones del inmenso mapa. Asimismo, la involucración de algunos miembros del equipo que trabajó en Fallout 1 y 2 impregna al título de una esencia rolera puritana que muchos habían dado por extinguida tras buscarla desesperadamente por el Yermo de la tercera entrega.

Los pilares básicos de New Vegas resultan gratamente familiares. La búsqueda principal es un tour mal camuflado por los lugares importantes de Mojave, un extenso desierto repleto de cuevas, pueblos, casinos, ciudades, tareas secundarias, terciarias, historias ocultas, personajes excéntricos, arqueólogos ofidofóbicos metidos en neveras… aunque Obsidian se vio obligada a utilizar el motor Gamebryo, acabando prematuramente con todo intento de revolucionar el sistema de combate que alterna el tiempo real con la pausa estratégica, al menos pudo añadir algunos retoques aquí y allá.

Sirva de ejemplo los rasgos disponibles durante la creación del personaje; cada uno otorga una importante bonificación -punto extra en Agilidad- a cambio de una desventaja significativa -ser más propenso a las mutilaciones-. Entre ellos destaca “Yermo salvaje”, una opción que desbloquea toda una serie de huevos de pascua repletos de referencias y humor ácido. Tío Owen y tía Belu dan buena cuenta de ello. Además, las habilidades progresivamente disponibles se adecúan mejor que antes al perfil del jugador, y el límite de nivel ha pasado del 20 al 30, evitando que el héroe alcance cotas divinas antes de tiempo.

SALIR DEL REFUGIO

El primer gran cambio evidente es que la aventura no da comienzo en uno de los múltiples Refugios, sino en la cama del cirujano de una aldea. La humanidad superviviente ha salido de sus escondites para reconstruir el mundo que contaminó, así que los hogares subterráneos se han convertido en lugares hostiles -o casinos- en los que residen merodeadores tan cruentos como las historias que se ocultan bajo camas y esqueletos. Las recompensas narrativas de estas ciudades en miniatura son la punta de un iceberg que sólo se mostrará con todo su esplendor ante los auténticos exploradores. Y si sus moralinas son demasiado serias para el personal, seguro que al lado habrá una localización con un guión drásticamente diferente. La facilidad con la que New Vegas cambia de registro sin perder credibilidad es impresionante a la par que hipnótica.

El héroe es un “mandao”, un mensajero que acaba con una bala en la cabeza por cumplir su cometido. Tras la resurrección milagrosa de rigor, tocará ir en busca del asesino, descubrir el secreto del envío que casi acabó con su vida y servir a uno de los mandamases de New Vegas… o bien reestructurar drásticamente la jerarquía inmóvil de alguna de las facciones dominantes.

Por supuesto, el magnetismo del territorio es tal que ni la sed de venganza más brutal logrará vencer a la curiosidad del usuario. Sí, vale, alguien se la ha jugado pero… ¿Qué se asoma por el árido horizonte? ¡Es una estatua gigantesca de un dinosaurio! ¿Por qué está aquí? ¡Si hay una puerta en su barriga! ¿Una miradita rápida no le hará daño a nadie, no? Total, el villano no se irá a ninguna parte, el motor caduco del juego se encargará de ello.

Hoteles abandonados, presidios amotinados, sectas necrófagas ocultas en fábricas, ciudades sitiadas… Por no olvidar el mismísimo Strip, con sus inéditas luces de neón y “entretenimientos” que requieren entrecomillado. El factor “le echo un vistazo a este edificio y reinstauro mi vida social” de Fallout 3 se multiplica exponencialmente gracias a un mapa más amplio, variado y poblado. Asimismo, Obsidian, lejos de realizar una terapia de choque contra los casos de cleptomanía obsesiva-compulsiva provocados por Bethesda, incentiva a estos pobres dementes escondiendo objetos importantes en lugares imprevisibles. ¿Dejarse una estantería por investigar? Craso error teniendo en cuenta las bolas de nieve, cartas, chapas especiales, revistas… y demás mercadería esperando a ser encontrada en el Mojave.

FALLOUT: NEW VEGAS-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción al mundo Fallout.

PÁGINA 2 – Facciones, escenario y otros elementos interactivos.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Daniel Cáceres 08 | 11 | 2010