CONCLUSIONES


Dungeon Siege III se destapa como un juego de rol y acción divertido, más en su vertiente cooperativa que jugando a solas la historia principal. Aunque pierde parte de la esencia con las dos primeras entregas, el juego de Obsidian renace argumentalmente para poder dar comienzo un nuevo camino por el reino de Ehb. El sonido no es una característica que sobresalga, pero, y ahí radica parte del problema de Dungeon Diege III, es un producto que no sobrepasa el notable en ninguno de sus apartados. No es una crítica negativa, pero tras jugar a la historia principal y ver lo que dan de sí los simplemente correctos gráficos, Dungeon Siege III podría haber ofrecido mucho más.

Tanto a nivel argumental como de experiencia, demasiado simple para un videojuego que sale a la venta físicamente, pues en ocasiones recuerda a Torchlight y títulos similares. La gran ventaja de Dungeon Siege III respecto a otros títulos es su perfecta compenetración del modo cooperativo a dos y a cuatro jugadores, pero la falta de opciones de personalización visual de los personajes, así como un menú demasiado simple y corto de posibilidades limitan a Dungeon Siege III a la diversión rápida y directa del juego cooperativo, que no es poco.

LO MEJOR

– La experiencia jugable gracias al modo cooperativo.
– Siguiendo con el cooperativo, jugar cuatro usuarios a la vez es una gozada.
– La balanza entre acción y rol se inclina hacia la acción más directa. En consola su jugabilidad es de rápida digestión
– El diseño de los cuatro personajes.
– Los escenarios y su diversidad.

LO PEOR

– La duración no es excesiva para un juego de estas características.
– El desequilibrio entre personajes.
– El modelaje de los humanos y monstruos son muy limitados.
– Demasiado simple para quien busque un juego de rol más puro.
– Pese a apellidarse “III” no tiene mucho que ver con las entregas anteriores.

DUNGEON SIEGE III-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e historia.

PÁGINA 2 – Personajes, campaña y cooperativo.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Adrián Hernán 29 | 06 | 2011