Muchos jugadores se echan las manos a la cabeza cuando escuchan hablar de crossover o experimentos extraños con sus franquicias favoritas, sin embargo, a veces un pequeño (o gran) cambio, sienta hasta bien. Esto le sucede a Dragon Quest Heroes: El infortunio del Árbol del Mundo y la raíz del mal (de ahora en adelante Dragon Quest Heroes), que abandona su clásico planteamiento de JRPG para dar un paso hacia la acción y el hack’n slash de la mano de Omega Force (Ω-Force), de Koei Tecmo.

Dragon quest Heroes pantalla inicio

Dragon Quest Heroes es un nuevo experimento de llevar la jugabilidad musou de la saga Warriors a otras franquicias. Ya lo habíamos visto con un resultado interesante en The Legend of Zelda con Hyrule Warriors para Wii U (y 3DS), y ahora, Dragon Quest coge el mismo camino, pero diferente a la vez.

El juego, como decíamos, ha sido desarrollado por Omega Force (Dinasty Warriors) y publicado por Square Enix. En él han estado involucrados nombres clave de la franquicia, como Yuji Horii, creador y director de Dragon Quest, y Koichi Sugiyama, compositor habitual de la banda sonora de la saga, y por supuesto, no faltan los reconocibles diseños de Akira Toriyama, el mangaka japonés más conocido en nuestras fronteras por ser el autor de Dragon Ball y Dr. Slump.

Dragon Quest Heroes protagonistas Luceus y Aurora

En Japón (y otros territorios de Asia) se puso a la venta en febrero de 2015, pero en España hemos tenido que esperar al mes de octubre para poder disfrutar de él, lo que, por otro lado, es habitual en algunos productos nipones, ¡más hemos tenido que esperar por otros!

 

Hack’n slash, rol y estrategia

Dragon Quest Heroes ofrece una peculiar jugabilidad para los habituales a esta saga. Omega Force imprime su personalidad musou sobre ella y así nos encontramos con una party de cuatro personajes contra el mundo, un mundo lleno de monstruos pequeños, monstruos grandes… pero todos ellos en grupos numerosos y rabiosos. Ese es precisamente el problema al que se enfrentan los protagonistas de la historia: los monstruos, hasta ahora sus mejores aliados, se han vuelto locos y les invaden y atacan. Descubrir qué está afectando a los monstruos y por qué aparecen unos misteriosos portales a otras dimensiones de los que salen más y más, será el objetivo de Luceus y Aurora, los capitanes de la Guardia Real. Antaño sus amigos, a los protagonistas no parece importarles mucho tener que combatir contra ellos…

Dragon Quest Heroes elegir Luceus y Aurora

Al principio tendremos que elegir entre uno u otra como personaje principal. Este será el único personaje que no podremos quitar nunca del grupo de cuatro con el que pronto nos encontraremos explorando las ciudades del reino. Sin embargo, no será el único personaje que podamos manejar: a medida que avanza la historia, iremos agregando nuevos luchadores a nuestro grupo. Podremos elegir hasta tres más para que nos acompañen y durante el combate cambiar de uno a otro cómodamente pulsando L2. De hecho, si el personaje que llevamos muere, saltaremos automáticamente al siguiente, hasta que no quede ninguno. Si esto sucede, podemos reiniciar el nivel sin perder ni el oro ni la experiencia que hubiéramos acumulado.

El juego claramente se encara hacia la acción y el mata-mata continuo de hordas enormes de monstruos, pero es un híbrido que deja sitio para el rol y la estrategia. El primero está presente en la subida de niveles, la configuración de las habilidades, la compra y venta de equipamiento, la alquimia… pequeños detalles que nos acercan más a la franquicia original. El segundo, es un añadido a los combates que no permitirá que nos lancemos a lo loco contra los enemigos. En cada batalla, un mapa en la esquina superior derecha nos indicará la forma del escenario y dónde se reúnen los monstruos, así como su avance hacia el puesto que hay que defender. Esto es así porque los mapas presentan varios pasillos por los que los monstruos se acercan a nuestra posición. Si elegimos un camino, mientras acabemos con una horda otra puede llegar hasta el puesto a defender y acabar con él, lo que hará que perdamos. Para evitarlo nada como teletransportarnos de un lugar a otro y dejar monstruos-guardianes en puntos estratégicos (para guardar nuestras espaldas, para proteger un camino, etc.).

Ataque Aurora de Dragon Quest Heroes contra gólem

Por suerte, los protagonistas aprenderán diferentes técnicas con las que poder plantear un ataque más táctico que alocado, o al menos con un porcentaje alto de cada, y que se añaden a sus movimientos con armas o mágicos (que consumen PM, puntos de magia). En este sentido, de gran apoyo son las medallas de monstruos, que nos permiten invocarlos para que luchen de nuestro lado hasta que agoten su vida. Servirán de torreta en el lugar en el que les hagamos aparecer, parando a todo lo que se acerque con sus propias técnicas.

Las pantallas no son muy largas, ni los escenarios muy grandes, pero la cantidad ingente de monstruos las hace a veces enormes. Por suerte cuando vemos en pantalla “Última oleada” sabemos que ha llegado el tiempo de no contenerse e ir con todo lo que tenemos.

 

El ritmo y la Rocanublo

Para la vertiente más JRPG hemos de esperar a cada final de batalla, cuando automáticamente somos transportados a nuestro campamento o la Rocanublo, la nave voladora con la que podremos recorrer todo el reino de Arba. Allí, podremos comprar y vender armas y orbes para equiparnos, crear objetos con ayuda de la alquimia, aceptar misiones secundarias, recibir recompensas por superar hitos, leer la correspondencia, cambiar los miembros de nuestra party o guardar partida.

Aurora ataca las ruinas de Colisea

Sin duda es un momento clave, puesto que si no mejoramos nuestro armamento, nuestra defensa y subimos la habilidad de nuestros personajes utilizando los puntos de destreza conseguidos en batalla (Options>Misc.), no podremos afrontar con las mismas opciones de victoria las batallas. Sin embargo, tanto paseo a la Rocanublo corta el ritmo de la acción. Sería preferible que tras casa batalla fuéramos preguntados sobre si preferimos continuar con la historia y avanzar a la siguiente emboscada o si por el contrario, lo que queremos es reforzar a nuestros personajes, hacer sitio en nuestro inventario, guardar, etc. Algunas pantallas no son tan largas como para volver de inmediato.

 

12 héroes con habilidades diferentes

El gran peso del juego se lo llevan sus doce personajes jugables, entre los que si has jugado a algún Dragon Quest igual tienes la suerte de reconocer a alguno de ellos. Repiten Alena, Maya y Kyril de Dragon Quest IV, Bianca de Dragon Quest V, Norris de Dragon Quest VI y Dragon Quest Monsters o Yangus, de Dragon Quest VIII.

Todos ellos cuentan con amplias presentaciones, por lo que no te preocupe no conocerlos. Además, lo que también tienen cada uno de ellos son poderes y movimientos muy diferentes. Su progresiva entrada en el juego nos permite ir probándolos a todos poco a poco para poder formar el grupo de cuatro con los que mejor veas que se pueden complementar, entre ellos y con el protagonista de tu elección al principio de la historia.

Norris y Aurora defienden la posición

Marcan su diferencia desde sus armas (espadas, mazas, boomerang, bastones) a diferentes técnicas y poderes mágicos que podremos desbloquear a lo largo de la historia y con los puntos de destreza.

Todo es cuestión de equilibrio, y Dragon Quest Heroes lo encuentra. Introduce una nueva dinámica en la que héroes venidos de varios de sus juegos se van uniendo poco a poco para hacer frente a oleadas infernales de monstruos. Y lo sabe mezclar con dosis de RPG y estrategia para dotar a este Dragon Quest a lo Dynasty Warriors de personalidad propia.

Y no solo los personajes resultarán familiares a los fans de la saga, también los monstruos, como limos, sanguininos, sacos de risas, esqueletos, mazadores, burbujilimos, limas, cíclopes, dragones, gólems, troles…

Aurora ataque alta tensión

La versión de PS4 presenta unos gráficos típicos de Dragon Quest, cercanos al anime, con calidad y que respetan el universo de la saga. A este respeto se suma una excelente y épica banda sonora, de todo un Dragon Quest que firma Koichi Sugiyama. A España nos ha llegado el juego traducido al castellano, aunque solo los textos, los diálogos, escasos por otro lado, podremos elegirlos entre escucharlos en inglés o en japonés (por el altavoz del DS4), toda una suerte, porque para las onomatopeyas que sueltan, casi mejor nos quedamos con el doblaje original. A falta de uno en castellano por supuesto.

 

 

Conclusión

Hay que felicitar por el resultado a Square Enix y Koei Tecmo en su primera colaboración. Sin revolucionar la escena, ni mucho menos, han conseguido respetar la esencia de Dragon Quest con creces, y darle una vuelta al estilo musou.

Entre lo más interesante de la propuesta, el hecho de que no hay que ser fan de la franquicia para poder jugar al juego, vamos, ni siquiera tenemos que haber jugado nunca a Dragon Quest para enterarnos de qué va la cosa y qué tenemos que hacer.

Dragon Quest Heroes dragón verde combate inicial

La introducción de vertientes RPG y de estrategia le dan profundidad y el abanico de personajes, sin ser ser extraordinario, es más que suficiente para ponernos las cosas difíciles a la hora de decidir quién se viene con nosotros de paseo en cada batalla.

No es este el único desvío en el recto camino del rol de la saga. Los de Square Enix preparan Dragon Quest Builders, un título que mezclará personajes y mundos del universo Dragon Quest con una jugabilidad que nos recordará irremediablemente a títulos de construcción y crafteo como Minecraft. ¿Encontrará el equilibrio que sí tiene Heroes? Su primer “experimento” sienta un buen precedente.

 

Lo mejor

  • Su mezcla de géneros
  • El dulce caos de algunas batallas
  • No hace falta haber jugado antes a Dragon Quest

 

Lo peor

  • Las continuas pausas para subir al Rocanublo
  • Poco espacio para el inventario

 

Rocío González en 23 | 10 | 2015