La nueva entrega de UFC, la marca de tollinas por excelencia en la nueva televisión del Siglo XXI estrena distribuidor. El amparo de Electronic Arts le confiere a UFC un respaldo que no podía contar con THQ. Publicidad a millones y calidad contrastada (históricamente) al famoso “todo vale” de las peleas de pistas octogonales. UFC se convierte en uno de los pilares de la lucha realista y dura, alejada de parafernalias mágicas, de saltos imposibles y de personajes estrafalarios. Realismo al servicio de la violencia. ¿Lo que realmente quiere el consumidor de videojuegos?

EA Sports UFC

Estamos más que acostumbrados a las sagas de lucha de desarrollo 2D, reflorecidas en los últimos años con la salida de Street Fighter IV, King of Fighters, la reformulación del colosal Mortal Kombat, Guilty Gear y tantos otros. Conviven en igualdad con los juegos que parecían iban a acabar con el reinado de las dos dimensiones, hoy en día están lejos de sus días de gloria, pero Virtua Fighter o Tekken siguen manteniendo a las masas al tanto de cada novedad que ofrezcan. Es el momento en el que uno se pregunta si cabe espacio para un deporte de pelea real, por definición alejado de los cánones increíbles de otros juegos de lucha en el mercado de los videojuegos.

 

TÉCNICA Y PODERÍO POLIGONAL

En la oferta se encuentran las posibilidades de un medio, el de los videojuegos, que se atreven con ideas descabelladas pero que se resienten a la hora de plasmar conceptos realistas. EA Sports UFC no es el juego de lucha definitivo, tampoco del deporte al que representa. Tampoco se encuentra entre las mejores entregas de la saga nacida en THQ, pero que, pese a sus limitaciones, se asienta como un esperanzador comienzo de generación para una marca que apuesta, esto sí de manera espectacular, por una representación de luchadores y animaciones al alcance de muy pocos en la industria. EA Sports UFC es un portento técnico, y esta que tenemos delante es tan sólo la primera entrega en la generación. Eso es muy bueno.

Siguiendo el camino prefijado por la saga de boxeo de EA Fight Night, UFC cuenta con luchadores reales con un nivel de detalle asombroso. Muchos jugadores se encogerán tras ver cómo el mentón de su avatar -también podemos crear a nuestro propio luchador con un completo editor- estalla tras un golpe durísimo. Cómo los cardenales, las heridas y los cortes brotan de manera natural en el cuerpo de nuestro luchador. Es la violencia realista, la que duele más que los fatalities de Scorpion en Mortal Kombat.

Todo el despliegue técnico para mostrar a unos luchadores llamativos, perfectamente contruidos y animados de manera sublime no se enmarca en una fugaz muestra de fuerza tecnológica, está completamente justificada para agilizar y adecuar los combates, postulando al sistema de colisiones como referente de los combates. Cada golpe está perfectamente representado para que el rival reduzca su poder ofensivo. Un golpe al costado hará bajar la guardia, otro al hombro, realentizar su brazo bueno… Es la física de movimientos lo que consigue salvar a un producto divertido en sus luchas y que apuesta claramente por lo real.

EA Sports UFC

 

MÁS ALLÁ DE LOS COMBATES

Poco vemos en el horizonte. Podemos crear a nuestra copia digital, con bíceps y torso de escándalo. Podemos participar en combates online que no tienen el ritmo esperado ya que la elección de contrincantes es lenta y no podemos acceder rápidamente a una opción revancha, con lo que perdemos mucho tiempo esperando a rivales. El modo carrera, nacido de los juegos de boxeo que Electronic Arts lanzaba hasta hace poco, no llega a satisfacer nuestras ansias de lucha. Apuesta tanto por el realismo que el interés del jugador medio, o sea, el que no es fanático de la UFC, dejará de jugar tras unas pocas horas.

Los combates emocionan, las tollinas duelen, pero la repetición de fórmulas en el modo carrera provoca hastío en el jugador, que tiene que entrenar cada vez para preparar el siguiente combate. Es como si en un juego de fútbol nos hicieran entrenar cinco días seguidos antes del siguiente partido, con rondos y vueltas al campo. Es esa apuesta tan enérgica por el realismo, esa obcecación por controlar todos los aspectos de tu luchador, entrenes y subidas de nivel de casi veinte parámetros de su cuerpo, lo que hace que acabe perdiendo interés.

 

CONCLUSIONES

Eliminando la paja que revolotea entre los combates en sí. EA Sports UFC es una digna representación de un deporte, el MMA, que gana adeptos en todo el mundo, una nueva visión de los clásicos gladiadores romanos. Las luchas son realistas y poderosas, las colisiones y las repercusiones de cada golpe en el rival suben la calidad del producto. Todo lo que no es lucha, o sea, el que en teoría debía ser su modo estrella, hace aguas y repite siempre los mismos pasos. Un buen juego de lucha y un inicio a medio camino entre titubeante y enérgico en la nueva generación. Seguro que en próximas entregas estamos hablando del fenomenal juego que se intuye en EA Sports UFC.

EA Sports UFC

Una pregunta anteriormente realizada vuelve a la cabeza, ¿es eso lo que quieren los jugadores? Sabemos de la diversión de machacar a nuestros compañeros con Kazuya, Raiden, Iori Yagami o Guile, personajes perfectamente definibles y definitorios de un género arraigado a la historia de los videojuegos, con personalidad y con los que queremos jugar. EA Sports UFC muestra a los luchadores de la Ultimate Fighting Championship, unos con los que el público europeo no está familiarizado y que no tienen peinados estrafalarios, sombreros de paja ni lanzan magias. Es un juego con un recorrido comercial corto.

Adrián Hernán 14 | 07 | 2014