BROTA LA PLANTA OBSIDIANA


Fallout: New Vegas presenta un mundo en reconstrucción con ganas de pasar a la fase de pre-apocalipsis, pues la humanidad vive en un ciclo de violencia que la conducirá eventualmente a una nueva crisis. Los billetes de la Nueva República de California están sustituyendo gradualmente a las chapas como divisa territorial. Las fuerzas del orden, o lo más parecido a ellas, controlan campos de cultivo para que la flora no vuelva a extinguirse. Incluso los súper mutantes cuentan con su propia radio. Son tiempos de transformación, y por desgracia Obsidian no logra estar a la altura del nivel evolutivo en ciertos aspectos. La buena noticia es que no ha sido culpa suya.

En términos jugables, el título supera a su antecesor y reinstaura la esencia rolera de las entregas originales. El guión, los diálogos, la trama central, las misiones secundarias, las facciones, el “Modo Difícil”, las localizaciones, el humor sardónico, la obsesión de recolección, la ambigüedad moral, los casinos, las soluciones para cada tipo de usuario… ¿Una simple ampliación? New Vegas es tan superior a Fallout 3 que la sensación es totalmente opuesta: lo que lanzó Bethesda hace dos años fue una expansión adelantada a su tiempo.

Pero Obsidian se ha visto obligada a construir una obra maestra en terrenos inestables. La situación es análoga a Megatón, un pueblo de Fallout 3 que pretendía restaurar la civilización… alrededor de una bomba atómica latente. Si ésta no explotaba de improviso -una de las misiones secundarias giraba alrededor de dicha amenaza-, la radioactividad que emitía acabaría lentamente con sus habitantes. Gamebryo también es un arma de destrucción masiva que detona de improviso -con cuelgues inesperados- o degrada poco a poco la experiencia con bugs de toda índole.

Los errores, el motor desfasado y la pésima traducción impiden que New Vegas supere la frontera técnica del notable, pero el esfuerzo y la dedicación de Obsidian van más allá de la excelencia. En el desierto del Mojave ha brotado una planta robusta y rebosante de diversión. ¿Emite un poco de radiación? Nada que unos cuantos parches “Rad-Away” lanzados durante los próximos meses no puedan arreglar. Lo mejor de todo es que el arbusto se convertirá en el primer gran árbol post-nuclear si la desarrolladora californiana es la encargada de regarlo regularmente con su deliciosa agua pura.

LO MEJOR

– Rezuma calidad obsidiana por todos sus poros.
– Cuerda para rato: misiones secundarias, terciarias, búsquedas de objetos…
– Grandes dosis de rejugabilidad gracias a las facciones y a las decisiones amorales.
– Guión y ambientación magníficos.

LO PEOR

– Bugs, bugs, bugs…
– Traducción nefasta.
– Motor desfasado, Gamebryo necesita jubilarse.

FALLOUT: NEW VEGAS-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción al mundo Fallout.

PÁGINA 2 – Facciones, escenario y otros elementos interactivos.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Daniel Cáceres 08 | 11 | 2010