¡SOY EL REY DEL MUNDO NENA!


Duke Nukem Forever es un juego donde la diversión y el propio protagonista se alzan con el protagonismo total de la experiencia jugable. Con un diseño de escenarios llamativos y del que otros títulos deberían tomar nota, se convierte en un videojuego notable del que no podremos desengancharnos para poder escuchar cada frase de Duke, para ver cada recodo del mapa e intentar leer inscripciones que te arrancarán una carcajada.

El lado negativo lo compone el nivel técnico, pero no es ninguna sorpresa ya a estas alturas, el último gran desarrollo de Forever, allá por el año 2006 apenas ha tenido cambios y son los parches de Gearbox los que dotan al juego de elementos, digamos, actuales. Había que mencionar este apartado, pues muchos jugadores rechazarán el título por tal aspecto, aunque, realmente no sea, ni mucho menos, el más importante. Las voces son soberbias, la música entrañable al recordar el tema clásico -aunque a Duke le ha faltado cantar “Born to be Wild”-.

Son los detalles los que hacen de este juego una experiencia única, los detalles y el respeto a un personaje y una forma de jugar ya pasada, de la que casi nadie se acuerda. Forever es, de forma inapelable, una leyenda de los videojuegos, pero por hechos diferentes a otras leyendas y, lo que es mejor, hace que nos frotemos las manos pensando en ello, la avanzadilla de una serie de títulos que Take-Two podrá preparar con calma, desde cero y con un desarrollo, seguro, menor a los catorce años. Hasta entonces, ya tenemos Forever.

LO MEJOR

– Es Duke Nukem. Y es divertido.
– El Duke Burger.
– Los pequeños detalles -frases de carteles, instrucciones de botes de conservas…- que convierten un shooter en una experiencia perdurable en nuestras cabezas.
– Ha dejado de ser un juego, en el sentido clásico del término, para convertirse en testigo principal de la evolución del medio en la última década y media.
– El apartado sonoro. Tanto el inglés, excepcional. Como en castellano.
– Debemos alegrarnos de que el esfuerzo de cientos de personas en los últimos años haya dado sus frutos.
– Su duración supera de largo la media del género.
– El multijugador gustará a los más entrados en años y seguidores del deathmatch de los 90, pero…

LO PEOR

– Los jugadores de hoy en día, acostumbrados a Call of Duty y Halo lo verán insuficiente en opciones y ejecución.
– La carga de texturas es lenta.
– El apartado gráfico es de principios de generación. Pero poco más se podía hacer si se quería sacar el juego.
– La desaparición y superposición de objetos del escenario.
– Un par de fases se alargan artificialmente.
– Un máximo de dos armas simultáneas no es de recibo en un juego que quiere recuperar un estilo de hace quince años.
– El Ego, al más puro estilo Halo y sin paquetes de salud por el escenario.

DUKE NUKEM FOREVER-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción, desarrollo e historia.

PÁGINA 2 – Apartado Técnico y Jugabilidad.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Adrián Hernán 24 | 06 | 2011