A lo largo de toda esta generación de consolas hemos tenido la oportunidad de probar más de una entrega de la franquicia Dragon Ball Z, todas ellas con el objetivo de convertirse en el título de lucha basado en el anime de Akira Toriyama más completo y sólido del mercado. Lamentablemente, la realidad ha sido muy diferente, ya que desde la aparición de Drazon Ball Z Budokai 3 en PlayStation 2 y Wii, no hemos vuelto a ver un videojuego basado en esta aclamada franquicia más completo, o lo que es más preocupante, que sea técnica y jugablemente digno de esta generación de consolas.

Dragon Ball Z Ultimate Tenkaichi se presentó en sociedad como el soplo de aire fresco a una franquicia que claramente volvía a caer en decadencia tras unos cuantos años en los más alto, esto lo ha conseguido gracias en parte a un nuevo y revolucionario sistema de combate que prometía unas batallas mucho más dinámicas y fieles al estilo del anime, un nuevo y revolucionario motor gráfico, un modo héroe, con el que poder crear a un personaje de cero y escribir nuestra propia leyenda, además de incluir algunas escenas del anime redibujadas para la ocasión. Una carta de presentación que, sin lugar a dudas, le colocó el título de “videojuego de Dragon Ball definitivo” por parte de los fans. Lamentablemente, el título final no cumple todas esas expectativas creadas por sus seguidores, y esto ha acabado perjudicando gravemente la imagen del título.

QUEREMOS UN JUEGO DE DRAGON BALL ESPECTACULAR

Imagen de Dragon Ball Z Ultimate Tenkaichi

Visualmente, Dragon Ball Z Ultimate Tenkaichi luce impecable, el uso que se le ha dado en esta ocasión al conocido motor gráfico “Criware” es digno de elogio, nunca antes hemos podido ver una recreación más fiel de los personajes y entornos de Dragon Ball como en este Ultimate Tenkaichi, tanto es así que consigue transladarnos con una facilidad pasmosa al universo Dragon Ball para hacernos creer que lo que estamos viendo en pantalla en todo momento se trata del anime de Akira Toriyama, efecto que además los programadores se han esforzado en remarcar gracias a las escenas remasterizadas que encontraremos intercaladas entre combates, las cuales otorgan un elevado grado de inmersión en la historia.

Por otro lado, el motor gráfico, pese a ser del ya viejo conocido estilo cell-shading, responde con rapidez y soltura en todo momento, ya sea combatiendo a toda velocidad o explorando el universo de Dragon Ball surcando sus cielos. Durante el transcurso de los combates los efectos de iluminación, humo, agua y viento que aparecen nos resultarán sorprendentemente increíbles, además de poseer algunos videos ingame alucinantes, como los momentos en los que los personajes se transforman en superguerreros, o las fusiones, dando lugar así a la recreación más fiel jamás vista del universo Dragon Ball en un videojuego, un apartado simple y llanamente impecable en todos sus aspectos.

El apartado sonoro de este Ultimate Tenkaichi brilla sobre el resto del conjunto, ya que no solo se limitará a ofrecernos un puñado de melodías, sino que además posee todas las voces originales del anime, tanto en versión original japonesa, como en la versión americana. En este apartado, tal vez a algunos seguidores les hubiese gustado encontrarse por primera vez con el doblaje al castellano de la franquicia, para el cual lamentablemente tocará esperar de forma indefinida hasta próximos juegos, aunque por el momento los fans del anime estarán más que satisfechos con el trabajo de doblaje realizado. Para tratar de redondear este apartado, cabe mencionar la especial atención que se le ha puesto a los efectos de sonido que encontraremos en el juego, los cuales resultan ser idénticos a los originales, sumando más realismo si cabe al conjunto, formando junto al apartado visual anteriormente descrito una recreación que prácticamente podríamos decir que supera incluso al anime original.

JUGABILIDAD

Imagen de Dragon Ball Z Ultimate Tenkaichi en PS3

En cuanto al apartado jugable, Dragon Ball Ultimate Tenkaichi añade algunos conceptos interesantes, como son los combates aéreos muy al estilo de los ya conocidos quick time events de otros títulos, en los que adivinar el movimiento del rival será esencial para encajar nuestros golpes, estos ofrecen únicamente dos opciones disponibles, y según el número de golpes que encadenemos recargaremos más o menos la euforia de nuestro personaje. Además, se han introducido las batallas contra los jefes gigantes, que disputaremos en un puñado de ocasiones, pero que sin duda harán las delicias de todos aquellos que siempre quisieron enfrentarse a Baby, Janemba o Metal Cooler entre otros. Otro de los puntos fuertes que aporta el título es el acertado concepto de distancia de combate, diferenciando dos tipos muy distintos de control, el cuerpo a cuerpo, del cual haremos uso cuando nos encontremos a una distancia cercana del rival, ofreciendo un control rápido y sencillo, muy parecido a lo que habíamos visto en la saga Budokai, y el control de lucha a distancia, el cual consistirá en lanzar bolas de energía, super ataques y ataques definitivos a nuestro oponente, teniendo este último la peculiaridad de poseer un control similar al de los tradicionales Tenkaichi.

El resto de los cambios jugabes los encontraremos en la interfaz, donde podremos observar cómo se divide ahora en tres esferas, compuestas por salud, Ki y euforia, sirviendo el Ki únicamente para defendernos de los super ataques, y la euforia, recargable únicamente a base de ganar combates aéreos, nos permitirá realizar los super ataques, independientemente de si tenemos o no Ki suficiente. Por último, el más curioso de los nuevos añadidos lo encontraremos en el apartado de fusiones y transformaciones, ya que gracias a un pequeño menú desplegable en mitad del combate podremos transformarnos de manera inmediata en super guerreros e incluso fusionarnos con otros luchadores, aunque por desgracia este último aspecto del título se verá completamente desaprovechado durante prácticamente la totalidad del juego. Cuatro conceptos muy importantes que suponen un soplo de aire fresco, un paso adelante en la franquicia que muchos seguidores agradecerán.

Desgraciadamente, pese a los dos cambios anteriormente descritos, el resto del apartado jugable hace aguas por todas partes, ya que, por ejemplo, el sistema de combate cuerpo a cuerpo únicamente nos dejará encadenar hasta cuatro golpes seguidos, tras esto comenzará una secuencia de lucha aérea basada en los quick time events, que solamente ofrecerá cuatro secuencias alternativas a los jugadores, por lo que durante el transcurso de uno o dos combates ya habremos visto absolutamente todos los movimientos de combate de esos luchadores, y no solamente eso, sino que además todo el plantel de luchadores posee casi los mismos movimientos, por lo que la monotonía al cabo de unas pocas partidas está servida caballeros. Cabe destacar además que la IA no acompaña en ningún momento, ya que una vez adivinada la combinación de botones para cada personaje el combate consistirá en repetir una y otra vez la misma combinación hasta la saciedad.

Imagen de Dragon Ball Z Ultimate Tenkaichi en Xbox 360

Por si todo esto fuera poco, el plantel de luchadores se ha visto recortado, por lo que no podremos ver ni controlar a muchos de los personajes de la saga, llegando únicamente a los 40 luchadores, suficientes, aunque realmente escasos si los comparamos con los más de 100 que poseían anteriores títulos (incluyendo las transformaciones), como Dragon Ball Z Budokai 3 en PlayStation 2.

En la faceta multijugador quizá encontremos el apartado menos inspirado, ya no solo de todo el título, sino uno de los menos inspirados en años, puesto que única y exclusivamente nos permitirá combatir contra otros jugadores, ya sea en partidas igualadas, o en las típicas partidas de jugador. El problema de este modo de juego vendrá derivado del sistema de combate, puesto que los combates online se reducirán a ver cuál es el jugador que encaja el primer golpe fuerte, tras esto, la avalancha de golpes, super ataques y ataques definitivos estará servida, prácticamente sin dejar al otro jugador reaccionar. A resumidas cuentas, un modo multijugador que ofrece lo justo, pero que además sufre las consecuencias de un sistema de control poco elaborado, el cual deja los combates en manos del azar y en mayor medida de la estrategia.

DRAGON BALL Z ULTIMATE TENKAICHI-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Juanjo_Dante 03 | 11 | 2011