MISIONES Y SUBTÍTULOS

Dragon Age II nos plantea una serie de misiones secundarias que consiguen alargar la experiencia de juego y logra completar una trama rica en situaciones, donde no hay lugar para el aburrimiento. La gran cantidad de personajes que conoceremos a lo largo de la historia tendrán su propia voz y voto, ofreciendo importantes recompensas a nuestro aguerrido protagonista, al que deberemos ayudar en menesteres tan poco gratificantes como recoger hierbas y raíces del campo o eliminar a unos indeseables que están molestando a nuestro querido pagador.

Algunas de las misiones secundarias despertarán en nosotros la duda, pues los objetivos que deberemos perseguir no parecen del todo “honrados”. Es por esto que dependerá del usuario el aceptar todas las empresas que se pongan a tiro o dejar de lado aquellas que nos parezcan más cruentas y ruines. Sea como fuere, a más misiones secundarias, mayor será la cantidad de soberanos que tendremos en nuestro bolsillo, algo siempre interesante para comprar armas o los servicios de alguna señorita de compañía (o caballero, según preferencias). Aquellos que duden de la duración del título pueden respirar tranquilos, la secuela de Origins ofrece una cantidad más que justa de tramas alternativas, que nos mantendrán ocupados durante horas y cuyas recompensas, según vayamos avanzando, serán más suculentas e interesantes.

En el apartado sonoro, Dragon Age II hace los deberes con nota y nos presenta un mundo donde cada sonido está bien implementado y se corresponde con los acontecimientos. Si cerramos los ojos al desgarrar la carne del enemigo y derramar varios cientos de litros de sangre sabremos perfectamente que está pasando en pantalla gracias a la buena mezcla de sonidos y la amplia biblioteca de los mismos que han usado los chicos y chicas de BioWare.

En lo que respecta al doblaje, como viene siendo habitual en las producciones de la desarrolladora canadiense, el título llega en inglés a nuestro país, aunque con unos subtítulos perfectos insertados en la parte superior de la pantalla. Nuestras opciones de diálogo (con iconos que ayudan a saber si seremos amables, bordes o irónicos) se verán reflejadas en el inferior del monitor, mientras que el resto de conversaciones tendrá lugar en la parte de arriba. La labor de los dobladores anglosajones es encomiable y resulta imposible ponerle peros a esta cuestión.

REPARTO CORAL

Otro de los aspectos comunes de las obras de BioWare es la tremenda cantidad de personajes que aparecen en pantalla y que son importantes para la historia principal. Así, además del bueno de Hawke, iremos acompañados por su hermana (para nuestro análisis, escogimos llevar al personaje principal sin modificar), el enano Varric que narra parte de la historia, otros miembros de la familia Hawke y, por supuesto, un buen número de aliados que irán llegando según avancemos en el juego.

Como ya sucedía en Dragon Age: Origins o en la saga Mass Effect, ir conociendo a los nuevos personajes será bastante emocionante. Cada uno nos propondrá una serie de misiones secundarias con las que saber más de su pasado, creando así vínculos muy particulares. Dragon Age II, como no podía ser de otra manera, presentará varias posibilidades amorosas, algunas de las cuales pueden llegar a sorprender a los más puristas. No puedo dejar de mencionar aquí algunas de las situaciones más bizarras que tendrán lugar, como cuando al entrar en un burdel y ser preguntados por un elfo si queremos contratar sus servicios, nuestra hermana, con mirada repulsiva, nos pregunta si no podemos esperar para hacer esas cosas cuando no esté ella presente.

Y es que, no nos engañemos, lo que todo el mundo busca en los juegos de BioWare, al menos como curiosidad, son las escenas de sexo que tanta polémica absurda han generado en años pasados. Aquí podremos visitar prostíbulos, mantener relaciones sexuales con nuestras compañeras/os, ser testigos de felaciones (nunca mostrando nada) y demás maravillas de la vida moderna. Y es que, hacer que los personajes principales del título conecten y lleguen a mantener una relación aporta credibilidad a la trama y hace que sus protagonistas nos parezcan más cercanos, logrando así una mayor emotividad narrativa y dramática.

Dragon Age II ofrece todo lo que cabía esperar y, aunque haya simplificado algunos de los aspectos que hicieron del primero una obra maestra, ahora resulta posible jugarlo en consola sin perder la cabeza, algo que debemos agradecer. Habrá quien no vea con buenos ojos estos cambios jugables, pero lo cierto es que no enturbian la experiencia y no sirven nada más que para hacer de esta segunda entrega una obra destacable, que conseguirá aumentar la red de fans que la saga ha generado en poco más de dos años. Repetimos, no obstante, que la versión para PC es algo diferente, por lo que depende del propio consumidor hacerse con una u otra versión del juego. Escojáis la que escojáis, tened por seguro que disfrutaréis de una propuesta plausible en todos sus apartados.

DRAGON AGE II-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e historia.

PÁGINA 2 – Jugabilidad y Apartado Gráfico.

PÁGINA 3 – Misiones, sonido y personajes.

PÁGINA 4 – Conclusiones.

Antonio López 08 | 03 | 2011