Tras varios años de entrenamiento, por fin estamos preparados para nuestra iniciación como matadragones. Tendremos que ver a Morgana en Albor Remoto para que nos transmita los recuerdos del dragón, el poder que nos ayudará a ser un matadragones completo. Una vez adquiridos los poderes, comenzaremos la búsqueda de un dragón visto en el Valle Quebrado por los lugareños. Esa búsqueda nos llevará a encontrarnos con Talana, perteneciente a los caballeros dragón, la cual nos mostrará lo que realmente se encuentra en nuestro interior, un dragón… ¿Cuál incierto destino nos aguardará en Rivellon? De nosotros depende el averiguarlo.

UN RETORNO RENOVADO

El pasado año, por estas fechas aproximadamente, se lanzó en España, de la mano de Larian Studios, Divinity 2: Ego Draconis, la segunda parte de Divine Divinity, que fue lanzado en el 2002 y que pasó un tanto inadvertido para muchos. También en el impás entre la primera y la segunda parte, apareció Beyond Divinity, que fue una mejora de Divine Divinity, aunque tampoco acabó de cuajar entre la crítica. Divinity 2: Ego Draconis fue aclamado por su cuidada producción y su intensa y larga historia, aunque dejaba entrever algunos fallos técnicos.

Este año, Larian Studios ha tomado nota de las críticas y sugerencias efectuadas y ha relanzado Divinity 2: Ego Draconis, remasterizando los gráficos y solucionando los problemas técnicos que pudieran haber existido en la edición anterior. Pero no contentos con esto, han producido una secuela del mismo y lo han juntado todo, ofreciéndonos como resultado el juego que hoy analizamos.

FORJANDO UN DESTINO

Al iniciar el juego, accederemos a un menú, en el cual podremos comenzar una nueva partida al Divinity 2: Ego Draconis o a su continuación Divinity 2: Flames of Vengeance. También se nos dará la opción de cargar una partida guardada, continuar una existente, acceder a las opciones, ver los créditos o salir del juego. Al optar por cualquiera de los dos capítulos del juego, accederemos a una pantalla en la cual tendremos la posibilidad de crear a nuestro personaje, poniéndole nombre, eligiendo sexo y pudiendo personalizar rasgos faciales, pelo y tipo de voz que deseamos oír de boca de nuestro protagonista.

Las opciones de creación de personaje quedan un tanto limitadas, ya que sólo se nos permite elegir entre cinco o seis rostros masculinos o femeninos con rasgos diferentes, dejando de lado el poder cambiar altura o peso del personaje, color de los ojos, etc. En la primera parte del juego, apareceremos como un aprendiz de matadragones. Se nos llevará a Albor Remoto, una pequeña aldea donde adquiriremos las capacidades psíquicas necesarias para ser un buen matadragones, pudiendo desde ese momento leer las mentes de los personajes del juego y ver los espíritus de los muertos, pudiendo interactuar con los mismos.

Al conversar con cualquiera de los personajes de la aventura, nos aparecerá la opción de leer la mente, pero para poder realizarlo deberemos sacrificar un número determinado de puntos de experiencia adquirida, la cual nos sirve para subir de nivel. De nosotros dependerá elegir si merece la pena perder experiencia por leer una mente o no, ya que en ocasiones nuestro interlocutor puede estar protegido ante nuestra lectura, o bien puede ser irrelevante su pensamiento para la consecución de nuestras misiones. Además de adquirir los poderes de matadragones, podremos practicar en Albor Remoto las artes de la magia, arco o guerrero. Permitiéndonos salir de allí con nuestra primera arma, momento en el cual tomaremos el pulso a la historia principal.

EL PODER DE LA EXPERIENCIA

La pantalla de juego se compone de dos zonas. En la parte superior izquierda nos aparecerá un mini-mapa que nos servirá para movernos por la zona. En la parte central inferior, podremos observar una barra de experiencia, nuestra energía y el maná disponible para lanzar ciertos poderes o hechizos. Debajo de estas barras tendremos a nuestra disposición ocho ranuras, en las cuales podremos ir poniendo habilidades u objetos de inventario para un rápido acceso.

En todo momento podremos acceder a nuestro inventario, en el cual se nos mostrará una ventana con nuestro personaje y todo el equipo del que va provisto, pudiendo acceder a las armas, armaduras, joyas, objetos de consumo, objetos de misión y otros objetos, surtiéndonos o utilizando los mismos según sea nuestra necesidad. Aquí también se nos mostrará información sobre nuestro nivel, puntos de experiencia, maná y vida, así como datos sobre nuestros puntos de vitalidad, energía, fuerza, destreza e inteligencia, los cuales podremos ir aumentando al repartir los puntos disponibles conforme subimos de nivel.

Podremos observar también nuestro dinero disponible y valores referentes al daño del arma que empuñamos, reflejos, etc. Por último tendremos las ranuras de acceso directo para asignar las mismas a cualquier objeto que deseemos tener disponible con facilidad. Aparte de esta pantalla, dispondremos también de cinco pestañas más, la primera de las cuales nos dará acceso a las habilidades de nuestro héroe, pudiendo asignar puntos de experiencia en mejoras de nivel de sacerdote, mago, guerrero, arquero o matadragones, especializándonos dentro de una extensa rama de habilidades para el mejor provecho de nuestro personaje.

La siguiente pestaña nos abrirá un diario, en el cual se nos informará de las misiones activas, finalizadas, diálogos realizados, trofeos, logros y registros de combate. Las tres últimas pestañas nos permitirán guardar la partida, cargar una existente o acceder al mapa del mundo, posibilitándonos crear marcas en algunos puntos o ver objetivos, misiones, etc.

DIVINITY 2: THE DRAGON KNIGHT SAGA-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e historia.

PÁGINA 2 – Jugabilidad y apartado gráfico.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Luis Martinez 09 | 12 | 2010